Aceites esenciales

Aceites esenciales

Los aceites esenciales, también conocidos como aceites esenciales, son sustancias extraídas de material vegetal aromático, también llamadas esencias.
Estas sustancias desempeñan una serie de funciones en las plantas de las que se extraen, como atraer polinizadores u otras funciones biológicas.
Desde el punto de vista químico, los aceites esenciales son mezclas oleosas de diferentes sustancias orgánicas, que pueden obtenerse por destilación o por prensado de un solo tipo de vegetal, del que conservan características como el gusto y el olfato.
Estas sustancias también están contenidas en varias partes de la planta, como:
– copas con flores (lavanda, romero, tomillo);
– flores (manzanilla, naranja, jazmín, violeta);
– hojas (albahaca, eucalipto, verbena);
– frutas (anís, hinojo, pimienta, enebro, vainilla);
– cáscara de fruta (naranja, bergamota, limón);
– raíces y rizomas (iris, jengibre).
Además, en algunos casos, diferentes partes de la misma planta pueden producir diferentes aceites esenciales debido a la presencia de diferentes productos químicos o diferentes concentraciones de las mismas sustancias.
En las plantas, los aceites esenciales se encuentran en células indiferenciadas más grandes o en tejidos secretores, generalmente son incoloros o de color amarillo pálido o amarillo anaranjado o azul o verde azulado.
Desde el punto de vista físico, los aceites esenciales tienen una consistencia oleosa, líquida, volátil y un olor aromático.
A menudo se trata de mezclas líquidas a temperatura ambiente, aunque hay casos en los que el constituyente principal es sólido (ver aceite esencial de menta o tomillo).
Tienen una densidad a menudo más baja que la del agua y son solubles en disolventes orgánicos e insolubles o muy poco solubles en agua.
Los aceites esenciales, gracias a su ligera hidrofilia, pueden transmitir su propio olor; son fácilmente arrastrados por el vapor de agua a pesar de su alto punto de ebullición (150-300 ° C).
Además, los aceites esenciales cuando se exponen a la luz tienden a resinificarse debido a la formación de peróxidos.

Los aceites esenciales se pueden extraer de las plantas que los contienen con varios métodos. Estos son:
– destilación con vapor (que luego se distingue en la destilación en la que el material se sumerge en agua y la destilación en la que el material se suspende sobre la fuente de vapor);
– prensado en frío (de las pieles o epicarpio de los frutos del género Citrus);
– destilación seca o destructiva (utilizada, por ejemplo, para obtener aceite de caída de Juniperus oxycedrus).
La extracción de estos aceites también se puede realizar con herramientas muy sencillas y para este método consultar la siguiente hoja.
Desde un punto de vista histórico, el uso de aceites esenciales es relativamente moderno.
De hecho, no existe un uso antiguo de los aceites esenciales. Los perfumes o aceites perfumados mencionados en documentos de origen mesopotámico y egipcio, y luego grecorromano, deben entenderse como oleolitas (extracción de esencias por maceración en aceite) o como resinas crudas (por ejemplo incienso, mirra, sándalo, etc. ). además, los usos médico-religiosos o racionales de las plantas aromáticas en la antigüedad se refieren al uso de la planta en su conjunto y no al aceite esencial.
También debe recordarse que, dado que los aceites esenciales son mezclas complejas y concentradas de sustancias químicas, su uso sin la supervisión de un médico puede ser peligroso. Además, la aplicación de aceites esenciales puros sobre la piel puede provocar inflamación y lesiones cutáneas y su ingestión (según el tipo de aceite y la cantidad ingerida) es potencialmente mortal.
Considere que el índice terapéutico de los aceites esenciales, es decir, la relación entre la dosis tóxica y la terapéutica, es muy bajo y esto significa que incluso pequeños incrementos en la dosis terapéutica pueden producir fenómenos tóxicos de diversa gravedad.
Por tanto, el uso de aceites esenciales no es una práctica que deba realizarse de forma autónoma sino que siempre debe estar sujeta a una prescripción médica precisa.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *