Trifolium repens

Trifolium repens

El trébol blanco, también llamado trébol trepador o trébol de Ladin (Trifolium repens, L. 1753) es una especie herbácea de la familia Fabaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eucariota, Reino Plantae, Subdivisión Sub-Trinchebionta, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Subclase Rosidae, Orden Fabales, Familia Fabaceae, Subfamilia Faboideae y luego al Género Trifolium y las Especies T. repens.

Etimología –
El término Trifolium deriva del prefijo de tres palabras y de fólium foglia: para las hojas compuestas por tres hojuelas. El epíteto específico repens proviene del participio de Répo crawling: Creeping.

Distribución geográfica y hábitat –
Trifolium repens es una especie paleo-templada que se ha convertido en sub-cosmopolita. El origen es incierto, según algunos autores del aire euroasiático, mientras que para otros en América del Norte y otros en ambas áreas.
Actualmente, el trébol blanco se cultiva ampliamente en todo el mundo como una esencia de pastoreo y hoy en día es muy común también en las áreas verdes de América del Norte y Nueva Zelanda.
Su hábitat está representado por múltiples tipos de suelo, con la excepción de aquellos que son demasiado compactos o demasiado arenosos. En Italia es posible encontrar esta planta en el borde del bosque, en los grandes jardines y en los senderos del país. Se encuentra desde el plano basal hasta 2.750 m s.l.m.

Descripción –
El trébol blanco es una especie herbácea con tallos postrados que se arrastran en el suelo, llamadas cadenas, capaces de emitir raíces adventicias desde los nodos; estas cadenas que se extienden y renuevan continuamente dan a los cultivos una duración notable.
De los nudos de las cadenas, brotan raíces, hojas y flores, comportándose como nuevas plantas independientes de la planta madre.
Esta especie se caracteriza por hojas trifoliadas, glabras, portadas por un largo pecíolo erecto. Las valvas tienen una forma ligeramente ovalada, denticulada en todo el margen, con venas fuertes y puntos verdes claros.
Las flores se recogen en cabezas globulares solitarias, blancas, verdosas o rosadas, compuestas por 40 ÷ 80 elementos en el vértice de los pedúnculos erectos y glabros. Después de la floración las flores se tornan pendulares y pardas. El cáliz campanulado, con 10 costillas, se divide en 5 dientes puntiagudos (2 largos y 3 cortos). La corola papilionácea contiene 10 estambres, de los cuales 9 con filamentos soldados.
Los frutos son legumbres, lineales, aplanadas, con 3 ÷ 4 semillas en forma de corazón, de color variable: amarillo, naranja y rojo que permanecen en el vidrio seco.

Cultivo –
El trébol blanco es una planta adecuada para climas templados húmedos. Prefiere los suelos ligeros, pero no arenosos, bien abastecidos con cal, no necesariamente profundos, siempre y cuando estén irrigados.
En la alternancia, Trifolium repens ocupa el lugar entre dos cereales: el trigo o el arroz, el arroz es el mejor precedente, ya que volver a ensuciar la tierra de las hierbas terrestres garantiza un ladin puro y duradero.
La siembra del ladinaio se puede realizar de diferentes formas:
– en bulatura en el trigo, en primavera con 5-6 kg / ha de semilla;
– con el sistema de césped forzado: cuando se quiere tener un ladin puro, de alta productividad y larga duración, se siembran en otoño, en tierras previamente cultivadas con trigo y bien trabajadas, 5-7 Kg / ha de semilla de Ladin y 100 Kg / ha de semilla de centeno; en abril, el centeno es segado, como lo es su florecimiento después de unos veinte días, después de los cuales florecerá el ladin puro.
El riego es absolutamente necesario, con abundante agua y frecuentes turnos, generalmente con el método de riego de la explanada. La adecuación se suspende a medida que se acercan los cortes para evitar que el forraje, que es demasiado acuoso, sea dañino y para evitar el pisoteo excesivo y perjudicial.
Entre las prácticas de cultivo necesarias, se revela que las gradas de otoño apuntan a airear el suelo demasiado fuerte y favorecen la formación de las cadenas: se deben usar gradas con órganos afilados, que cortan las cadenas, en lugar de romperlas.
Particular importancia para la buena producción y mantenimiento del césped tiene el uso del compost en la cubierta: este fertilizante orgánico (es estiércol mezclado en el suelo y madurado) apoya y fertiliza las plantas y facilita la extensión y el enraizamiento de nuevas plantas. cadenas.
Un prado de trébol blanco puede dar de 4 a 6 cortes al año y generalmente dura 4 años.
Tiene un rendimiento promedio anual de 10-12 t / ha de heno excelente, con picos de 12-15 t / ha.
Un buen heno ladino tiene la siguiente composición: s.s. 84%, proteínas crudas 18-19%, U.F. 0.6 por kg de s.s.
Las personas ladinas más puras y, por lo tanto, más jóvenes están destinadas a la producción de semillas, con un rendimiento que puede rondar los 150 kg / ha.

Usos y Tradiciones –
El trébol blanco es junto con la alfalfa, una de las leguminosas forrajeras más difundidas en el mundo. En cualquier caso, el trébol blanco que crece en las praderas monolíticas es diferente del que se encuentra espontáneamente en los pastizales y áreas sin cultivar, de hecho para el cultivo intensivo se utiliza un ecotipo especial, seleccionado en el valle del Po, conocido con el nombre de ladino y correspondiente a la variedad botánica. Trifolium repens var. gigantem.
El trébol blanco es el más adaptable de los tréboles y para esto juega una importancia notable en el mejoramiento de los pastos o en la planta de los pastos y prados, para los cuales se deben elegir las formas más rústicas y adaptables.
El trébol blanco se considera un componente beneficioso para el cuidado orgánico del césped gracias a su capacidad de fijación de nitrógeno y su capacidad para eliminar las malas hierbas. Por este motivo, desde un punto de vista agroecológico, la fijación natural de nitrógeno reduce la absorción de nitrógeno del suelo y ayuda a reducir la incidencia de aquellas enfermedades del césped que pueden verse favorecidas por la presencia de fertilizantes sintéticos.
El corte de forraje del trébol blanco consiste exclusivamente en hojas e inflorescencias con sus pecíolos: por lo tanto, es muy acuoso, pero también muy digestible.
Cabe señalar que además de alimentar al ganado, el trébol blanco es un alimento precioso, muy rico en proteínas, muy extendido y también apreciado en el campo culinario. Esta planta se ha utilizado durante siglos como ingrediente en ensaladas y otros platos a base de vegetales.
Considere, sin embargo, que para la especie humana, el trébol es bastante difícil de digerir crudo, un problema que se resuelve al cocinar las plantas recolectadas en agua hirviendo por un período de 5 a 10 minutos.
Además, de las cabezas de las flores y las vainas secas es posible obtener una harina muy nutritiva, pero también se pueden sumergir en agua para obtener una infusión de hierbas aromáticas. Finalmente, la harina de trébol blanco se puede esparcir como condimento en los alimentos cocidos.
Para ser utilizado en sopas, las hojas deben ser cosechadas antes de que la planta florezca. Incluso las raíces son comestibles, pero solo después de ser cocinadas.
Algunas sustancias se han encontrado en las hojas y flores del trébol blanco; Se encuentran doce tipos diferentes de flavonoides, triterpensaponinas, isoflavonoides y cumestrol con efecto estrogénico y bicumarin.
El trébol blanco es una planta con propiedades antirreumáticas, purificantes, oftálmicas, detergentes y tónicas.
De hecho, durante muchos siglos, esta planta se ha utilizado en la medicina tradicional de algunas tribus nativas americanas, como los cherokees, los iroqueses y los mohicanos. El Cherokee, por ejemplo, usó una infusión preparada con esta planta para tratar la fiebre y la nefritis. Los Lenape y los algonquinos, por otro lado, utilizaron la misma infusión para tratar la tos y los resfriados.
Hoy en día, los extractos de Trifolium repens están indicados contra trastornos digestivos, dolores reumáticos e inflamación del tracto respiratorio. Para uso externo, tiene propiedades antisépticas.

Modo de preparación –
El trébol blanco, como se mencionó, así como para usos de forraje puede ser útil para la nutrición humana y con fines farmacéuticos.
Esta planta, después de la cocción, se ha utilizado durante siglos como ingrediente de ensaladas y otros platos a base de vegetales.
Se obtiene una harina muy nutritiva de las cabezas y vainas de flores secas y de éstas es posible preparar infusiones de hierbas aromáticas. Finalmente, la harina de trébol blanco se puede esparcir como condimento en los alimentos cocidos.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Health from the Pharmacy of the Lord, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimentarios están indicados solo con fines informativos, no representan en modo alguno una receta médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *