Al podar la Pera

Al podar la Pera

La pera común (Pyrus communis L.) es una planta originaria de las zonas central y oriental de Europa y del suroeste de Asia. Es una planta que puede alcanzar los 20 metros de altura, de forma piramidal en los primeros años y tendencialmente globular en su madurez.
El peral tiene madera y cogollos mixtos llevados por diferentes ramas fructíferas, es decir, por dardos, lamburde, brindilli y ramas mixtas y el fruto es una fruta falsa llamada manzana.
El peral es una planta bastante plástica en las formas de cultivo aunque hay que tener en cuenta que la producción pasa de la brindelli y ramas mixtas en los primeros años, a la lamburde. La evolución de las formas de cultivo en el peral ha pasado de formas en volumen como el vaso a la palmeta anticipada e irregular, al huso, luego un eje principal con ramas de explotación, al cordón vertical y la forma de V.

Periodo de poda de la pera –
El peral, como la mayoría de las plantas frutales también, debe podarse en el período que corresponda al descanso vegetativo, por tanto en la temporada de otoño e invierno. Además, dado que es bueno no dejar que las partes recién cortadas sufran daños por las heladas invernales, sería aconsejable podar justo antes de la temporada de crecimiento que corresponde aproximadamente al mes de febrero. Sin embargo, los perales son árboles resistentes y también se pueden cortar en otoño, desde noviembre hasta principios de marzo.
En este período se produce la denominada poda de cría y producción; la poda en verde, en cambio, en la que se cortan los chupones y chupones, se realiza a finales de primavera o en verano.
La poda de cría es la que sirve para orientar la planta hacia la forma elegida, se realiza a partir del momento del trasplante para el primer período, mientras que a los tres o cuatro años se formará la planta y pasará a podas que tienen la finalidad de regular la producción y no solo para mantener la forma de la planta.
Evidentemente, como se menciona en las formas de cultivo, la poda de formación del peral depende de la forma elegida.
La poda verde, por su parte, tiene la tarea de equilibrar la relación entre la vegetación y la fructificación de la planta por lo que esta técnica consiste principalmente en eliminar las partes que absorben energía de la planta sin dar fruto. También le permite reorganizar el equilibrio del follaje, eliminando los chupones y eliminando el exceso de ramas.
Es evidente que no todas las variedades y formas de cultivo requieren esta intervención, que se realiza durante el verano y que implica principalmente la eliminación de los chupones de la base del tronco y los chupones verticales de las ramas de la planta.

La poda de producción es la que se realiza todos los años entre otoño e invierno para tener una mejor producción. Para obtener detalles sobre la técnica de poda, consulte la siguiente hoja. Además, para podar bien una planta de peral es necesario conocer los diferentes tipos de ramas y cómo la planta forma brotes, flores y por tanto frutos en ellas. En detalle es bueno saber que esta planta tiene varios tipos de ramas:
– Brindilli o Spur; son ramas mixtas, delgadas, de un año de edad, con capullos de madera en la rama y capullos de flores apicales. Para muchas variedades de peras, las yemas apicales de los brindilli son muy importantes para la fructificación;
– Lamburde; son ramas muy cortas, de unos 5 cm, con yemas apicales. Además, existen variedades de perales que dan fruto principalmente en la hamburguesa. Después de la fructificación, al comienzo de la lamburda, se forma una hinchazón leñosa llamada bursa, siguiendo a la bursa se forma la “pata de gallo” que es una repetición de bolsas.
Esto significa que para entender cómo y qué ramas cortar se necesita un conocimiento mínimo de la planta; es decir, comprender, mediante el conocimiento u observación de la planta, si da más fruto en el brindilli, más en la lamburde o ambos.
Por tanto, no existe una regla general para el peral; hay que conocer la variedad o ir a observar las ramas y la formación de las flores.
Finalmente, mención de variedades y portainjertos de Pera.
Las principales variedades incluyen:
– Etrusca, Coscia, Santa Maria, William, Highland, Conference, Abate fetel, Harrow sweet, resistente al fuego, Decana del comizio, Kaiser y Passacrassana. Entre los mencionados se encuentran los más utilizados además del temprano Morettini Butirra, el William Rossa, bastante extendido;
– En cuanto a portainjertos, se distinguen los Franks, como Common Franc, Fox y Farrold, resistentes a OHF, y las selecciones de membrillo, como Ba29, EMC, EMA, Sydo y Adams; estos últimos no son muy adecuados para suelos secos y calcáreos, excepto los primeros.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.