Artemisia annua

Artemisia annua

La artemisa anual (Artemisia annua L., 1753) es una especie herbácea perteneciente a la familia Asteraceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Plantae, Superdivisión Spermatophyta, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Subclase Asteridae, Orden Asterales, Familia Asteraceae, Subfamilia de Asteroideae, Coyunturas de este género. .
El término es sinónimo: Artemisia chamomilla C.Winkl ..

Etimología –
El término Artemisa proviene de Artρτεμις Artemisa Artemisa, nombre griego de la diosa Diana: género ya mencionado en Plinio; Según algunos autores, Artemisia II de Caria (Artρτεμισία Artemisía? -350 aC), hermana y esposa de Mausolus, quien dio su nombre a esta planta. El epíteto anual específico proviene de anual, en referencia a la duración del ciclo vegetativo de esta planta.

Distribución geográfica y hábitat –
La artemisa anual es una planta originaria de la provincia de Hunan en China.
En Italia está presente de forma discontinua y se considera raro y probablemente naturalizado. Incluso en los Alpes la presencia no es continua. Fuera de Italia, todavía en los Alpes, se encuentra en Francia (departamentos de Isère y Haute-Savoie), en Suiza se encuentra en el cantón de Ticino, mientras que en Austria está presente en los Länder de Vorarlberg, Tirol del Norte y Carintia. En otros relieves europeos se encuentra en el macizo Jura, las montañas de los Balcanes y los Cárpatos. El hábitat típico de esta planta está representado por las zonas ruderales, las gravasas y arenosas sin cultivar, a lo largo de los caminos, el ferrocarril escarpa, vertederos y bordes de las carreteras (es una planta sinantropa).
Crece preferiblemente en suelos calcáreos o silíceos con pH neutro y suelo con valores nutricionales promedio altos.
Está presente desde el plano basal hasta 500 m s.l.m ..

Descripción –
La Artemisia annua es una especie herbácea anual que en climas templados puede alcanzar 2 m de altura.
La planta puede tomar un rodamiento monocaule (con ramas alternativas), o tupida (ramas en la base).
Tiene hojas muy sedimentadas, que varían de 2,5 a 5 cm de longitud y contienen células filamentosas (tricomas).
La inflorescencia (capítulos) tiene un diámetro de aproximadamente 2-3 mm, con una coloración generalmente amarillenta y encerrada por numerosas brácteas. En el centro de esto encontramos numerosas flores bisexuales (hermafroditas), rodeadas de flores femeninas (pistilados). Ambos tipos de flores tienen una corola tubular simétrica con un margen penta-lobulado en flores bisexuales y bi-trilobulado en las femeninas.
El receptáculo es de forma glabra y triangular. Como en las hojas también los órganos florales contienen numerosas células filamentosas.
El fruto es un achene pequeño con semillas muy pequeñas (aproximadamente 12,000 por gramo).

Cultivo –
Para el cultivo de la Artemisia annua es necesario elegir tierras francas expuestas al sur, incluso si la planta se adapta a los suelos arcillosos; Además, no es muy exigente con respecto a los factores nutricionales.
En nuestras latitudes, el ciclo de crecimiento es primavera-verano y la floración se produce a finales del verano. La planta es moderadamente resistente a bajas temperaturas y se seca completamente con las primeras heladas.
Además, el fotoperiodismo debe tenerse en cuenta para su cultivo. Con la duración del día de 12 horas, se acorta el ciclo vegetativo y se induce la floración, lo que explica por qué no es posible cultivar con éxito esta planta en países ecuatoriales y subiguatorios mientras prospera exuberantemente en nuestros entornos.
Para la planta es necesario comenzar desde la siembra en semillero, debido al tamaño muy pequeño de las semillas. Cuando las plantas de semillero alcanzan la etapa de 2-4 hojas y miden aproximadamente 10 cm de alto, se trasplantan en campo abierto utilizando los transplantadores comunes.
La densidad óptima de plantas parece ser la de alrededor de 6 plantas por metro cuadrado.
La artemisia aprovecha en particular el suministro de fósforo y potasio, incluso en pequeñas cantidades. El riego también tiene un efecto positivo en la productividad.
Para controlar las malas hierbas, es aconsejable proceder con una o dos malas hierbas.
Con respecto a la recolección y el uso, se debe tener en cuenta el contenido de artemisinina (lactosa endoperóxido de sesquiterpeno) que produce esta planta; El contenido máximo coincide con el inicio de la fase de floración, que es óptimo para la cosecha, que se realiza mediante la trituración de las plantas. Luego se colocan para secar en una habitación cubierta y ventilada. Hasta la fecha no existen máquinas adecuadas para la cosecha mecanizada. Sería importante poder recolectar solo las hojas o las partes superiores apicales de la planta, dejando la parte leñosa en el campo.

Usos y Tradiciones –
La Artemisia annua es una planta conocida desde la antigüedad por sus numerosas y numerosas propiedades curativas. Entre las referencias históricas más tempranas al uso de Artemisia, como fuente de fito-extractos curativos, debemos mencionar Theophrastus (371-287 AC), que indicaba A. abrotanum como antihelmíntico y espasmolítico. También hay indicios históricos bien documentados en el antiguo Egipto del uso de A. absinthium como vermífugo y curativo de las lesiones cutáneas. Pero es en China que estas especies son particularmente conocidas y reconocidas por sus variadas propiedades de salud. De hecho, fue mencionado por primera vez en el 168 a. en el texto sobre la farmacopea china tradicional «Remedios para 52 enfermedades», un texto que se encontró en Changsa (prov. Hunan) en la tumba de Mawangdui Han y en el que se indica Artemisia annua como un remedio contra los hemorroides.
Más tarde, en el año 340 d. C., la misma especie se menciona en un segundo texto de la farmacopea izquierda tradicional compilado por GeHong: «Manual de prescripciones para terapias de emergencia». Este texto ilustra las propiedades curativas de los extractos e infusiones de A. annua contra la malaria.
Necesitamos llegar a 1596, cuando Li Shizhen lo menciona como una planta antimalárica en su volumen de Compendio de Materia Médica. Incluso su uso como bio-fumigante contra insectos presentes en alimentos almacenados se conoce en China desde hace varios siglos.
El punto de inflexión en el uso y, por lo tanto, en la difusión de esta especie se produjo en China a principios de los 70, con el gobierno de Mao, que dio orden a todos los sectores de las ciencias ciencias para investigar a fondo las propiedades curativas de varias plantas conocidas. De la tradición china y entre ellas también las numerosas especies del género Artemisia. El examen (que hoy asciende a más de 130 especies investigadas) mostró que A. annua en realidad tenía una potente acción antipalúdica y, por lo tanto, llegó a la primera identificación oficial de una alternativa de acción antiplasmodio a los antibióticos y quinina que posee la artemisinina.
Sin embargo, el bajo contenido de artemisinina (máximo 0.5%) en los genotipos de las especies de Artemisia annua cultivadas en el pasado reciente en Europa y América fue el principal factor limitante para la propagación del cultivo en grandes superficies. En el último, sin embargo, se hizo una mejora genética que condujo a un marcado aumento de la artemisinina en las partes aéreas; con esta mejora, los genotipos que ahora se cultivan con fines experimentales alcanzan un contenido promedio de 1.1 a 1.4% en la materia seca de la parte aérea. Este resultado, combinado también con una producción abundante de biomasa (20-25 t / ha de producto seco), podría hacer que el cultivo sea económicamente conveniente.
Aunque hasta la fecha la inmunolocalización de la artemisinina aún no se ha definido, existe una fuerte evidencia que demuestra que esta sustancia se secreta en tricomas glandulares, ya que en los biotipos de A. annua que no tienen tricomas glandulares no hay producción de la sustancia. De hecho, el contenido de artemisinina en inflorescencias (% S.S.) es 4 a 11 veces mayor que en las hojas.
Para formalizar el papel desempeñado por la artemisinina contra la malaria, la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha confirmado y reiterado en numerosas ocasiones la eficacia de este ingrediente activo para combatir esta enfermedad en su forma más agresiva y virulenta.
Dada la insuficiente producción global de este ingrediente activo, podría ser interesante promover la promoción de esta planta utilizando instrumentos de política agrícola como la PAC.
A un mayor estímulo en el cultivo de Artemisia annua se recuerda que esta planta también se ha utilizado durante décadas en el tratamiento de numerosas enfermedades, incluida la dermatitis. Además, actualmente se están investigando los derivados sintéticos de la artemisinina para su posible uso como fármacos contra el cáncer.
Además, según la medicina popular, Artemisia annua tiene las siguientes propiedades medicinales:
– antibacteriano (bloquea la generación de bacterias);
– antiséptico (propiedad de prevenir o retardar el desarrollo de microbios);
– carminativo (favorece el escape de gases intestinales);
– digestivo
– febrífugo (baja la temperatura corporal).

Modo de preparación –
La Artemisia annua, al igual que otras del mismo género, puede proporcionar un aceite esencial derivado de las hojas y utilizado para dar sabor a varias bebidas alcohólicas.
También para la medicina popular hay muchos usos para esta planta:
– infusiones: 2 cucharadas de tapas de flores en 1 litro de agua para el tratamiento de la fiebre, resfriados, trastornos del estómago y el hígado y para facilitar la curación de las úlceras;
– Hojas secas: colocadas dentro de los cojines, curan los trastornos del sueño, mientras que en la suela de los zapatos son un antídoto contra la fatiga;
– Ramas: al colgar algunas ramitas en los establos o cerca de los jardines, mantiene alejadas a las plagas y las moscas.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Health from the Pharmacy of the Lord, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimentarios están indicados solo con fines informativos, no representan en modo alguno una receta médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *