Acido Carminico

Acido carminico

El ácido carmínico, cuyo término en la nomenclatura IUPAC es: ácido 7-α-D-glucopiranosil-9,10-dihidro-3,5,6,8-tetrahidroxi-1-metil-9,10-dioxoantracencarboxílico, tiene una fórmula bruto o molecular: C22H20O13.
El ácido carmínico, desde el punto de vista químico, es un glucósido de antraquinona con un color rojo intenso, que debido a sus cualidades se utiliza como tinte. En la naturaleza se extrae de la hembra cochinilla de la especie Dactylopius coccus, con agua tibia. Posteriormente se trata con sales de aluminio para obtener una laca con un color más brillante. La laca se precipita agregando etanol, de esta manera se obtiene un polvo soluble en agua.
Incluso a partir de los huevos es posible obtener un pigmento coloreado, con tonos más claros.
Las propiedades colorantes de esta cochinilla se conocen desde la antigüedad, se remontan a las civilizaciones precolombinas y, con las conquistas españolas, también se hicieron populares en Europa. En la actualidad, el ácido carmínico, posteriormente tratado con aluminio, permite producir una sal roja brillante conocida como carmín, una de las formas utilizadas por la industria alimentaria para el tinte E120.

Este tinte, así como un aditivo alimentario, también se utiliza en la producción de cosméticos y, en menor medida, en el teñido de tejidos. Aunque la práctica es bastante costosa (para producir 1 kg de tinte se necesitan unos 155 mil insectos), el amplio uso de la cochinilla se justifica sobre todo por la estabilidad del color, una característica que lo hace perfecto para su uso en la industria alimentaria, especialmente en gran escala
Este tinte obtenido de la cochinilla se usa principalmente para dulces (rojo, rosa, púrpura), yogur, mazapán, helados, gelatinas, refrescos (especialmente aquellos para aperitivos que se distinguen por el color rojo anaranjado) y licores, entre los que destaca el Alchermes, que debe su color a este insecto.
Recuerde que la presencia de este colorante, derivado de la cochinilla, en un producto alimenticio es muy importante no solo por razones éticas, ya que los vegetarianos y veganos tienen la necesidad (y el derecho) de saber si un producto contiene aditivos de origen animal, lo que por lo tanto, deben excluirse de su dieta, pero también por motivos de salud, ya que se han reportado casos de alergia al tinte E120 (erupciones en la piel, urticaria, congestión nasal), presumiblemente mediadas por las proteínas residuales del insecto.
Para el tinte E120, la ingesta diaria permitida (IDA, de la ingesta diaria admisible en inglés) es como máximo de 5 mg por kg de peso corporal: a estas concentraciones no se conocen efectos secundarios, pero hasta la fecha no hay estudios disponibles sobre los efectos de a largo plazo
Dados los altos costos y algunos aspectos éticos, este tinte se puede producir sintéticamente en el laboratorio.
De este modo, se obtiene una molécula de color rojo intenso, muy similar a la obtenida de la cochinilla, por lo que en muchos productos en el mercado hoy en día es más fácil encontrar el aditivo sintético y no el de origen animal; dada la extrema similitud, el aditivo colorante (llamado E124) obtenido en el laboratorio, por lo tanto, también es adecuado para regímenes vegetarianos y veganos, también se conoce como «rojo de cochinilla», un hecho que puede inducir a error al consumidor.

Advertencia: La información proporcionada no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no sustituyen a los consejos médicos.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *