Terminalia chebula

Terminalia chebula

El Myrobalan negro (Terminalia chebula Retz.) es una especie arbórea perteneciente a la familia Combretaceae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
dominio eucariota,
reino plantae,
subarigno traqueobionta,
superdivisión de espermatofitas,
división de magnoliofitas,
clase Magnoliopsida,
Subclase Rosidae,
Orden Myrtales,
familia de las combretáceas,
Género Terminalia,
Especies de T. chebula.
Los términos son sinónimos:
– Buceras chebula (Retz.) Lyons;
– Combretum argyrophyllum K.Schum.;
– Myrobalanifera citrina Houtt.;
– Myrobalanus chebula (Retz.) Gaertn.;
– Myrobalanus gangetica Kostel.;
– Myrobalanus tomentella Kuntze
– Terminalia acutae Walp.;
– Terminalia argyrophylla King & Prain
– Terminalia aruta Buch.-Ham.;
– Terminalia aruta Buch.-Ham. ex G.Don;
– Terminalia chebula var. chebula;
– Terminalia gangetica Roxb.;
– Terminalia glandulipetiolata De Wild.;
– Terminalia glandulipetiolata DeWild.;
– Terminalia parviflora Thwaites
– Terminalia reticulata Roth.
– Terminalia tomentella Kurz;
– Terminalia zeylanica Van Heurck & Müll. Arg..
Dentro de esta especie se reconocen las siguientes variedades:
– Terminalia chebula var. chebula – caracterizada por hojas y brotes lampiños, o pilosos sólo cuando es muy joven;
– Terminalia chebula var. tomentella – con hojas y brotes peludos plateados a anaranjados.

Etimología –
El término Terminalia proviene de terminalis terminal: en referencia a las hojas agrupadas en los extremos de las ramas.
El epíteto específico chebula proviene del idioma pashto, hablado en Afganistán y Pakistán, pashto halīla-ī-kābulī, de Kabul, una ciudad en Afganistán.

Distribución Geográfica y Hábitat –
Terminalia chebula es una planta originaria del sur de Asia, en un área entre India y Nepal desde el este hasta el suroeste de China (Yunnan) y al sur de Sri Lanka, Malasia y Vietnam.
La planta se encuentra en todo el sur y sureste de Asia, incluidos India, Sri Lanka, Bután, Nepal, Bangladesh, Myanmar, Camboya, Laos, Vietnam, Indonesia, Malasia, Pakistán y Tailandia. En China, es originaria del oeste de Yunnan y se cultiva en Fujian, Guangdong, Guangxi (Nanning) y Taiwán (Nantou).
Su hábitat incluye laderas secas hasta los 900 m de altitud; en India, se encuentra en la región sub-Himalaya desde Ravi hacia el este hasta Bengala Occidental y Assam, elevándose a una altitud de 1.500 m e incluso más allá en el Himalaya. Este árbol es silvestre en los bosques del norte de la India, las provincias centrales y Bengala, común en Madrás, Mysore y en la parte sur de la presidencia de Bombay.

Descripción –
Terminalia chebula es un árbol caducifolio de tamaño medio-grande que crece hasta 30 m de altura.
El tronco crece hasta 1 m de diámetro.
Las hojas están dispuestas alternas con sub opuestas, ovaladas, de 7-8 cm de largo y 4,5-10 cm de ancho, con pecíolo de 1-3 cm; tienen una punta afilada, acordonada en la base, con márgenes enteros, sin pelo en la parte superior con una pubescencia amarillenta en la parte inferior.
Las flores son de color blanco opaco a amarillo y son monoicas con un olor fuerte y desagradable. Se portan en puntas terminales o panículas cortas.
Los frutos son drupas lisas de elipsoides a ovoides, de color amarillo a marrón anaranjado, con un solo hueso angulado. Miden de 2 a 4,5 cm de largo y de 1,2 a 2,5 cm de ancho, con cinco crestas longitudinales.

Cultivo –
Myrobalan negro es un árbol de hoja perenne que es particularmente apreciado como una excelente fuente de taninos, aunque también proporciona madera de buena calidad, también tiene una amplia gama de usos medicinales y comestibles. También se cultiva a menudo comercialmente por el contenido de taninos de los frutos y también por sus propiedades medicinales, especialmente en la India.
En cuanto a la técnica de cultivo, es una planta que crece en la naturaleza en zonas tropicales y subtropicales hasta los 1.500 metros de altitud, excepcionalmente hasta los 2.000 metros, donde las temperaturas medias máximas y mínimas anuales, preferentemente, se sitúan entre 22 y 35° C, aunque puede tolerar entre 5 y 47 °C.
Las plantas son bastante tolerantes a las heladas, pero mueren con temperaturas inferiores a -5 ° C.
Prefiere una precipitación media anual en el rango de 1.000 – 1.700 mm, aunque puede tolerar de 750 – 3.300 mm.
En la planta, prefiere una posición soleada, pero las plantas más jóvenes toleran un poco de sombra.
Desde el punto de vista pedológico crece en cualquier suelo arenoso a arcilloso moderadamente fértil y bien drenado pero prefiere un pH entre 5,5 y 6,5, aunque tolera entre 5 y 7,5.
Las plantas establecidas son bastante tolerantes a la sequía y la tasa de crecimiento de las plántulas y los árboles jóvenes es bastante lenta.
Esta planta crece bien después de un incendio y también después de un monte bajo, produciendo nuevos brotes de 2 a 3 metros de largo después de 5 años.
En cuanto a la regeneración de cepas naturales a partir de semilla, es generalmente pobre, quizás porque la gente cosecha la fruta, pero también por la depredación de los animales.
De árboles que crecen espontáneamente se pueden obtener rendimientos de hasta 10 kg de fruta por árbol y año.
En cuanto a la técnica de propagación, procedemos a recolectar los frutos caídos, que primero se recolectan y se secan cuidadosamente. Luego se retira la pulpa endurecida. Los mejores resultados de germinación se obtienen con la fermentación de los huesos, pero también el corte del extremo ancho del hueso sin dañar el embrión, seguido de remojo en agua fría durante 36 horas da buenos resultados.
La semilla se suele sembrar en semilleros o en contenedores, no se recomienda la siembra directa, tanto por el riesgo de depredación como porque las semillas germinan mal.
La tasa de germinación de semillas es de hasta 50%.
Las plántulas alcanzan 10 – 20 cm al final de la primera temporada y 25 – 50 cm al final de la segunda temporada.
También se puede utilizar la propagación por esquejes.

Costumbres y tradiciones –
Terminalia chebula se conoce en la India como «Harad» en hindi y urdu, «Kadukkai» en tamil, «Hirada» en maratí, «Hilikha» en asamés y «Horitoky» en bengalí.
Esta especie fue descrita por el naturalista sueco Anders Jahan Retzius.
Este árbol produce frutos pequeños, acanalados, parecidos a nueces que se cosechan cuando aún están verdes y luego se conservan en escabeche, se hierven con un poco de azúcar agregada en su propio almíbar o se usan en conservas. La semilla del fruto, que tiene forma elíptica, es una semilla abrasiva envuelta en una pulpa carnosa y firme. Se reconocen siete tipos de fruta (vijaya, rohini, putana, amrita, abhaya, jivanti y chetaki), según la región en la que se cosecha, así como su color y forma. En general, se prefiere la variedad vijaya, que se cultiva tradicionalmente en la cordillera de Vindhya, en el centro-oeste de la India, y tiene una forma redondeada en comparación con una más angulosa. La fruta también proporciona material para curtir cuero y teñir telas.
Terminalia chebula es un ingrediente principal en la formulación ayurvédica Triphala que se usa para la disfunción renal y hepática.
Los frutos secos también se utilizan en la medicina ayurvédica como un supuesto antitusivo, cardiotónico, homeostático, diurético y laxante.
Entre los usos comestibles, la semilla también se consume, como snack, y tiene un sabor que recuerda a las almendras o las avellanas.
De la semilla también se obtiene un aceite comestible.
Los frutos ácidos se comen en ensaladas, se conservan en salmuera o se fríen y se utilizan en la fabricación de sal negra. Tiene un sabor ahumado distintivo y es un ingrediente principal en la mezcla de especias conocida como chat masala.
En cuanto a los usos medicinales, Terminalia chebula tiene una importancia fundamental para la medicina ayurvédica. Durante mucho tiempo se ha considerado un excelente remedio para todo tipo de problemas digestivos y es sagrado para Shiva.
Las propiedades medicinales han sido probadas en numerosos experimentos.
Los extractos de frutas mostraron una actividad inhibidora significativa sobre el estrés oxidativo y el acortamiento de la longitud del ADN telomérico dependiente de la edad y, por lo tanto, un efecto inhibidor sobre el envejecimiento celular. También mostraron un efecto cardioprotector.
Un extracto crudo de la fruta inhibió el crecimiento de células cancerosas, debido a la presencia de ácido chebulínico, ácido tánico y ácido elágico.
Se han demostrado los efectos antidiabéticos del extracto de fruta.
Los frutos mostraron actividades antivirales. El ácido gálico y la 3 galoil glucosa se han aislado como inhibidores de la integrasa del virus de la inmunodeficiencia humana tipo 1 (VIH-1).
Los extractos inhibieron la replicación del citomegalovirus humano (CMV) y pueden ser útiles para la profilaxis de la enfermedad por CMV en pacientes inmunocomprometidos. También mostraron actividad contra el virus del herpes simple tipo 1 (HSV-1).
Se han demostrado actividades antibacterianas y un extracto de la fruta inhibió la glucólisis de las bacterias salivales y puede actuar como agente anticaries.
La administración tópica de un extracto de hoja aceleró el proceso de cicatrización de heridas, en parte debido a que posee actividad antimicrobiana.
Terminalia chebula es una hierba dulce, astringente, cálida, de sabor desagradable y con numerosas propiedades medicinales: laxante, estomacal, expectorante, hemostática, tónica y alterativa. Presenta actividad antibacteriana y antifúngica y se usa para tratar las encías inflamadas y como alivio del asma.
Los frutos se utilizan internamente en el tratamiento del estreñimiento, trastornos digestivos y nerviosos, diarrea, disentería, gusanos intestinales, hemorroides, prolapso rectal, sangrado e inflamación uterinos anormales, flujo vaginal, eyaculación involuntaria, tos y asma.
Externamente se utilizan para curar úlceras, heridas, inflamación de la boca y enfermedades de las encías.
La corteza es diurética.
Desde un punto de vista bioquímico, los frutos contienen muchos constituyentes médicamente activos que incluyen: antraquinonas, taninos, ácido quebúlico, resina y un aceite fijo.
En detalle, se han aislado numerosos glucósidos, incluidos los triterpenos arjunglucósido I, arjungenina y chebulósidos I y II. Otros constituyentes son una cumarina conjugada con ácidos gálicos llamada chebulina, así como otros compuestos fenólicos que incluyen ácido elágico, 2,4-chebulil-β-D-glucopiranosa, ácido chebulínico, ácido gálico, galato de etilo, punicalagina, terflavina A, terchebina, luteolina y ácido tánico. El ácido chebulic es un compuesto de ácido fenólico aislado de la fruta madura. El ácido lútico se puede aislar de la corteza.
Terminalia chebula también contiene terflavina B, un tipo de tanino, mientras que el ácido chebulínico se encuentra en las frutas.
Los frutos, que son ricos en taninos, se utilizan a gran escala en la India, normalmente en combinación con sintanes y otros curtientes vegetales como la acacia negra (Acacia mearnsii), el avaram (Cassia auriculata) y el Ceriops tagal.
Los frutos también se utilizan en el teñido y estampado de calicó, tanto como auxiliares como colorantes; sus taninos actúan como mordientes para fijar los tintes sobre el lienzo de algodón y la textura grasosa de la pulpa hace que la superficie del lienzo sea lo suficientemente lisa para recibir finos diseños impresos o pintados.
Se puede preparar un tinte amarillo a partir de las frutas más alumbre; se puede preparar un tinte negro y tinta a partir de frutas más hierro. Los frutos también se utilizan como mordiente para tintes a base de anilina.
La pulpa de los frutos secos tiene un contenido medio de taninos del 30 al 32%, pero el contenido varía considerablemente según el lugar de origen. Las muestras más pobres pueden registrar menos del 20% de tanino, las mejores más del 40%. Otras partes de la planta como las raíces, la corteza, la madera y las hojas también contienen tanino, pero menos que los frutos.
Agallas astringentes a menudo se forman en ramitas jóvenes. Estos son ricos en taninos y se utilizan para hacer tintes y tintas.
Las flores dan un tinte amarillo, que se usa para pintar detalles amarillos y verdes en los calicós.
Como se mencionó, de la semilla se obtiene un aceite transparente.
El duramen es generalmente bastante pequeño, variando de marrón oscuro a marrón rojizo; se diferencia claramente de la albura. La consistencia es de media a fina; el grano entrelazado ya veces rizado. La madera es muy dura; pesado a muy pesado; fuerte y tenaz; no es duradero a menos que esté en interiores. Es muy difícil de aserrar, sazonar y trabajar. Se utiliza como madera de construcción y para muebles, carros y herramientas.

Método de preparación –
Terminalia chebula es una planta de la que se aprovecha prácticamente todo y se utiliza tanto para alimentación, medicina y como colorante u otros.
El fruto se cosecha cuando está maduro y se seca al sol para su uso posterior.
Las frutas ácidas son en cambio un ingrediente importante de ‘triphala’, un tónico rejuvenecedor y laxante a base de esta especie más los frutos de Phyllanthus emblica y Terminalia belerica. También son un ingrediente en ‘amrit kalash’, otra fórmula tónica ayurvédica popular.
En el uso alimentario, como se ha mencionado, tanto el fruto como la semilla se utilizan de diversas formas.
En uso medicinal, tanto las hojas como los frutos y la corteza se utilizan a través de diversas preparaciones y también según los lugares donde crece o se cultiva la planta.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– GBIF, la Facilidad Global de Información sobre Biodiversidad.
– Base de datos útil de plantas tropicales.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (ed.), 2005. Una lista comentada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore.
Fuente de la foto:
https://inaturalist-open-data.s3.amazonaws.com/photos/158797348/original.jpeg

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y usos alimúrgicos se indican únicamente con fines informativos, no representan en modo alguno una prescripción médica; por lo que no se responsabiliza de su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.