Abies lasiocarpa

Abies lasiocarpa

El abeto subalpino (Abies lasiocarpa (Hook.) Nutt., 1849) es una especie arbórea perteneciente a la familia Pinaceae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
dominio eucariota,
reino plantae,
división de pinofitas,
clase Pinopsida,
Orden Pinales,
familia de las pináceas,
Género Abies,
Especies de A. lasiocampa.
Los términos son sinónimos:
– Abies balsamea f. compacta (Beissn.) B.Boivin;
– Abies grandis var. lasiocarpa (Hook.) Lavallée;
– Abies lasiocarpa f. compacta (Beissn.) Rehder;
– Abies lasiocarpa f. conica (Hornibr.) Rehder;
– Abies lasiocarpa var. conica Hornibr.;
– Pinus lasiocarpa f. compacta (Beissn.) Voss.
Dentro de esta especie se aceptan algunas variedades que, sin embargo, no encuentran de acuerdo a todos los investigadores; entre estos mencionamos:
– A. lasiocarpa var. lasiocarpa, descrita por Mount Hood, presente en Oregón;
– A. lasiocarpa var. arizonica (Merriam) Lemmon, endémica de las zonas montañosas de Arizona, Colorado y Nuevo México;
– A. lasiocarpa var. bifolia Eckenwalder 2009, presente en gran parte del interior del oeste de América del Norte.

Etimología –
El término Abies proviene de Abies, que es el nombre latino clásico (Virgil, Egloghe, de la raíz sánscrita abh chorro de resina); según otra interpretación derivaría de la palabra griega ἄβιος = longevo.
El epíteto específico lasiocarpa deriva de las raíces griegas λαιοϛ = lanudo, pubescente y καρποϛ = fruto, en referencia a la pubescencia típica de strobili.

Distribución Geográfica y Hábitat –
El abeto subalpino es una conífera originaria de América del Norte y se distribuye en particular en las montañas del Yukón, la Columbia Británica y el oeste de Alberta, en Canadá; mientras que en Estados Unidos está presente en el sureste de Alaska, en los estados de Washington, Oregón, Idaho, oeste de Montana, Wyoming, Utah, Colorado, Nuevo México, Arizona, noreste de Nevada y Trinity Alps en el noroeste de California. .
Su hábitat es el de los territorios desde el nivel del mar hasta los 1.500 m de altitud en la parte más septentrional de su vasta distribución, desde los 600 hasta los 3.500 m de altitud en las Montañas Rocosas y en la Cadena de las Cascadas; no tiene requerimientos particulares de clima y suelo, frecuentando áreas con precipitaciones anuales que oscilan entre 600 y 3.000 mm. Forma bosques tanto exclusivos como mixtos, en combinación con Tsuga mertensiana en el noroeste y con Picea engelmannii en las Montañas Rocosas; la variedad Arizonica también es común en asociación con Pinus aristata y Pinus flexilis.

Descripción –
El Abies lasiocarpa es un árbol de hasta 30 m de altura pero que en algunos ejemplares puede llegar hasta los 45 m.
El tronco tiene un diámetro de 0,8 m, recto y cónico.
La corteza es gris y lisa cuando es joven, pero se agrieta con la edad.
Las ramas principales son rectas, rígidas, las secundarias en pares, opuestas y dispuestas en espiral, de color gris verdoso o marrón claro; a la edad de dos años, la corteza se abre, revelando la parte inferior de color marrón rojizo. Los cogollos varían de marrón claro a oscuro y tienen forma redonda, con un ápice también redondeado; Las perlas que las recubren son cortas, glabras, triangulares, con el margen almenado o dentado.
Tiene hojas aciculares, de color verde azulado, de hasta 3 cm de largo, orientadas hacia arriba, con un olor acre provocado por el ß-fellandreno, un terpeno que forma parte de la familia de los aceites esenciales.
Los estróbilos son de color púrpura oscuro, son cilíndricos, de hasta 12 cm de largo y hasta 4 cm de ancho, con escamas de 1,5 cm, pubescentes; el polen emitido es de color púrpura. Las semillas, de color marrón, miden alrededor de 6 mm de largo, con alas de 1 cm de color marrón claro. En la germinación, los cotiledones son 4-5.

Cultivo –
Abies lasiocarpa es un árbol de hoja perenne que crece en un área que varía desde los sitios montañosos costeros hasta los del interior. La nieve que se acumula en las ramas ayuda a protegerlas del viento y el calor. Los abetos en general actúan como una valla para la nieve, lo que lleva a la creación de céspedes a través de la acumulación de humedad adicional.
Es una planta muy tolerante a la sombra, pero muy vulnerable al fuego, de vida corta y crecimiento lento. Aunque tiene una madera más débil que algunos de sus asociados con la madera, puede sobrevivir gracias a su capacidad de adaptarse y reproducirse por capas en racimos a gran altura. La especie se ha beneficiado de la supresión de incendios en los últimos años.
Para su cultivo se debe tener en cuenta que es una planta que crece en la zona templada, en altitudes hasta la región subalpina. El clima es frío en todas partes, pero húmedo en el noroeste de su rango y seco en el sur. La precipitación varía entre 500 y 3.000 mm por año.
En estado latente tolera muy bien el frío, pero la vegetación de primavera es susceptible al daño por heladas. Aunque es muy resistente al frío, en áreas con inviernos más suaves se vuelve susceptible al daño de los pulgones y las heladas tardías.
Desde un punto de vista pedológico, prefiere un buen suelo húmedo pero no encharcado y crece bien en suelos arcillosos pesados. También prefiere condiciones ligeramente ácidas hasta un pH de aproximadamente 5.
La planta es muy tolerante a la sombra, especialmente cuando es joven, pero el crecimiento es más lento en sombra densa y es intolerante a la contaminación del aire y prefiere crecer en una pendiente orientada al norte.
En reproducción, las plántulas deben plantarse en campo abierto cuando son bastante pequeñas, entre 30 y 90 cm de altura. Los árboles más grandes echan raíces con dificultad y tienen un desarrollo atrofiado durante algunos años, lo que también afecta negativamente el desarrollo de las raíces y la resistencia al viento.
Es una especie que se hibrida fácilmente con otros miembros del género.
La propagación se produce por semilla y la siembra debe realizarse a finales de invierno en invernadero o al aire libre a principios de primavera. La germinación suele ser deficiente, por lo general tarda entre 6 y 8 semanas. Se recomienda la técnica de estratificación para tener una germinación más uniforme, por lo que es mejor sembrar la semilla en un semillero sin calefacción en cuanto esté madura en otoño.
La semilla permanece viable hasta 5 años si se conserva bien y las plántulas jóvenes que se forman deben colocarse, lo antes posible, en macetas individuales, donde se cultivarán durante el primer invierno y luego se trasplantarán a campo abierto.

Costumbres y tradiciones –
Abies lasiocampa es una conífera cuyas hojas, al triturarlas, desprenden un aroma balsámico.
Esta planta también tiene usos comestibles y medicinales.
Las puntas de los cogollos se usan como sustituto del té, mientras que los conos se pueden moler hasta obtener un polvo fino, luego se mezclan con grasa y se usan como dulces. Se dice que es un manjar y una ayuda digestiva.
La resina del tronco se usa como goma de mascar y se dice que cura el mal aliento.
Además, la corteza interna a menudo se seca, se muele hasta convertirla en polvo y luego se usa con harinas de cereales para hacer pan, etc.
Las semillas, aunque demasiado pequeñas, son generalmente aceitosas con un sabor resinoso y se pueden comer crudas o cocidas.
En el campo medicinal, el exudado gomoso que aparece en la corteza es antiséptico; esto se puede sumergir en agua hasta que esté suave y luego se aplica a las heridas.
Se utilizaba una infusión de resina como emético para limpiar los interiores.
La resina también se mascaba para tratar el mal aliento.
Una decocción de la corteza se utiliza como tónico y en el tratamiento de resfriados y gripes.
Se usaba una cataplasma hecha con las hojas para tratar los resfriados y las fiebres.
Además, en la medicina tradicional local se utilizaba una infusión para tratar la tos con sangre, que puede ser el primer síntoma de tuberculosis, y como laxante.
Entre otros usos cabe recordar que las hojas tiernas y ramitas aromáticas se utilizan para repeler polillas o se queman como incienso; también se molían en polvo y se usaban para hacer talco y perfumes.
De la corteza se obtiene una goma que es antiséptica y que masticaban los indios de América del Norte para limpiarse los dientes; también se usó como masilla para tapar agujeros en canoas.
Una infusión de hojas se utiliza como tónico capilar.
Las hojas también se pueden colocar en los zapatos como desodorante para los pies.
La madera se usa como combustible y se dice que se quema durante mucho tiempo, pero no se usa comercialmente, excepto localmente para pequeños trabajos de carpintería, principalmente debido a la inaccesibilidad de sus áreas de cultivo. Aparte quizás de algunos cultivares como la variedad arizonica, es una especie de poca importancia también como ornamental, incluso si se utiliza en parques y jardines, a pesar de su apariencia juvenil como un perfecto árbol de Navidad, debido a su muy lenta velocidad de crecimiento.
La madera liviana se considera de mala calidad, pero a veces se usa para pulpa, propósitos estructurales generales y fabricación de papel. También se puede utilizar como bonsái y ocasionalmente se plantó como árbol de madera en el norte de Europa.
Desde un punto de vista ecológico es una planta de refugio para muchos animales, incluidas las cabras montesas. La corteza se pela de la caza y sus hojas se comen por el urogallo. Los pájaros cantores, el urogallo de Richardson, las ardillas de pino de las cascadas y otros mamíferos consumen las semillas. Alberga hongos patógenos como la especie Delphinella balsameae.
Abies lasiocampa es el abeto más extendido, después de Abies balsamea, en América del Norte. La planta está clasificada como «Preocupación menor» en la Lista Roja de especies amenazadas de la UICN (2013), esto también porque, además de tener un rango muy grande, tiene una importancia baja en la explotación de los recursos forestales, debido a la relativa la inaccesibilidad de las áreas frecuentadas y la abundancia de otras especies de coníferas con una calidad de madera equivalente.

Método de preparación –
La Abies lasiocampa es una conífera utilizada sobre todo en el pasado por las poblaciones locales, como ya se ha dicho, tanto para uso alimentario como medicinal u otros usos, mientras que la madera se utilizaba mayoritariamente localmente.
Además de algunos usos alimentarios descritos, los nativos americanos usaban las hojas como desodorantes y las quemaban como incienso o vapor medicinal. La corteza en polvo y otros componentes se utilizaron en las soluciones de tratamiento en frío. La resina se usaba para vendar heridas o se masticaba como chicle. Las ramas de los árboles se usaron como basura. Algunas tribus indias de las tierras altas bebían o se bañaban en un hervor de abeto subalpino para purificarse o hacer crecer su cabello.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– GBIF, la Facilidad Global de Información sobre Biodiversidad.
– Base de datos útil de plantas tropicales.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (ed.), 2005. Una lista comentada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore.
Fuente de la foto:
https://inaturalist-open-data.s3.amazonaws.com/photos/149462316/original.jpeg
https://cdn.plantatlas.org/img/specimens/USF/141466.jpg

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y usos alimúrgicos se indican únicamente con fines informativos, no representan en modo alguno una prescripción médica; por lo que no se responsabiliza de su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.