No solo abejas

No solo abejas

Muchos estudios e investigaciones confirman ahora que la población de abejas en todo el mundo está disminuyendo, especialmente en relación con el uso de algunos biocidas como los neonicotinoides.
Entre otras cosas, un estudio publicado en la revista One Earth confirmó que en las últimas décadas el número de especies de abejas detectadas en la naturaleza ha disminuido a nivel mundial. La disminución más pronunciada se produjo entre 2006 y 2015, con alrededor de un 25% menos de especies identificadas.
El estudio muestra una disminución en los estudios de especies en todos los continentes con la excepción de Australia, donde, sin embargo, hay una escasez comparativa.
Pero, ¿cuáles son las causas de este fenómeno?
Los hallazgos resumidos del estudio son que, durante la segunda mitad del siglo pasado, un auge agrícola global y patrones de producción poco ortodoxos llevaron a la pérdida de hábitat y al uso generalizado de biocidas que exterminaron muchas de las plantas de las que dependían las abejas. alimento. Además, el aumento de las temperaturas ha obligado a algunas especies de abejas a abandonar su área de distribución nativa o incluso a matarlas.
Otra causa de esta disminución fue la introducción de abejas alóctonas para la polinización de determinados cultivos agrícolas, con la consiguiente posible introducción de patógenos relacionados y de «pandemias entre insectos».
Hasta ahora todo es bastante conocido, tanto es así que en los últimos tiempos hasta la opinión pública más distraída es consciente de los peligrosos efectos del descenso de abejas.
Recordamos que las abejas cumplen la importante función polinizadora de muchas especies, de las cuales un gran porcentaje está representado por especies agrícolas.
Sin embargo, como es habitual, como sucede con muchas cuestiones relacionadas con cuestiones ambientales y ecológicas modernas, un problema se suele representar dejando de lado el escenario más amplio y complejo y, en cierto modo, mucho más perturbador.
El gran colapso de la población de esta especie de insectos (Apis, Linnaeus, 1758) o de otros himenópteros, como los de la familia Halictidae, donde la disminución ha alcanzado el 41% por falta de especies, no es ni aislada ni evento raro.
Estamos ante un fenómeno generalizado que los entomólogos han bautizado con el término «fenómeno del parabrisas». Es decir, una progresiva desaparición de insectos registrada a través de la fuerte disminución, especialmente en los meses de verano, de insectos que se adhieren al parabrisas del automóvil. Según estudios publicados en Biological Conservation, este exterminio marcha a una tasa anual del 2,5 por ciento, pero esta es una cifra absolutamente aproximada. El 40 por ciento de las especies de insectos conocidas están en constante declive, un tercio de las especies están en peligro crítico de extinción. Y no es casualidad que en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, el objetivo número 15 aparezca como el objetivo de «Proteger, restaurar y promover el uso sostenible del ecosistema de la tierra».
En detalle, en 2014, la revista Science intentó cuantificar el descenso calculando un resumen de los resultados de varios estudios científicos ya completados: el resultado, para algunas especies monitoreadas, fue una caída del 45 por ciento. Investigaciones más específicas y circunscritas han dado cifras aún más alarmantes. Por ejemplo, el número de insectos voladores en las reservas naturales alemanas se ha reducido en un 75 por ciento en el último cuarto de siglo. En los últimos veinte años, la población de mariposas monarca en los Estados Unidos ha disminuido en un 90 por ciento, con una pérdida de alrededor de 900 millones de individuos. En Inglaterra, el 58 por ciento de las mariposas en los campos cultivados desaparecieron en menos de diez años, de 2000 a 2009.

En este sentido, recordamos que muchas de las 20.000 especies de insectos existentes polinizan el 85% de los cultivos alimentarios y frutales de todo el mundo: desde el ajo hasta el pomelo, desde el café hasta el repollo.
No solo eso, los insectos cumplen múltiples funciones: desde la fertilidad de los suelos, con su actividad y el aporte de materia orgánica, hasta una importante fuente de alimento para muchas especies de animales, como aves, ranas, lagartos, ardillas, zorros, murciélagos.
Da la casualidad de que en el último medio siglo el número de aves presentes en Europa, Canadá y Estados Unidos ha disminuido en 3.000 millones, con una pérdida de ejemplares igual al 29%. Este dato nos llega, entre otros, de otro aporte científico que apareció en 2019 en la revista especializada Science.
Los autores del estudio analizaron datos de 529 especies de aves, que representan más del 90% de la población total de aves en el área, basándose en censos llevados a cabo en las últimas décadas por la Encuesta de Aves Reproductoras de América del Norte, la Encuesta Internacional de Aves Playeras y de Conteo de aves navideñas de Audubon.
Los científicos esperaban que las poblaciones de especies más raras hubieran disminuido en las últimas décadas, pero estas pérdidas fueron compensadas por el aumento de especímenes comunes, incluidos gorriones, pinzones, petirrojos y mirlos, que son más resistentes que las especies raras.
De hecho, el equipo de investigadores encontró que entre las 31 especies de aves más comunes desde 1970 han desaparecido 700 millones de adultos, registrándose una pérdida de ejemplares igual al 53%, tanto que se puede afirmar que: «Cuando se pierde un especies comunes, el ‘impacto es mucho más severo en el ecosistema ”, comentó Gerardo Ceballos, ecólogo y biólogo conservacionista de la Universidad Nacional Autónoma de México.
El mismo razonamiento y datos muy similares se encuentran en la mayoría de las especies terrestres y marinas que conducen a una única respuesta: estamos destruyendo la biodiversidad planetaria a una velocidad impresionante (para tiempos geológicos y ecológicos) que, como las células de un gran organismo vivo , está perfecta y totalmente interconectada y es dependiente.
Bajo acusación, obviamente más factores, pero hay uno sobre todo que luego los une en gran medida.
En la producción de alimentos hemos cambiado las biocenosis *, su equilibrio y sus relaciones. Esta nueva condición ha provocado un cambio en la relación entre algunas especies (como, por ejemplo, insectos o plantas no cultivadas) y la consiguiente proliferación de poblaciones (que definimos con el término acientífico de infestaciones). Para remediar estas infestaciones, se utilizan varios biocidas (pesticidas, herbicidas, etc.), agravando aún más el delicado equilibrio ecosistémico.
En el centro de las responsabilidades (aunque no el único) obviamente hay un modelo de producción de alimentos que es antiguo, y que con su difusión ha reducido considerablemente la biodiversidad planetaria pero también la diversidad alimentaria si tenemos en cuenta que hoy en el mundo existe se alimentan de muy pocas especies y, a menudo, con una baja variabilidad genética dentro de ellas.
Esta información también proviene de un informe publicado en 2019 por la FAO, la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, que en el Estado de la biodiversidad para la alimentación y la agricultura en el mundo; el informe, basado en datos recopilados en 91 países diferentes, hizo un balance de la diversidad de plantas, animales y otros organismos (silvestres o domesticados) que proporcionan a los humanos alimentos, fibra y combustible.
El hecho alarmante es que, aunque se conocen alrededor de 6000 especies de plantas cultivables, las que realmente se utilizan en la producción de alimentos son unas 200, y el 66% de la producción agrícola mundial consta de solo nueve especies (caña de azúcar, arroz, maíz, trigo, papa, soja, fruto de la palma aceitera, remolacha azucarera, mandioca). No es diferente para las proteínas animales: si las especies criadas principalmente son unas cuarenta, hay pocas en las que contamos para carne, leche y huevos.
Para concluir, es evidente que la mala organización ecológica de la mayoría de las empresas del planeta ha provocado un efecto dominó, causante de una serie de recaídas y un círculo vicioso del que no se puede escapar si no se recupera el sistema de sistemas productivos. más eficiente (desde el punto de vista termodinámico y de eficiencia energética) como el de la Agroecología.
En Europa, el Farm to Work de 2020 señaló este camino pero es necesario que en esta materia las agendas de los distintos Gobiernos permitan a los anteproyectos de ley en materia Agroecológica un carril privilegiado y preferencial, en definitiva, un trámite de urgencia, que permita la transposición. y ‘aplicación de nuevas normas y nuevas visiones en unos pocos meses.
Cada mes perdido es un paso en falso hacia un abismo del que corremos el riesgo de no salir nunca.

Guido Bissanti

* En ecología, el término biocenosis (o comunidad) deriva de las palabras griegas βίος (bíos = vida) y κοινός (koinós = común) e indica la comunidad de especies de un ecosistema que vive en un ambiente específico, o mejor, en un biotopo determinado (del griego βίος = vida y τόπος = lugar), que es un área en la que las condiciones físico-químicas y ambientales son constantes. El biotopo, por sus características, puede definirse como la unidad fundamental del medio. Por tanto, el ecosistema está formado por una biocenosis y un biotopo.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *