Cómo preparar un corte de morera

Cómo preparar un corte de morera

La Morera es un árbol imponente de la familia Moraceae.
Esta planta es originaria de Asia, pero también está muy extendida, en su estado natural, en África y América del Norte.
La morera es un árbol que se ha cultivado durante milenios. Es un árbol de hojas dentadas enteras o lobuladas, capaz de desarrollar pequeñas flores. Los frutos que produce se consumen frescos o se utilizan en la elaboración de mermeladas u otras preparaciones. Se cultiva en muchos casos como planta ornamental, especialmente en parques públicos.
Las especies principalmente cultivadas son:
La morera negra (Morus nigra L.) originaria de Asia occidental, de hasta 15 m de altura, con deliciosos frutos negros.
La morera blanca (Morus alba L.) originaria de China, de hasta 12-18 m de altura, cultivada por las hojas de las que se obtiene el gusano de seda.
Morera roja (Morus rubra L.) originaria de Norteamérica, de hasta 15 m de altura, con frutos rojos que se tornan de color púrpura oscuro.
La morera, en las tres especies, puede reproducirse mediante una rama de este tipo o utilizando los numerosos chupones que crecen en la base del tronco.
En cuanto a los esquejes, estos deben tomarse a principios de primavera, utilizando ramas de dos años.
La longitud del esqueje debe ser de 25-30 cm y este debe prepararse realizando dos cortes limpios, asegurándose de dejar algunas yemas y posiblemente dos folíolos: uno basal (que no debe enterrarse) y otro apical.
Para el suelo, es bueno preparar una mezcla de arena y turba o suelo orgánico en una proporción de 2: 1.
Ya sea que se cultive en tarimas o en tarros, se deben preparar unos centímetros de arcilla expandida o grava gruesa en el fondo para facilitar el drenaje del exceso de agua.

Antes de sumergir el esqueje en el sustrato de enraizamiento es bueno sumergirlo en un polvo de enraizamiento a base de hormonas o en un producto que tú mismo puedas preparar.
El riego debe realizarse dos veces al día (mañana y tarde) y, especialmente si no se encuentra en un invernadero frío, al menos dos pulverizaciones al día, asegurando que las gotas de vapor entren por los orificios previstos.
Es bueno que los esquejes se coloquen en un invernadero frío o, en su defecto, en bolsas de plástico perforadas, que rodean el esqueje y el jarrón y garantizan una mayor humedad. Además, los esquejes no deben recibir luz solar directa hasta que haya tenido lugar el enraizamiento, que se evidencia con el crecimiento de los brotes jóvenes y las primeras hojas.
El posicionamiento a la luz debe realizarse gradualmente a medida que crece la plántula joven.
Para el trasplante hay que esperar al segundo año de vida.
Digamos de inmediato que los porcentajes de injerto de esquejes de morera no son altos, por lo que debe preparar un número mucho mayor que las plántulas que desea producir.
De lo contrario, puede continuar con la propagación por capas.
Esto se obtiene aplicando una parte de pan de barro húmedo sobre una parte de una rama de dos años, bloqueada con un tejido que puede actuar como transmisor de agua, para mantener la tierra siempre húmeda.
Una vez que el acodo ha cazado las raíces, después de unos dos meses se corta por debajo de las raíces y se coloca en una maceta con tierra, cuidando de mojarla de vez en cuando. También debes tener cuidado de quitarle algunas ramitas y algunas hojas para darle más fuerza.
El trasplante en el suelo, tanto de la planta producida por esquejes como por acodo, debe realizarse el año siguiente en el período de diciembre o como muy tarde en enero.
Otra posibilidad de propagación es por semilla, pero esta es muy lenta y deben pasar al menos 7-10 años para llegar a fructificar.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *