Jardín Botánico de Palermo

Jardín Botánico de Palermo

El Jardín Botánico de la Universidad de Palermo es una de las instituciones académicas italianas más importantes. Un verdadero museo al aire libre, con más de doscientos años de actividad que también le han permitido estudiar y difundir innumerables especies vegetales en Sicilia, Europa y en toda la cuenca mediterránea, muchas de ellas originarias de regiones tropicales. y subtropicales.

Descripción –
El Jardín Botánico de Palermo es un museo e institución didáctico-científica del Centro de Servicios del Sistema de Museos de la Universidad de Palermo, que tiene su sede allí.
Este jardín botánico se extiende sobre un área adyacente a Villa Giulia y se accede desde via Lincoln, en el límite del distrito Kalsa de Palermo.
El jardín alberga más de 12.000 especies diferentes de plantas.
La peculiaridad de este jardín está representada hoy por la gran variedad de especies que alberga, que lo convierten en un lugar rico en expresiones de diferente flora.

Historia –
El jardín botánico de Palermo comienza su historia en 1779, año en el que la Accademia dei Regi Studi, estableció la cátedra de Botánica y Materia Médica, y asignó una modesta parcela de tierra para establecer un pequeño jardín botánico destinado al cultivo de plantas medicinales útiles para la enseñanza y la salud pública.
Ya en los primeros años el espacio disponible para este jardín era insuficiente para las necesidades, por lo que, en 1786, se trasladó a su ubicación actual, en el Piano di Sant’Erasmo, tristemente famoso en ese momento como el lugar de los incendios del Santa Inquisición.
Fue Johann Wolfgang von Goethe (Fráncfort del Meno, 28 de agosto de 1749 – Weimar, 22 de marzo de 1832), escritor, poeta y dramaturgo alemán quien en 1787, mientras viajaba a Palermo, visitó el jardín botánico e hizo una descripción encantada de él, dada su intereses naturalistas.
Goethe lo describe así: «En el jardín público cercano al puerto deportivo pasé horas de dulce tranquilidad. Es el lugar más hermoso del mundo. A pesar de la regularidad de su diseño, tiene algo de cuento de hadas; se remonta a hace unos años, pero nos transporta a la antigüedad «.
Esto nos lleva a 1789 cuando comienza la construcción del cuerpo principal de los edificios de Orto, que consta de un edificio central, el Gimnasio, y dos cuerpos laterales, el Tepidarium y el Calidarium, diseñados en estilo neoclásico por el arquitecto francés Léon Dufourny. .
Cerca del Gymnasium se encuentra la parte más antigua del Jardín, llamada Linnaeus System, también diseñada por el arquitecto Léon Dufourny con un esquema rectangular dividido en cuatro paralelogramos. Por recomendación del padre franciscano Bernardino da Ucria, un distinguido botánico, en esta parte del jardín las especies fueron ordenadas según la taxonomía linneana, un sistema de clasificación desarrollado por Carl von Linné y expuesto en los aspectos relacionados con la botánica en 1753 en Species Plantarum.
Una vez finalizada esta renovación, siguió la inauguración del nuevo jardín en 1795. Más tarde, en 1798, fue enriquecido por el Acquarium, un gran tanque en el que prosperan numerosas especies de plantas acuáticas.
En 1823 se completó la Serra Maria Carolina. El gran Ficus magnolioide, que es el símbolo del jardín moderno, fue importado en 1845 de las Islas Norfolk (Australia). Tras posteriores ampliaciones, en 1892 se alcanzó la extensión actual de unas 10 hectáreas.
En 1913 se le añadió un jardín colonial, que luego fue suprimido. Desde 1985 el jardín está confiado al Departamento de Ciencias Botánicas de la Universidad de Palermo.
En 1993, el banco de germoplasma se estableció en el contexto de un proyecto para salvaguardar el patrimonio genético de la flora del área mediterránea.

Estructuras y colecciones –
El Jardín Botánico de Palermo está compuesto por algunas estructuras, dentro de las cuales se encuentran algunas colecciones. Recordamos: el Sistema Linnean, Gimnasio, Calidarium y Tepidarium, Acuario y otros tanques, Invernaderos, Clases bioecológicas y geográficas, Sector de plantas experimentales y útiles, Sector Engler, Herbario y Banco de Germoplasma:
– Sistema Linnean; es el sector más antiguo del Jardín, donde las plantas fueron originalmente ordenadas siguiendo el sistema de clasificación establecido por Carl von Linné en 1753 en Species Plantarum. Esta área, construida en 1789, tiene un diseño rectangular y está dividida en cuatro áreas de paralelogramo, llamadas Quartini (4 en el mapa), a su vez divididas en parterres. La planta original de la zona ha ido cambiando a lo largo del tiempo debido al desarrollo que han asumido algunos grandes ejemplares en detrimento de otras plantas que, abrumadas, han ido desapareciendo paulatinamente. En el centro del sistema Linneo se encuentra la Crociera, la pequeña y encantadora plaza formada por la intersección de la avenida central con la avenida de las palmeras.
– Gimnasio, Calidarium y Tepidarium; frente a la puerta de entrada con un edificio central neoclásico se encuentra el Gimnasio, que originalmente fue la sede de la Schola Regia Botanice, el Herbario, la Biblioteca y la residencia del director. Junto a este encontramos dos estructuras con dos edificios más pequeños dispuestos simétricamente. Todavía se llaman Calidarium y Tepidarium, ya que originalmente albergaban plantas de climas cálidos y templados respectivamente. Finalmente, al final de la avenida central, se encuentra el Acuario, un gran tanque circular dividido en 24 compartimentos, obtenido al dividir radialmente tres sectores concéntricos en 8 partes, que alberga numerosas especies acuáticas. A pocos metros del Acuario se encuentra el pequeño lago, otro gran estanque en el que las plantas se disponen de forma informal. Otros tanques más pequeños se encuentran en las cuartetas del sistema Linneo.
– Invernaderos; a lo largo de los años el jardín botánico se ha ido enriqueciendo con un complejo de invernaderos que actualmente cubren unos 1300 m2. De estos, el más antiguo es el Serra Maria Carolina, un regalo de la reina María Carolina de Austria, también conocido como Winter Garden. Originalmente estaba hecho de madera y calentado por estufas; posteriormente, en la segunda mitad del siglo XIX, fue reconstruida en hierro fundido por el arquitecto Carlo Giachery. El sector de invernaderos se completa con el invernadero de suculentas, el invernadero experimental, el invernadero regional, el invernadero de conservación de suculentas, anexo al Departamento de Ciencias Botánicas y el invernadero de helechos.
– Arreglos bioecológicos y geográficos; en esta zona las especies botánicas se clasifican según criterios bioecológicos y geográficos.
– Sector experimental y plantas útiles; en este sector que está detrás del Jardín de Invierno, se cultivan plantas tropicales y subtropicales que han sido sometidas a estudios, concluidos o en proceso, como los del algodón, los cítricos, la caña de azúcar, el sorgo.
– Sector Engler; también conocido como el nuevo sector, incluye la parte sur del Jardín, en la que las plantas se disponen según la clasificación de Engler. Las especies se dividen en tres sectores, dedicados respectivamente a las gimnospermas, angiospermas dicotiledóneas y angiospermas monocotiledóneas.
– herbario; el moderno Herbarium mediterraneum, ubicado en algunos edificios adyacentes al Jardín (19 en el mapa), cubre un área de aproximadamente 6000 m2. El cuerpo principal de las colecciones está formado por el Herbario Siciliano y el Herbario General del Departamento de Ciencias Botánicas, estimados respectivamente en alrededor de 50.000 y 200.000 specimina; de éstos, aproximadamente una cuarta parte son de origen mediterráneo. El material de fuera de Sicilia se compone de colecciones de Portugal, España, Francia, Córcega, Cerdeña, Grecia, Creta, Chipre, Argelia y Egipto. También incluye alrededor de 2.000 algas, 1.600 líquenes, 4.700 briofitas y mil hongos.
– Banco de germoplasma; este último sector es uno de los más recientes, ya que fue creado en 1993, en la época de la dirección del Prof. Francesco Maria Raimondo. Forma parte de un proyecto para la salvaguardia del patrimonio genético de la flora del área mediterránea. Las funciones específicas del banco son la conservación ex situ a corto y largo plazo de semillas de especies endémicas, raras o amenazadas. Las semillas de las plantas, una vez recolectadas y catalogadas, son convenientemente tratadas y almacenadas en ampollas de vidrio, a disposición de las instituciones para su intercambio. Las semillas así conservadas se someten a pruebas periódicas de germinación y vitalidad.
En definitiva, el Jardín Botánico de Palermo alberga más de 12.000 especies diferentes. Este jardín se desarrolló precisamente en la época de las grandes exploraciones, que lo llevaron, entre la segunda mitad del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, a ser un punto de referencia para los grandes jardines botánicos del norte de Europa que, debido al clima favorable, se trasladaron aquí muchas especies de flora exótica tropical aún desconocidas o no bien clasificadas. Muy importante desde este punto de vista fue la conexión con el Jardín Botánico de Berlín, bajo la dirección de Adolf Engler, y con las regiones de origen de muchas especies exóticas asiáticas, africanas, australianas y sudamericanas.
Por poner algunos ejemplos, el jardín botánico de Palermo introdujo la mandarina (Citrus deliciosa) y el níspero japonés (Eriobotrya japonica) en el área mediterránea.
La planta primitiva de Linne incluía 1580 especies diferentes, 658 de las cuales aún existen hoy.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *