Frankliniella occidentalis

Frankliniella occidentalis

Los trips del oeste de los invernaderos o los trips del oeste de las flores (Frankliniella occidentalis Pergande, 1895) es un pequeño tisanóptero de la familia Thripidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Animalia, Sub-Nean Eumetazoa, Rama Bilaterosa, Phylum Arthropoda, Subphylum Tracheata, Superclass Hexapoda, Class Insecta, Subclass Pterygota, Cohort Exopterygota, Subcoorte Neoptera, Orden Terebrantia, Familia Thripidae, Subfamilia Thripinae y luego al género Frankliniella y a la especie F. occidentalis.

Distribución geográfica y hábitat –
La Frankliniella occidentalis es un insecto de origen norteamericano y hoy está presente en Italia desde el nivel del mar hasta los niveles subalpinos.
Este insecto estuvo presente hasta la década de 1960 solo en el área occidental de América del Norte, México y Alaska, con la excepción de su presencia en Nueva Zelanda, donde se había informado desde 1934.
Después de la década de 1960, con el aumento del comercio de material vegetal, el insecto se extendió por todo el mundo.
Actualmente es el trips más común en California y Arizona y desde la década de 1970 también se ha extendido a Asia, África, América del Sur y Oceanía. En Europa, su primera presencia se produjo en los Países Bajos, en 1983, en un invernadero de violetas africanas.
Posteriormente, se informó de la Frankliniella occidentalis en España, Escandinavia, Inglaterra, Alemania, Francia e Italia (1987), donde tuvieron lugar los primeros avistamientos en cultivos ornamentales.

Morfología –
La Frankliniella occidentalis es un trips muy pequeño cuyos adultos miden aproximadamente 1 -1.5 mm de longitud, varían en color dependiendo de la etapa de desarrollo.
Las formas activas de primavera-verano son de color ocre, más o menos claras, con rayas o puntos más oscuros en la región dorsal; Las formas de invierno son parduzcas. Las etapas juveniles son muy claras.
Este insecto presenta una etapa de neanid con 2 etapas (neanide de las edades y neanid de la edad II). La primera ninfa es inicialmente blanca o casi transparente, que con el tiempo tiende a convertirse en amarillo naranja, carmesí o incluso violeta. Cuando la ninfa alcanza las dimensiones de 1 – 1.2 mm de longitud, busca una cala reparada y muda. La nenanida Edad II es de color amarillo claro y mide 1.5 – 1.8 mm de longitud.
La ninfa se caracteriza por una primera etapa de preninfa, equipada con bocetos de alas, antenas rudimentarias, patas funcionales y aparatos excretores que no funcionan. Cuando el desarrollo de la preninfa se completa el insecto mudo en la etapa ninfal. En esta etapa hay antenas curvadas hacia atrás sobre la cabeza, alas trabajadas y cuerpo similar al del adulto.
Los adultos, como se mencionó, miden 1 – 1.5 mm de longitud; el macho tiene un abdomen amarillo pálido de forma redondeada con extremo distal estrecho; en cambio, la hembra es de color variable de amarillo a marrón con un abdomen más redondeado y puntiagudo.

Actitud y ciclo biológico –
La Frankliniella pasa el invierno en la etapa adulta, en varios barrancos, tanto en campo abierto como en las estructuras, internas o externas, de los cultivos protegidos o en el suelo. Este insecto reanuda su actividad en diferentes momentos dependiendo de las áreas y ambientes invernales.
En ambientes calurosos o en cultivos protegidos, la recuperación tiene lugar a fines de invierno-principios de primavera; en campo abierto su actividad se reanuda a principios de verano. La actividad continúa hasta finales de verano u otoño con un número de generaciones que varía de 6 a 7 por año, en nuestros entornos y que en algunos casos se superponen.
Frankliniella occidentalis se caracteriza por una reproducción predominante, debido a la partenogénesis.
El insecto coloniza todos los órganos de la planta colocándolos dentro de los tejidos, utilizando el robusto ovipositor (terebra).
Las plantas hospedadoras son múltiples, de hecho puede atacar a 500 especies de plantas de 50 familias botánicas, en el campo y en el invernadero.
Este insecto es dañino en los cultivos de hortalizas (Solanaceae, Liliaceae, Fabaceae, Cucurbitaceae, Asteraceae), fructificación (Drupacee y Pomacee) y floricultura (rosa, ciclamen, flor de Pascua, geranio).

Papel ecológico –
La Frankliniella occidentalis lleva a cabo su ciclo afectando, como se mencionó, a varias plantas tanto en invernaderos como a campo completo, a lo que se refiere tanto a daños directos (pinchazos en hojas y flores) como a daños indirectos (transmisión de virosis).
El daño se manifiesta en todos los órganos del aire y está determinado por punciones tróficas, tanto de los adultos como de las formas juveniles, y por la oviposición.
En las hojas, el ataque genera despigmentaciones de color plateado que tienden a volverse necróticas; debido a esto existe la deformación del colgajo que se enrolla y se seca; Estas alteraciones son generadas por la presencia de sustancias tóxicas en la saliva del insecto.
El daño derivado de la oviposición está determinado por la incisión de la terebra y se manifiesta por suberificación y deformación de los tejidos involucrados.
Particularmente grave es el daño en las flores de plantas ornamentales que se evidencia con despigmentación (a veces necrótica), más o menos dispersas en los pétalos y con lesiones en los órganos reproductivos.
En los frutos, por otro lado, hay lesiones o pinchazos que aparecen en la parte exterior del epicarpio que tiende a suberificar y deformar.
También debe recordarse que Frankliniella occidentalis es un agente vector de virosis (Pomodoro).
La contención de este insecto tampoco es muy eficiente porque se introdujo recientemente, por lo que carece de parásitos y depredadores.
La lucha química contra la Frankliniella todavía presenta muchas dificultades, mientras que es difícil encontrar formas móviles que normalmente, durante el día, están protegidas en el suelo, entre las flores o en otras grietas de las plantas hospedadoras, tanto por la incertidumbre de las manifestaciones sintomatológicas como Son muy sutiles, no evidentes al principio pero con una explosión de daño, a menudo repentina y con tal intensidad que ya han comprometido parte del producto.
La lucha contra Frankliniella occidentalis debe combinarse con intervenciones químicas y agronómicas. Ambos métodos deben seguir los criterios de lucha guiada.
La lucha agronómica debe llevarse a cabo con prácticas de poda que tienden a adelgazar el dosel, para limitar el enjambre de insectos evitando el estancamiento de la humedad que lo favorece.
El control químico solo debe realizarse en caso de infestación grave.
Los tratamientos se realizan en primavera, cuando caen los pétalos, y en otoño. De hecho, son estos dos períodos los que más favorecen la aparición del insecto, ya que son meses caracterizados por una alta humedad relativa.
Los tratamientos se realizan cuando se superan los umbrales de intervención, como sigue:
2-3% de árboles frutales infestados, en una detección de 20 frutos por planta;
5-10% de hojas infestadas, en una detección de 4 brotes por planta.
Es posible monitorear la presencia de adultos aplicando trampas cromotrópicas azules, que se colocarán 1 cada 50 metros cuadrados.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *