Copale

Copal

Copal, cuyo término proviene de copalli, palabra en lengua náhuatl que significa incienso, es el nombre comercial de una resina vegetal subfósil o fósil, conocida desde la antigüedad. Desde un punto de vista comercial y gemológico se distingue del ámbar, restringiendo esta última denominación a las resinas fósiles de una edad más antigua. A nivel paleontológico, siempre es un remanente orgánico. En mineralogía se clasifica como una sustancia amorfa perteneciente a la clase mineralógica de los compuestos orgánicos.
Esta resina proviene de diferentes especies de hoja ancha y rara vez también de coníferas.
El copal de Madagascar se produce a partir de una leguminosa que aún vive en la isla, Hymenaea verrucosa (copalier). El copal de América del Sur es producido por varias Burseraceae: el copal de oro de Brasil producido por Icica icicariba, el copal negro de Bursera microphylla y Bursera graveolens, el copal blanco de Protium crassipetalum, el copal de Colombia es producido en el Departamento de Santander por otra leguminosa.
En cambio, el copal de Filipinas y Nueva Zelanda se produce a partir de una conífera de la familia Araucariaceae: Agathis dammara (llamada localmente Kauri).
Desde el punto de vista químico-físico, el copal es similar al ámbar, pero de una edad más reciente, recién iniciado el proceso de transformación químico-física (amberización) que lo transformará en ámbar.

La datación del copal varía de una zona a otra. Van desde 50 años de copal de Madagascar hasta 100 años de copal colombiano; sin embargo, algunos insectos que se encuentran en esta resina se han descrito a principios del siglo XIX y el copal se conoce desde la antigüedad, por lo que es al menos una resina del Holoceno, si no del Pleistoceno.
El copal se distingue fácilmente de éste por su aspecto opaco y lechoso y por la gran cantidad de insectos y otros pequeños animales perfectamente conservados que se incluyen.
A diferencia del ámbar, el copal es mucho más tierno y soluble en sustancias como el éter o la gasolina. Incluso es posible disolverlo por completo y recuperar las inclusiones.
El colar tiene un color amarillo, marrón rojizo, con un brillo resinoso y una fluorescencia azul-blanca.
El copal se extrae en diferentes partes del mundo: Sierra Leona, Benin, Camerún, Congo, Angola, Zanzíbar, Mozambique, Madagascar, México, Colombia, Brasil, Filipinas y Nueva Zelanda.
En joyería, el copal se somete a corte; obtienes esferas, cilindros, cabujones utilizados para collares, pulseras y aretes.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.