El silencio de los corderos

El silencio de los corderos

El silencio de los corderos es el título de una conocida película de 1991, que cuenta la historia de un asesino en serie loco y sádico que mata y destroza los cuerpos de niñas.
Ahora bien, este título adquiere un significado más amplio.
El silencio de los inocentes es el tema del silencio ensordecedor que ha caracterizado nuestros cielos en los últimos años.
Hablamos de presencia y vuelo de aves, una presencia cada vez más reducida que dispara, si alguna vez hubo necesidad, no una sino infinitas alarmas.
Estos son los datos de un nuevo estudio de BirdLife International, la Sociedad Ornitológica de la República Checa y la Real Sociedad para la Protección de las Aves (RSPB) que analizó y comparó los datos de 378 de las 445 especies nativas en países europeos y en Gran Bretaña.
Según esta investigación, hubo una disminución numérica en las poblaciones de aves del 17 al 19% de las especies, entre 1980 y 2017. En 40 años se han vuelto cada vez menos numerosas en nuestros cielos, además del gorrión común (Passer domesticus Linnaeus , 1758), también la bailarina amarilla (Motacilla cinerea Tunstall, 1771); 97 millones menos; estorninos, 75 millones y alondras 68 millones.
Las especies más afectadas son aquellas que, de alguna manera, tienen relación y relación con las actividades agrícolas, responsables, con prácticas cada vez más intensivas, de la erosión o pérdida del hábitat y el uso de plaguicidas que matan sobre todo a los insectos de los que el los pájaros se alimentan.
La alta entropía de los sistemas de producción agrícola afecta igualmente y negativamente a las especies migratorias de larga distancia, como la curruca zarcera​ (Sylvia communis Latham, 1787) y la lavandera amarilla. La desaparición de las ciudades, por ejemplo, de los gorriones domésticos, se atribuye a una serie de causas, pero no todas identificadas, como la falta de alimentos, la pérdida de biodiversidad, la contaminación del aire y la malaria aviar.
En definitiva, desde 1980, en Europa, la agricultura intensiva y otras actividades humanas han provocado la desaparición de entre 600 y 900 millones de ejemplares de las especies de aves más comunes: prácticamente uno de cada seis. El descenso ha afectado especialmente al gorrión común, 247 millones menos que hace 40 años.
Esta investigación se combina con los datos de otra investigación de unos años, realizada por un equipo de investigación, liderado por el biólogo Xosé Luis Otero del Departamento de edafoloxía e química agrícola de la Universidade de Santiago de Compostela.
La investigación se centró en disminuir la cantidad de nutrientes que las aves marinas transfieren del océano a la tierra a través de su guano. El equipo de investigación ha reunido lo que se sabe sobre su fisiología con un inventario global de las poblaciones de estas aves. Los resultados son extraordinarios: de hecho, en el mundo hay alrededor de 800 millones de aves marinas que excretan alrededor de 591 millones de kilogramos de nitrógeno y 51 millones de kilogramos de fósforo al año, nutrientes que primero se concentran alrededor de sus colonias y luego se esparcen en los ecosistemas costeros y alrededor. el mundo.
La consecuencia de las actividades y la digestión de las aves marinas es que difunden nitrógeno y fósforo, esenciales para la vida y cuya disponibilidad a menudo determina la presencia y abundancia de vegetación en un ecosistema. También para estas poblaciones, las actividades humanas tienen ahora un impacto similar al de los procesos bioquímicos básicos de nuestro planeta. Así también las aves marinas, con su rápida desaparición, nos están privando rápidamente de sus indispensables «servicios ecosistémicos«.

Es una excepción a esta espantosa imagen, que nos hace vislumbrar un camino por recorrer, algunas especies, especialmente las aves rapaces. De hecho, 203 de las 378 especies estudiadas han aumentado en número. El 66% de los 340 millones de aves adicionales provienen de solo ocho especies en auge: mirlo, lupino, mirlo, reyezuelo, jilguero, petirrojo, paloma torcaz y herrerillo común. Hay 11 especies de aves rapaces más que duplicadas desde 1980, incluyendo halcón peregrino, aguilucho lagunero, ratonero, águila de cola blanca y águila real. Sin embargo, hay que decir que, desde el punto de vista del peso, se trata de especies relativamente raras a las que sus poblaciones, en el recuento total, aportan muy poco.
Según las hipótesis planteadas por los científicos que llevaron a cabo el estudio, es probable que estas aves rapaces se beneficien de una mayor protección y reducción de pesticidas nocivos y de la caza, así como proyectos de restauración de especies específicas. La Directiva de aves y la Directiva de hábitats de la UE también han brindado protección legal a especies y hábitats prioritarios que han beneficiado a estas especies de aves. En definitiva, la confirmación de que se necesita una protección cada vez mayor de los ecosistemas.
En este sentido, para los investigadores, la cumbre de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica, prevista para 2022, será crucial para construir un marco sólido para la prevención de extinciones y recuperar la abundancia perdida de muchas especies.
Las estrategias europeas recientes, como Biodiversity 2030 y Farm to Fork, son un signo de esperanza.
La emisión en Sicilia del L.R. 21/2021 sobre agroecología es un primer ejemplo de un modelo de implementación de estas estrategias pero, ahora, aún queda mucho por hacer.
El más no pertenece solo al ámbito regulatorio, nos pertenece a todos: «Necesitamos una acción transformadora en toda la sociedad para abordar juntos las crisis de la naturaleza y el clima», en palabras de la investigadora Fiona Burns.
Lo que traducido en términos prácticos y concretos significa hacer una transformación global hacia una agricultura respetuosa con la naturaleza, la protección de las especies, la silvicultura y la pesca sostenibles y la rápida expansión de la red de áreas protegidas.
En la práctica, los cruces por los que se va a transitar el actual modelo de producción agroalimentaria que, según las últimas estimaciones del informe Cambio Climático, Agricultura y Alimentación, aporta un 34 por ciento al cambio climático y mucho más a sus efectos ecológicos. .
A pesar de los detractores de la estrategia de la granja a la mesa y, por tanto, de la conversión agroecológica de nuestra forma de producir (que muchas veces sabemos poco o nada sobre la termodinámica de los sistemas complejos y la economía de la naturaleza), esta es la única forma.
No es un camino fácil, que requiere no solo reglas sino conciencia, divulgación, reuniones, compartir, corresponsabilidad.
Este es el momento de la reconciliación con la naturaleza; este es el momento de una mayor conciencia, no solo de números y mercados, sino de todas las variables que hacen la Vida más plena y libre.
Recordemos que, para decirlo como el poeta estadounidense de origen serbio, Charles Simic, «Los pájaros cantan para recordarnos que tenemos alma» y todo esto indica que desde hace un tiempo, ya demasiado tiempo, hemos pensado con un Razón nacida de un dios menor porque no tiene alma.

Guido Bissanti




Un comentario en «El silencio de los corderos»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.