Megachile centuncularis

Megachile centuncularis

El Megachile de rosas (Megachile centuncularis Linnaeus, 1758) es un insecto himenóptero perteneciente a la familia Megachilidae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino Animal,
Sub-reino Eumetazoa,
Sucursal Bilateria,
Phylum Arthropoda,
Subfilo Tracheata,
Superclase Hexapoda,
Clase de insecta,
Subclase Pterygota,
Cohorte de endopterygota,
Superorden Oligoneoptera,
Sección de himenópteros,
Orden himenópteros,
Suborden de apocrito,
Sección Aculeata,
Superfamilia Apoidea,
Familia Megachilidae,
Subfamilia Megachilinae,
Tribu Megachilini,
Género Megachile,
Especies de M. centuncularis.
Los términos son sinónimos:
– Apis fastosus Harris 1776;
– Megachile parvula Lepeletier 1841;
– Megachile infragilis Cresson 1878;
– Megachile rufiventris Schenck 1851;
– Enfermera Megachile appia 1903;
– Megachile leoni Titus 1906.

Distribución geográfica y hábitat –
El Megachile de rosas es un insecto fitófago que vive en varias plantas incluyendo, a menudo, zarzas, cardos y rosas.
Su hábitat son los jardines, tanto rurales como urbanos, que proporcionan un alimento adecuado a esta especie.

Morfología –
Los adultos de Megachile centuncularis son reconocidos por su tamaño mediano (10-13 mm), de color negruzco, con el cuerpo cubierto de un pelo grisáceo con tonalidades rojizas que abundan en la cabeza, en el tórax y en la zona uroesternal.

Actitud y ciclo de vida –
Megachile centuncularis generalmente se desarrolla una generación anual y pasa el invierno como una larva madura dentro de las células construidas; en primavera, a medida que aumentan las temperaturas, la larva se convierte en pupa.
Las larvas, que se alimentan con miel, se colocan en nidos construidos en los huecos del suelo o en otras grietas.
Para escapar, los adultos abren un pasaje con sus fuertes mandíbulas. Los machos parpadean entre 18 y 20 días después de la pupa y las hembras unos días después. Estos últimos están equipados con una estructura de recolección de polen, formada por flecos de cabello (escoba), colocados debajo del abdomen; se aparean solo una vez y construyen 2-3 células por día donde ponen un solo huevo.
Este himenóptero es una especie bastante común que, en presencia de grandes poblaciones, puede interesar económicamente, en su caso, el cultivo de rosas como la hembra «corta», con sus mandíbulas, de forma característica, regular y clara los márgenes de las hojas. , eliminando las típicas porciones semicirculares del colgajo que utiliza para construir las paredes de las celdas de sus nidos.
Los nidos generalmente se construyen dentro de grandes madrigueras de madera, cavidades en paredes viejas y, ocasionalmente, incluso en el suelo. Megachile centuncularis utiliza 6-14 piezas de hojas circulares por cuerpo celular con 6-7 discos que forman la tapa de cada celda. Para ello, se utilizan hojas de fresno, abedul, madreselva, castaño de indias, lila y rosa.
Como resultado, las hojas quedan estéticamente desfiguradas por estos cortes semicirculares en los bordes. Las larvas, que se alimentan con miel, se colocan en nidos construidos en los huecos del suelo o en otras grietas. El insecto y el daño se pueden observar en pleno verano, entre junio y agosto. Finalmente, conviene recordar que las especies consideradas pueden dañar otras plantas además de la rosa, y que existen otras especies de Megachile con comportamiento similar.

Papel ecológico –
El daño causado por Megachile centuncularis generalmente es de poca importancia, por lo que, considerando también el papel ecológico del insecto, como los adultos ejercen actividades polinizadoras, generalmente no se activan los medios de control directo para combatirlo.
Además, este insecto, si no se utilizan productos sintéticos, también es controlado por una pequeña avispa parásita que es Coelioxys inermis (Kirby 1802) y que habita las regiones paleárticas.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Pieza especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.

Enlace para comprar en Amazon




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *