Parque nacional marítimo-terrestre del archipiélago de Cabrera

Parque nacional marítimo-terrestre del archipiélago de Cabrera

El Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera, cuyo código WDPA es: 196045 es un espacio natural protegido en España, constituido en 1991.
El Parque Nacional Marítimo-Terrestre del Archipiélago de Cabrera se estableció para proteger el territorio de la isla de Cabrera, en el archipiélago balear, y de otros 18 pequeños islotes que surgen en sus proximidades.
El área total de este parque es de 10.021 hectáreas, de las cuales 8.703 son áreas marinas y 1.318 hectáreas terrestres.
Además, debido a la biodiversidad que lo afecta y la riqueza de la avifauna, según la Directiva 79/409 / CEE (denominada Directiva de Aves), el Parque Nacional del Archipiélago de Cabrera ha sido declarado Área de Protección. especial (SPA) para aves; también está reconocido como Lugar de Importancia Comunitaria (SIC), integrado en la red Natura 2000.
Posteriormente, desde 2003, también se considera un área especialmente protegida de interés mediterráneo (ASPIM).
Desde el punto de vista administrativo, el Parque Nacional Marítimo Terrestre del Archipiélago de Cabrera se enmarca dentro del término municipal de Palma de Mallorca.
También es interesante la génesis geográfica del área de este parque.
El archipiélago de Cabrera, que se separó de la isla de Mallorca hace unos 15.000 años, se encuentra a 10 km al sur del cabo Salines de Mallorca.
Este archipiélago comprende 19 islas e islotes; la más grande es Cabrera, seguida de Conejera. Los otros islotes son S’illa de ses Rates, S’Estell Xapat, S’Estell de s’Esclatasang, S’Estell des Coll, S’Estell de Fora, L’Imperial, S’illa de ses Bledes, Illa des Fonoll , Na Redona, L’Esponja, Na Plana, Na Pobra, S’Illot Pla, S’Illot de Na Foradada, Na Foradada.
La única actividad minera permitida en el parque es la pesca artesanal profesional tradicional, regulada por el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del parque.

Flora –
Como se mencionó, el área del Parque es rica en biodiversidad de flora y fauna. En cuanto a la flora, en el parque se han registrado 516 especies de plantas vasculares, 22 especies de musgos, 21 especies de líquenes y 162 especies de algas.
El medio terrestre presenta una vegetación de matorral mediterráneo predominantemente xerófilo (Oleo-ceratonion), en el que se insertan algunas poblaciones de Pinus halepensis. Entre las especies más significativas se encuentran el acebuche (Olea europaea), el ramno nativo Rhamnus ludovici-salvatoris, el espolón (Euphorbia dendroides), el enebro fenicio (Juniperus phoenicea), el romero (Rosmarinus officinalis), el lentisco ( Pistacia lentiscus), efedra frágil (Ephedra fragilis), timelea tricocca (Cneorum tricoccon), espárragos espinosos (Asparagus horridus). El cinturón litoral está dominado por Limonium spp., Con franjas de vidriera en las que predominan especies halófilas como Sarcocornia fruticosa y Suaeda vera, en ocasiones asociadas a Malva arborea.
Existen varios endemismos baleares, como el astrágalo balear (Astragalus balearicus), el hypericum balear (Hypericum balearicum), el boj balear (Buxus balearica), la peonía balear (Paeonia cambessedessi); También existe una subespecie de rabino (Rubia balearica caespitosa), cuya distribución se limita a la isla de Cabrera.
Además, en el medio marino, que representa el 85% de la superficie del parque, existen grandes prados de Posidonia oceanica, la comunidad clímax del Mar Mediterráneo, que ejerce una acción significativa en la protección del litoral de la erosión y alberga al en su interior una multitud de organismos animales y vegetales, que encuentran alimento y protección. El estado de salud del posidonieto, que es un buen bioindicador de la calidad de las aguas marinas, es monitoreado por las autoridades de gestión del parque y ha sido objeto de medidas de protección específicas y efectivas.

Fauna –
El establecimiento de la Zona de Especial Protección (ZEPA) se hizo necesario por la presencia de una rica avifauna. Esto incluye más de 130 especies registradas, de las cuales 27 son especies anidadoras.
Las colonias del parque son: la pardela mayor (Calonectris diomedea), la pardela balear (Puffinus mauretanicus), el cormoránito (Phalacrocorax aristotelis), la gaviota corsa (Ichthyaetus audouinii), la gaviota argéntea (Larus michahellis) y el ave de las tormentas (Hydrobates pelagicus). La comunidad de aves rapaces, que constituye uno de los recursos ornitológicos más importantes del archipiélago, incluye al cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), el halcón peregrino (Falco peregrinus), el águila pescadora (Pandion haliaetus) y el halcón reina (Falco eleonorae), que no vive de forma permanente en el archipiélago, sino que vuelve allí todos los años para anidar en los acantilados de los distintos islotes. Además de las especies reproductoras, en la época de las migraciones, innumerables especies más que utilizan las islas como zona de paso transitorio.
En el interior de la isla de Cabrera, la presencia de Paseriformes es abundante, aunque poco estudiada; En particular, están el gorrión común (Passer domesticus), el jilguero (Carduelis carduelis), el verderón (Carduelis chloris), el pardillo (Carduelis cannabina), la magnanina sarda (Sylvia sarda), el ojo morado (Sylvia melanocephala), el papamoscas (Muscicapa striata) y zorzal azul (Monticola solitarius).
Entre los reptiles, la lagartija balear (Podarcis lilfordi), localmente llamada sargantana, merece una mención especial: alrededor del 80% de la población existente de la especie se encuentra dentro del territorio del parque, y 11 de las 24 subespecies conocidas son endémicas del archipiélago. de Cabreba. También están el gecko común (Tarentola mauritanica), llamado localmente dragó, y el gecko verrugoso (Hemidactylus turcicus), llamado dragonet.
La presencia de mamíferos es escasa, en su mayoría introducidos por el hombre. Entre ellos, el conejo salvaje (Oryctolagus cuniculus), la jineta común (Genetta genetta), la rata negra (Rattus rattus), el ratón doméstico (Mus musculus), el gato doméstico (Felis silvestris catus) y el erizo argelino (Atelerix algirus). ) [11]. Los únicos mamíferos autóctonos son los murciélagos, de los que se han contado 6 especies diferentes: Tadarida teniotis, Hypsugo savii, Miniopterus schreibersii, Plecotus austriacus, Pipistrellus sp. (probablemente Pipistrellus pipistrellus) y Myotis sp. (probablemente M. capaccinii).
Finalmente, la fauna marina. Esto incluye 87 especies de esponjas, 85 de celentéreos, 113 de briozoos, 25 de crustáceos, 169 de moluscos, 53 de equinodermos, 41 de ascidias y 214 especies diferentes de peces, lo que convierte al parque en una de las zonas de mayor biodiversidad del Mediterráneo. .
Entre los animales de mayor tamaño presentes se encuentran el delfín mular (Tursiops truncatus), el delfín rayado (Stenella coeruleoalba), el delfín común (Delphinus delphis), la ballena piloto (Globicephala melas), el cachalote (Physeter macrocephalus) y la tortuga común ( Caretta caretta).

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *