Alcaravea

Alcaravea

Alcaravea o, nuevamente, comino silvestre (Carum carvi L., 1753) es una especia obtenida de las semillas de esta planta.

Orígenes e historia –
Alcaravea es una planta nativa de Arabia desde donde pronto se extendió al norte y centro de Europa y Asia.
La etimología del nombre «alcaravea» se remonta por algunos autores a diferentes orígenes; el nombre podría derivarse de la palabra griega κάρον (káron) utilizada por Dioscórides para identificar el Carum carvi o siempre del término griego κάρυον (káryon) para identificar la cáscara leñosa de la fruta; según Plinio, el nombre alcaravea deriva del nombre griego del país de origen Κᾱρία (Karίa) en Asia Menor, un nombre que luego se latinizó en «alcaravea»; aun así, el nombre podría derivarse del árabe «Karwija» luego latinizado en «Caria» para identificar la antigua región de Asia Menor en el suroeste de Turquía, definiendo así la planta, también en este caso, como originaria de la «Caria».
Al igual que muchas otras especias del área del Mediterráneo y Medio Oriente, tiene una historia que se pierde en las brumas del tiempo. Ciertamente se sabe que los egipcios ya usaban semillas de alcaravea para mantener a los malos espíritus lejos de sus muertos. En la antigua Roma y Grecia se usaba tanto como medicina como en alimentos.
Dioscórides, un médico griego, lo recetó a mujeres jóvenes para que masajearan la piel y mantuvieran un cutis hermoso. Los soldados de Julio César comieron pan hecho de raíces de alcaravea. Alcaravea es probablemente una de las especias que más se ha usado. En la Edad Media, su uso se había extendido por toda la Península Arábiga y el norte de Europa y, como evidencia de su uso, se encontraron semillas en los restos de ruinas hundidas en algunos lagos suizos. Algunos escritos del siglo XVII relatan el uso de alcaravea en pan, dulces y ensaladas de frutas.

Descripción –
Alcaravea se obtiene de las semillas de la planta Carum carvi. A menudo se confunde con otras especias, como el comino (Cuminum cyminum L.) del cual difiere poco o con el comino negro (Nigella sativa L.) con el que difiere tanto en aroma como en consistencia.
Esta especia se obtiene de las semillas de la planta homónima, que es un arbusto de hasta 50 cm de altura, con hojas alargadas y delgadas, similares a las de las zanahorias.
Las flores son blancas, de color carne o rosa brillante, reunidas en inflorescencias en forma de paraguas y florecen de mayo a septiembre.
Los frutos (la especia real), llamados incorrectamente semillas, son cónicos negros en los extremos, de unos 5 mm de largo, rayados con 5 costillas claramente visibles y maduran en julio-agosto.

Ingredientes activos –
Las frutas Alcaravea son ricas en aceites esenciales (3 a 7%), incluida la carvona, responsable del aroma y el limoneno.
De las frutas Alcaravea se obtienen diversos compuestos que incluyen un aceite esencial (3-7%), ácidos grasos (10-18%), proteínas (20%), carbohidratos (15%), ácidos fenólicos (ácido cafeico), flavonoides ( quercetina, kempferol); Los taninos, alcaloides y terpenoides se encuentran de manera similar en el extracto acuoso de fruta.
El aceite de alcaravea está presente en todas las partes de la planta, pero su concentración es mayor en sus frutos y la forma extractiva generalmente utilizada es la destilación hidráulica.
Las condiciones ambientales de los cultivos contribuyen significativamente a la biodiversidad de Alcaravea, que produce frutos de baja calidad cuando la planta crece en climas excesivamente cálidos y secos; Las variables de calidad del fruto determinan una variación en la cantidad de los componentes principales, como los ácidos grasos.
Un estudio comparativo sobre los componentes principales de las frutas Alcaravea, de diferentes ecotipos, ha concluido, por ejemplo, que el ecotipo tunecino contenía una mayor cantidad de ácidos grasos (7.3%) que el ecotipo alemán (5.7%) y que Egipcio, que era el menos rico en ácidos grasos (2,9%). Del mismo modo, se encontró para todos los componentes fitoquímicos de las frutas.
Como se mencionó, la carvona y el limoneno son dos de los componentes principales del aceite esencial de Alcaravea, que representan aproximadamente el 95% de este. La carvona es un terpenoide soluble en alcohol y cloroformo. Sus enantiómeros se encuentran en la naturaleza, especialmente en el aceite de las semillas de alcaravea de los prados (Carum carvi), la menta verde (Mentha spicata) y el eneldo. Según la Farmacopea Europea, las frutas Alcaravea deben contener al menos un 3% de aceite esencial que contenga D-carvona (min. 50-65%) y limoneno (hasta 45%) como componentes principales y contener menos del 1.5% de carveolo y dihidrocarveolo. La D-carvona, es el componente principal de la Alcaravea, es responsable de su perfume característico.
Desde un punto de vista nutricional, las semillas de alcaravea tienen características interesantes: contienen una buena dosis de proteínas y grasas y también son ricas en fibra dietética.

Entre las sales minerales encontramos sobre todo concentraciones de potasio, sodio, zinc, fósforo, cobre, manganeso, hierro, magnesio y calcio; Entre las vitaminas prevalecen las del grupo A, B (en particular B1, B2, B3, B6), C, E y ácido fólico.

Propiedades y Usos –
En referencia a esta planta hay mucha confusión; a menudo se llama alcaravea, por ejemplo en Francia; en Alemania y otros países del norte se llama con nombres derivados del comino como: kummel. En Turquía también se llama «comino alemán» y esto crea un poco de confusión.
Los principales países productores de alcaravea son Holanda, seguidos de Canadá y Estados Unidos. Pero se cultiva en muchos países de Europa continental, que lo producen para el mercado interno. En Yugoslavia, hasta hace veinte años, se producían grandes cantidades y es por eso que, en 1963, se emitió un sello conmemorativo.
Entre las curiosidades se destaca cómo las semillas de alcaravea se colocaron cerca o dentro de un objeto considerado valioso porque se decía que lo protegía del robo. Por la misma razón, también se propagó en pollos y palomas. A partir de ahí, con el tiempo, el uso se extendió a las pociones de amor.
Desde el punto de vista de su uso, es una especia con un consumo casi mundial.
Además de las semillas, también es posible utilizar las raíces y las hojas hervidas, en ensaladas o como ingrediente aromático en sopas y salsas.
La especia se vende como frutas enteras y como polvo obtenido al molerlas.
La especia tiene un aroma picante similar al anís con un sabor muy aromático, dulce pero picante y cálido. Escala de intensidad: 3.
La especia, como se mencionó, ha sido conocida por sus virtudes digestivas desde la antigüedad. Además de promover procesos gástricos y estimular el apetito, ayuda a restaurar la parte óptima de la flora bacteriana y tiene una eficacia carminativa al facilitar la eliminación del gas intestinal.
Para el beneficio del intestino, además, estas semillas tienen propiedades antibacterianas que las hacen adecuadas para combatir infecciones.
Incluso el sistema respiratorio puede aprovechar la actividad beneficiosa de las semillas de alcaravea, gracias a los vapores del aceite esencial contenido en ellas.
También tiene un efecto expectorante ideal en caso de tos y resfriado. La acción para contrarrestar la acumulación de colesterol también es importante, debido a la cantidad de fibra dietética que disminuye la absorción de colesterol LDL al reducir su nivel.
Además, el aceite esencial, que se extrae por destilación, entra en la preparación de jabones y colonias.
Entre las contraindicaciones, debe recordarse que la ingesta de semillas de alcaravea y el aceite esencial relacionado está contraindicada para niños menores de tres años y mujeres embarazadas.
Además, el uso de aceite esencial está prohibido en el caso de enfermedades hepáticas o hipersensibilidad comprobada a uno o más componentes.
En general, la dosis permitida diariamente para evitar efectos secundarios varía desde 1,5 gramos hasta un máximo de 6.

Preparaciones –
Para el uso de Alcaravea se recomienda comprar las frutas, si es posible enteras, porque, como todas las especias, ricas en aceites esenciales, tienden a perder su aroma, si se han molido durante algún tiempo.
Además, si considera que el aroma de alcaravea es demasiado fuerte, coloque las semillas en un paño antes de agregarlas a los platos en la cocina para poder eliminarlas al final. Tostar ligeramente las semillas antes de agregarlas a los platos de queso o papa o guisantes con los que van particularmente bien. Agregados en los últimos 15 minutos de cocción, para evitar la propagación de un sabor ligeramente amargo, los guisos, sopas y chucrut hacen que estos platos sean deliciosos. Extiéndelos sobre pasteles con especias antes de entrar al horno.
La fruta Alcaravea se utiliza para dar sabor a carnes guisadas y otros platos, especialmente en la cocina de Europa Central y Escandinavia. También se usa para dar sabor a tipos particulares de queso y brandy.
También se usa ampliamente en el campo de la medicina herbal, como se mencionó, por sus virtudes medicinales capaces de facilitar la digestión y eliminar el meteorismo y por el leve efecto antiséptico intestinal.
Los aceites esenciales se utilizan en la industria cosmética por su fragancia.
Las raíces de la planta son comestibles y se pueden comer hervidas, como las zanahorias.
En el Líbano se usa en Meghli, un budín típico con harina de arroz, anís, canela y, de hecho, Carum carvi. Por lo general, está preparado para celebrar el nacimiento de un niño y se ofrece a los invitados en tazas, generalmente con coco rallado y frutas secas en la parte superior.
Alcaravea, muy querido en Europa, tanto en el norte como en el centro, entra en la composición del pan de centeno y numerosos postres, platos de chucrut, ensalada de repollo, ensalada de col. En forma de extracto, se utiliza para dar sabor a ciertos licores (Kummel y Shnapps). Es bastante utilizado en el norte de África, especialmente en Túnez, donde entra en la composición de Harissa, una salsa a base de ají, ajo y aceite.
Esta especia se puede tomar a través de infusiones o decocciones, para prepararse infundiendo una cucharadita de semillas picadas dentro de una taza de agua hirviendo y luego filtrando la bebida.

Guido Bissanti

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. El contenido es solo para fines ilustrativos y no reemplaza el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *