Dysaphis pyri

Dysaphis pyri

El áfido gris del peral (Dysaphis pyri (Boyer de Fonscolombe, 1841)) es un pequeño Rincote homóptero que pertenece a la familia Aphididae.

Sistemático –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Animalia, Subregión de Eumetazoa, Bilateral Arthropoda, Subphylum Hexapoda, Insecta Clase, Pterygota Subclase. Aphidoidea, Family Aphididae y luego al género Dysaphis y a la especie D. pyri.

Distribución geográfica y hábitat –
El Dysaphis pyri es una especie heterogénea, donde la planta hospedadora primaria es el Pero, y el hospedador secundario son los Gagli (Galium mollugo, G. aparine, G.sylvaticum). Vive y se reproduce en el área vegetativa de estas dos especies, en climas templados.

Morfología –
El Afide gris de la pera es un Afide muy similar y cercano, sistemáticamente, al pulgón del Melo pero, menos peligroso, ya que rara vez afecta a los frutos, se reconoce porque los adultos son pulgones pequeños, largos desde 2.5 hasta 3 mm, de forma globular, color gris lila – gris oscuro, cubierto con una secreción de polvo blanco purpúreo. Las antenas son de color negro-amarillo al final. Las cornisas son negras, perpendiculares al cuerpo, más largas que la cola que tiene una forma cónica. El abdomen tiene una serie de manchas claras en los primeros 5 segmentos. Los alados tienen antenas negras. Estos pulgones viven en colonias, en brotes o debajo de las hojas.

Actitud y ciclo biológico –
El pulgón gris de Pero es, como se mencionó, un insecto dioico que realiza su ciclo en el peral (huésped principal) y en las plantas herbáceas espontáneas. Las generaciones fundadoras aparecen al final del invierno del cual se originan 4-6 generaciones partenogenéticas. Posteriormente se transfieren al huésped secundario y en otoño regresan al peral para poner sus huevos.
Los huevos de invierno se depositan en las grietas de las cicatrices de los pecíolos de los frutos. Se incuban a finales de marzo; Los jóvenes fundadores se presentan dentro de los brotes que están a punto de abrirse y los fundadores colonizan las hojas. Los alados aparecen a partir de la tercera generación y se reproducen en el Gagli. Los migrantes son visitados por muchas hormigas que, al implementar una acción simbiótica, los protegen de depredadores como Coccinelle, Sirfidi y diferentes himenópteros. Los sessupari alados aparecen a principios de septiembre y regresan al árbol de durazno.

Papel ecológico –
Tras la presencia del anidón gris del guisante, aparecen rizos cloróticos de las hojas y deformación de los brotes, a menudo acompañados de quemaduras y necrosis debido a la producción de la mielada.
Las hojas adheridas se arrugan mucho y transversalmente, asumiendo un color verde amarillento; La mielada causa en las hojas de las quemaduras, además, en esta sustancia azucarada, los fumaggini (setas) aumentan, lo que ralentiza aún más el crecimiento también por la disminución de la actividad fotosintética. Además, la curvatura de la hoja favorece la instalación de la Psilla del Pero común (Cacopsylla pyri).
Para la contención de las poblaciones de este áfido, es necesario seguir primero los criterios de agroecología que deben prepararse durante la planificación del pereto. La construcción de plantas especializadas, demasiado estrechas, sin la presencia de setos y especies de plantas que albergan a los antagonistas de este áfido son factores que pueden dificultar la contención del insecto. A estos se agrega a menudo la fertilización con fertilizantes nítricos y la falta de pasto que favorecen a este áfido en detrimento de sus depredadores.
La lucha contra el gris Afide de Pero debe, por lo tanto, seguir los criterios y metodologías de la lucha guiada e integrada; debe llevarse a cabo solo si, en un muestreo cuidadoso, la presencia del áfido se determina en el 5% de la vegetación controlada (5% de las plantas afectadas). Solo en casos realmente comprobados se debe realizar un tratamiento con productos específicos de aficidi, teniendo cuidado de evaluar la presencia de contaminantes e insectos útiles que podrían resultar dañados por estas intervenciones y favorecer a largo plazo la biocenosis de este insecto.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agrícola. Parte especial. Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *