Escina

El Escina

El Escina, cuya fórmula bruta o molecular es: C55H86O24, es un compuesto vegetal obtenido de la mezcla de saponinas contenidas en las semillas, la corteza y las hojas del castaño de indias (Aesculus hippocastanum L., 1753). Químicamente, la escina es una mezcla de saponinas, que son sustancias con propiedades antiinflamatorias, vasoprotectoras y vasoconstrictoras. Una vez extraído del castaño de indias, se purifica posteriormente para que sea adecuado para uso oral e intravenoso.
La sustancia, también contenida en algunas preparaciones medicinales, puede aumentar la resistencia y disminuir la permeabilidad de los capilares (acción anti-edema): por esta característica se utiliza en el tratamiento de varios tipos de edemas, en el caso de Varices y hemorroides, hematomas y moretones y fragilidad capilar. Por esta razón, la ingesta de productos a base de escina puede ayudar al proceso de disminución de la hinchazón y pesadez en las extremidades inferiores. Debido a que es capaz de aumentar la tonicidad de las paredes de los vasos sanguíneos y promover la contractilidad de las venas, reduciendo el estancamiento de la sangre en las extremidades inferiores y facilitando el retorno de la sangre al corazón, esta sustancia también se puede tomar en casos de insuficiencia venosa periférica.

Los estudios experimentales han demostrado que la escina no causa efectos dañinos en la mucosa venosa o gástrica intravenosa. El compuesto carece de efectos teratogénicos o embriotóxicos.
La actividad de la escina parece estar dirigida principalmente a inducir la síntesis de óxido nítrico endotelial, haciendo que las células endoteliales sean más permeables al calcio, y también induce la liberación de prostaglandina F2α.
La escina está contraindicada en sujetos que muestran hipersensibilidad conocida al principio activo oa alguno de los excipientes utilizados en la forma farmacéutica. También está contraindicado en sujetos con insuficiencia renal, trastornos hemolíticos previos, edema generalizado de origen cardíaco o renal.
Con los tratamientos basados ​​en el trance, se han notificado algunos trastornos del tracto gastrointestinal (dispepsia, náuseas, vómitos, diarrea, malestar y dolor abdominal) y del sistema nervioso (dolor de cabeza y vértigo). También ha habido trastornos de la piel y reacciones de hipersensibilidad (prurito, erupción cutánea, dermatitis y eccema, eritema multiforme, reacciones alérgicas graves a veces asociadas con hipotensión arterial y edema laríngeo).

Advertencia: La información reportada no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no sustituyen a los consejos médicos.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *