Quercus infectoria

Quercus infectoria

El roble de la galla (Quercus infectoria Olivier, 1801) es una especie arbórea perteneciente a la familia Fagaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, United Plantae, división Magnoliophyta, clase Magnoliopsida, orden Fagales, familia Fagaceae y, por lo tanto, al género Quercus y a la especie Q. infectoria.
Los términos son sinónimos:
– Quercus carpinea Kotschy ex A.DC.;
– Quercus grosseserrata Kotschy ex Wenz.
– Quercus puberula O.Schwarz;
– Quercus thirkeana K.Koch;
– Quercus amblyoprion Woronow ex Maleev;
– Quercus araxina (Trautv.) Grossh.
– Quercus boissieri Reut.
– Quercus goedelii Balansa y Kotschy ex A.DC.;
– Quercus inermis Ehrenb. ex Kotschy;
– Quercus microphylla J.Thiébaut 1948 no Née 1801;
– Quercus petiolaris Boiss. Y Heldr. 1853 no Benth. 1840;
– Quercus pfaeffingeri Kotschy;
– Quercus polycarpos Kotschy ex A.DC.;
– Quercus syriaca Kotschy;
– Quercus tauricola Kotschy;
– Quercus tenuicola Boiss.
– Quercus veneris A.Kern.
– Quercus woronowii Maleev.

Etimología –
El término Quercus proviene de quercus, el nombre latino para roble, una planta sagrada para Júpiter.
El epíteto específico de la infectoria proviene del tinte inficio, color: tinte, que sirve para teñir.

Distribución geográfica y hábitat –
Quercus infectoria es una planta originaria de Grecia y las islas del este del Egeo y Medio Oriente (Turquía, Chipre, Irán, Irak, Kurdistán, Líbano, Siria e Israel).
Esta planta también se encuentra en el sur y suroeste de Asia.

Descripción –
El quercus infectoria es un pequeño árbol de hoja perenne que crece en promedio de uno a dos metros de altura, pero que puede alcanzar los 5-6 metros y a menudo adquiere un aspecto arbustivo.
Los tallos están torcidos y tienen hojas oblongas y coriáceas, redondeadas en la base, con márgenes crenados o dentados, raramente lobulados, sostenidos por pecíolos de 3 a 4 cm.
En sus ramas se forman agallas debido a la picadura de un himenóptero cynipid, el Cynips tinctoria, dentro del cual hay sustancias con notable poder antibacteriano y utilizadas en medicina.

Cultivo –
El cultivo del roble de la galla es posible en las áreas mediterráneas con un clima similar al de las áreas de origen y también en suelos calcáreos.
Las plantas necesitan, especialmente en la primera fase vegetativa, ser sostenidas con riegos de rescate para que luego pueda terminar una mosca que las plantas han formado un sistema de raíz profunda.
En cuanto a otros robles, es necesario que las plantas jóvenes estén protegidas sobre todo de los rayos solares en la primera fase de la vida.

Usos y Tradiciones –
El Quercus infectoria es una planta conocida por albergar un parásito, el himenóptero cynipid Cynips tinctoria, que infecta la planta. La hembra del insecto perfora los brotes y pone sus huevos allí. La punción provoca la formación de agallas en las que los huevos eclosionan y salen las larvas que luego se convertirán en insectos adultos. La pared de las agallas que se forma es muy resistente y contiene una gran cantidad de taninos.
Quercus infectoria se puede usar como espesante en guisos o mezclado con cereales para hacer pan.
También se conoce como Majuphal en la medicina tradicional india, manjakani, donde se ha utilizado como polvo dental y en el tratamiento del dolor de muelas y la gingivitis.
Los taninos que se forman en las agallas tienen propiedades químicas únicas esenciales en la preparación de algunos marcadores utilizados en inmunocitoquímica.
Hoy en día, los extractos de esta planta también se usan ampliamente en la producción de preparaciones farmacéuticas, aditivos para alimentos y piensos, tintes, tintas y metalurgia.
Las agallas de Quercus infectoria contienen el nivel natural más alto de tanino (aproximadamente 50-70%), ácido siríngico, β-sitosterol, amentoflavona, hexametil éter, isocryptomerina, metil betulado, metil oleanate y hexagalloil glucosa.
También contienen 2-4% de ácido gálico y elágico, cada uno polimerizado para producir taninos.
Los taninos se han utilizado durante cientos de años con fines médicos y actualmente son indispensables en dermatología y se utilizan para la preparación de bronceadores.
Dentro de las agallas de la Quercus infectoria hay ingredientes activos que se han probado farmacológicamente para poseer propiedades astringentes, antidiabéticas, antitremor, antivirales locales, antibacterianas, antifúngicas, larvalidas y antiinflamatorias.
La amplia gama de actividades farmacológicas de esta planta podría justificar la efectividad de la preparación de extractos de Quercus infectoria que se utilizan ampliamente en Malasia para tratar muchos tipos de problemas de salud durante muchas décadas.
Además, el extracto de manjakani se usa en Malasia como una sustancia muy beneficiosa para las mujeres después del parto. Hasta el momento no se han reportado efectos peligrosos del extracto. Además, los árabes, persas, indios, malayos y chinos han usado tradicionalmente agallas después del nacimiento para tratar el flujo vaginal y las infecciones posparto relacionadas.
En el pasado, las agallas de Quercus infectoria eran ampliamente utilizadas para la producción de tinta.

Modo de preparación –
Aunque ampliamente utilizado en el pasado, su uso con fines farmacéuticos o para la producción de otras sustancias, como las tintas, ahora es prácticamente obsoleto, al menos en Occidente.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las Regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la farmacia del Señor, consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Atención: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimentarios están indicados solo con fines informativos, de ninguna manera representan una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimenticios.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *