Cómo crecer Adromischus

Cómo crecer Adromischus

Adromischus (Adromischus Lem., 1852) es un género de plantas de la familia Crassulaceae originaria de Sudáfrica.
Son plantas suculentas enanas que crecen en grupos con hojas muy carnosas que pueden tomar una forma redonda, cuneada o plana.
Si se exponen al sol, estas plantas adquieren un color moteado. Las flores brotan en el centro de la planta en forma de oreja.
Entre las variedades más conocidas de esta planta encontramos:
– Adromischus cooperi – Presenta hojas con borde ondulado y manchas de color púrpura. Tiene flores verdes con una parte central roja;
– Adromischus maculatus – Tiene hojas gruesas y carnosas dispuestas en una roseta, verde oscuro con manchas rojizas;
– Adromischus cristatus – Presenta hojas cuadradas de color verde con bordes ondulados. Las flores son vistosas y rojas y blancas.
En esta tarjeta veremos cómo crecer Adromischus considerando que es una planta que se presta bien para el cultivo en macetas pequeñas, ya que generalmente son plantas pequeñas que no alcanzan grandes alturas (a lo sumo 10-15 cm).
Las Adromischus son plantas que se propagan por esquejes, eliminando una hoja robusta y saludable que necesita curación durante un par de días.
Posteriormente, este corte debe enterrarse en un sustrato adecuado para plantas suculentas, colocando todo a una temperatura de 20 ° C.
Para luego hacer el cambio es necesario esperar a que las plantas hayan emitido y desarrollado el sistema de raíces, comenzando a crecer.
Debido a sus características y su origen, estas plantas se adaptan mejor a los sustratos de turba y arena. Además, ya sea que se cultive al aire libre (pero en áreas climáticamente cálidas) o en macetas, el sustrato debe ser altamente drenante para evitar la pudrición de la raíz.

En las macetas, se debe preparar una capa en el fondo compuesta de arcilla expandida o grava muy grande que permita la eliminación rápida del exceso de agua.
Se colocará otra capa de grava en la superficie del sustrato para dar un aspecto estético óptimo a estas plantas y para reducir la transpiración de la capa superior del suelo con el fin de reducir aún más las intervenciones de riego.
Para la exposición es necesario elegir ambientes brillantes y soleados, siempre que el sol directo no llegue a la planta durante demasiadas horas al día. La temperatura óptima para el crecimiento del Adromischus es entre 20 y 25 ° C. en su lugar, debemos tener cuidado a bajas temperaturas, ya que no tolera a aquellos por debajo de 5 ° C
Para el riego, recuerde regar estas plantas suculentas con mucho cuidado para evitar el estancamiento del agua. También es recomendable repararlo de la lluvia para evitar cantidades excesivas de agua.
La fertilización debe realizarse con una sustancia orgánica bien humificada en el período de vegetación.
Para la poda, recuerde que no es necesario, pero es una buena práctica eliminar las hojas secas y enfermas.
Entre las adversidades de estas plantas se encuentran las pudriciones de la raíz que crean la mayor preocupación; por esta razón, es una buena práctica evitar que el suelo se mantenga demasiado húmedo.
Además, las flores pueden ser atacadas por áfidos, especialmente cuando se usan por error fertilizantes de nitrógeno nítrico; Para los áfidos se puede utilizar cómodamente el jabón de Marsella.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *