Cómo podar el Avellano

Cómo podar el avellano

El nocciòlo (Corylus avellana L., 1753) es un árbol frutal de la familia Betulaceae que, especialmente en los últimos años, ha visto la introducción de técnicas de cultivo adecuadas para favorecer la mecanización total, ayudando a contener las principales fisiopatologías para reducir los costos de cultivo. , integrando las prácticas de defensa con el respeto al medio ambiente. De hecho, en lugar de los arbustos tradicionales, en las nuevas plantas se prefiere la forma de monocaule en las diferentes variantes: olla libre, monocono, ipsilon y seto.
En esta tarjeta veremos, sobre todo, cómo podar la avellana, teniendo en cuenta que la tendencia actual es aumentar la densidad de la plantación, sin embargo, teniendo en cuenta la necesidad de favorecer la mecanización y evitar la competencia en relación con el brillo, es aconsejable no ir por debajo de 5 m entre filas.
En la técnica de poda, se tiene en cuenta que la avellana es una planta particularmente animada en la emisión de brotes basales, de modo que, si no se gobierna, pronto se convierte en un arbusto intrincado. Por esta razón, es bueno que la poda se realice al menos una vez al año, para mantener el árbol productivo y funcional para la cosecha.
De hecho, la avellana es un arbusto espeso que crece muy alto y, si no está regulado, puede alcanzar incluso los 5 metros de altura. Además, debe tenerse en cuenta que la avellana es un árbol con buena resistencia al frío, lo que permite hacer cortes. poda durante toda la temporada de invierno, excepto en zonas con inviernos especialmente fríos.
Debido a las características vegetativas del avellano, la poda tiene varios objetivos:
– Contener los brotes de los retoños; Es una planta que tiende a producir numerosos retoños cada año. Por esta razón, es necesario intervenir con frecuencia para evitar que el árbol disperse sus recursos útiles en lugar de la producción de frutos.

– Mantener ordenado el arbusto; Es necesario intervenir para obtener un arbusto aireado y limpio para facilitar la recolección y una buena aireación en el interior del follaje. La avellana tiende a producir muchas ramas que se cruzan entre sí, por lo que la poda debe tener el objetivo de mantener un buen equilibrio interno.
– cepillar las ramas; demasiadas ramas leñosas, que tienen más de seis o siete años, se vuelven cada vez menos productivas. En este sentido, la poda tiene como objetivo mantener el parque joven, incluso en sus tallos principales.
– Reducir la altura y el tamaño de la planta; La avellana, como se mencionó, puede alcanzar incluso 5 metros de altura, por lo que es recomendable ajustar el eje para que no exceda los cuatro metros.
Ahora veamos el entrenamiento de poda. Esto comienza inmediatamente después de la plantación del eje de la joven avellana; aquí, a diferencia de otras especies frutales, las intervenciones complejas no son necesarias en esta etapa. El primer año es mejor si la planta es libre de crecer sin intervención, desde aquí durante al menos dos años tratamos de mantener el árbol ordenado limitando las ramas laterales, que deben ser adelgazadas.
Posteriormente, para la poda de producción, en las plantas de al menos cuatro años, la poda tiene como primer objetivo eliminar las ramas secas y siempre las ventosas del año. Procedemos de esta manera y después de la limpieza, seleccionamos de tres a cinco tallos principales, para empalar toda la planta. Estas ramas deben tener entre tres y cinco años. Con la poda posterior, renovará gradualmente estos barriles rejuveneciéndolos, evitando tener troncos de más de seis años. Esto maximiza el rendimiento del árbol.
En cuanto al período de poda, es necesario intervenir cuando la avellana se encuentra en estasis vegetativa, por lo tanto, antes de que emita los brotes de primavera. Por eso es necesario intervenir durante el invierno, desde noviembre hasta febrero. Incluso si la piedra es un árbol rústico y no teme especialmente el frío, si vive en un área donde el invierno es duro, es recomendable evitar los cortes en diciembre y enero y esperar hasta finales de febrero para podar.
Debe recordarse que la poda de producción debe realizarse anualmente para eliminar el 10-15% de la vegetación y dejar una buena cantidad de ramas con una longitud de entre 20 y 25 cm. El control de los retoños, en plantas especializadas, también se realiza con máquinas especiales.
Una técnica particular de poda de avellana es la de abbruttimento. Esta técnica consiste en engrosar el cabello y estimular las flores femeninas. Se practica rompiendo las ramas laterales de un año más vigoroso, dejando la pieza de rama desprendida. Debe hacerse entre julio y agosto, mientras que en invierno se cortará la rama eliminando la parte rota.
Como de costumbre las recomendaciones para las operaciones de poda; Utilice siempre herramientas adecuadas para el tipo de corte, bien afiladas y, sobre todo, desinfectadas. Además, es bueno que los cortes tengan una inclinación de 45 grados, lo que evita la permanencia de gotas de agua en el área de corte.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *