Cómo cultivar la belladona

Cómo cultivar la belladona

La belladona (Atropa belladonna L.) es una especie herbácea de la familia Solanaceae y es una de las plantas medicinales más peligrosas en el área del Mediterráneo; Tanto sus hojas como sus bayas son extremadamente tóxicas; Contiene un alcaloide, atropina, con un efecto rápido e inexorable, que actúa como antagonista de algunos neurotransmisores, disminuyendo las secreciones bronquiales, deteniendo la acción del nervio vago y modificando los latidos del corazón. También contiene escopolamina y Hysociamine, otros ingredientes activos utilizados hoy en día en medicina. Es una planta muy extendida en la naturaleza, en áreas no cultivadas y soleadas, y se ha utilizado en medicina durante siglos; en la antigüedad se usaba como anestésico, pero también como poderoso veneno. En esta hoja vemos cómo cultivar la Belladonna y los trucos que es útil seguir, incluso si se trata de una planta que el hombre rara vez introduce en los jardines porque no es muy agradable estéticamente, además, el cultivo no es simple; En la naturaleza, la germinación de las semillas ocurre solo después de una larga vernalización o debido al paso en el estómago de un animal.
En su lugar, se cultiva intensivamente porque hay una demanda considerable de extractos de la industria farmacéutica, fitoterápica y homeopática.
Dado que la siembra de Belladonna no es fácil, es necesario seguir algunas precauciones. En primer lugar, las semillas deben ser vernalizadas, luego pasar el invierno afuera (o en el refrigerador); Posteriormente, antes de sembrarlos, deben sumergirse en agua caliente para matar un parásito que tiende a alimentarse de los brotes recién nacidos. Puede comenzar desde un semillero caliente o en un ambiente más cálido, preparado con tierra esterilizada con vapor y luego transplantado en mayo en tierra ligera, bien drenada y ligeramente calcárea. Como la germinación es muy lenta (4-6 semanas), siempre es recomendable usar varias semillas porque el porcentaje de germinación es bajo. Antes de transplantar, limpie bien el área donde se cultiva para evitar los ataques de parásitos (de los cuales el sombreado es muy sensible) y la competencia de otras malezas.

 

La atropa belladona también puede reproducirse mediante recortes a principios de verano. En este caso, se toman segmentos de aproximadamente 10 cm para insertarse en un suelo muy liviano y se mantienen en la sombra siempre húmedos. La división de raíces es también un método aplicable; Esto se hace en cambio en el mes de abril. Las muestras deben extraerse del suelo y dividirse de modo que cada parte de la raíz tenga al menos un brote.
Para la fertilización, la mezcla ideal es la preparada previamente con siembra y estiércol. La fertilización no debe hacerse en exceso para no causar una vegetación excesiva que afecte el contenido de alcaloides.
Son plantas que también se colocan debajo de otros árboles, porque aman la sombra, y deben protegerse del frío del invierno a través del uso de mantillo vegetal para proteger las plantas de crecimiento de la maleza fría y previene.
La recogida de hojas con fines medicinales puede comenzar a partir del tercer año. En general, los ciclos de recolección son dos: uno en mayo y otro en septiembre, teniendo cuidado de no desarmar completamente la muestra y elegir solo las hojas perfectas, verdes y no atacadas por plagas.
En el cultivo intensivo, cuando las plantas alcanzan la edad de seis años, se extraen del suelo, ya sea manual o mecánicamente. Las raíces se lavan, se secan y luego se venden.
En cuanto a los parásitos, los más temidos son los escarabajos que se alimentan de las hojas perforándolos y haciéndolos inutilizables y no vendibles; estos ataques se ven favorecidos por la exposición al sol y la tierra seca (el acolchado es muy útil).
Uno recuerda una vez más que la belladona es una de las plantas más tóxicas del hemisferio oriental. Las bayas son el mayor peligro, especialmente para los niños, ya que tienen un aspecto muy atractivo y un sabor dulce. El consumo de dos a cinco bayas puede ser letal para un adulto. Sin embargo, la parte más tóxica es la raíz, incluso si la concentración de alcaloides puede variar considerablemente entre las variedades individuales diseminadas en diferentes áreas o debido a los métodos de cultivo. Además, las hojas también tienen una buena concentración y pueden ser fatales. Los conejos, ovejas, cabras y cerdos no tienen problemas para alimentar a la planta y muchas aves también son inmunes y se alimentan de bayas y semillas. Los perros y gatos, por otro lado, son sensibles y, por lo tanto, se debe tener especial cuidado.
El valor comercial de las plantas se establece de acuerdo con la cantidad de alcaloide presente en las raíces.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *