Cómo hacer crecer glicinas

Cómo hacer crecer glicinas

Il Glicine (Wisteria Nutt.) Es un género de plantas trepadoras perteneciente a la familia Fabaceae (Leguminosae); el nombre del género fue atribuido en honor a Gaspare Wistar (1761-1818) quien fue un erudito anatomista de Filadelfia. En esta hoja veremos las nociones fisiológicas más importantes y cómo cultivar glicinas. Estas son plantas de las cuales algunas especies pueden alcanzar un tamaño considerable con decoraciones de paisajes, colores y aromas de absoluta importancia. Por esta razón, la glicina es una de las plantas trepadoras más buscadas y extendidas; entre las especies más cultivadas, mencionamos la Wisteria sinensis (Sims) DC., originaria de China y la Wisteria floribunda (Willd.) DC., originaria de Japón. La planta de glicinas necesita un suelo arcilloso profundo y fresco, rico en nutrientes, incluso si se adapta a cualquier tipo de suelo, excluyendo los calcáreos.

Sin embargo, los riegos deben ser moderados, para obtener formas compactas y floraciones recolectadas; también es necesario realizar una poda «spur» cada año antes del reinicio vegetativo, es decir, se corta la caza durante un año y se dejan solo unos pocos brotes. Para algunas especies muy exuberantes también hay una poda de verano verde.
Además, durante los primeros dos años de la planta se recomienda proceder con fertilizaciones minerales ricas en fósforo y potasio (y por esta razón el uso de cenizas es óptimo), elementos que ayudan a la maduración de los brotes.
Para aquellos que quieran cultivar la glicina en maceta, es aconsejable usar las del grupo Brachybotrys, originarias de Japón. De hecho, estas glicinas tienen un desarrollo menor en comparación con las especies Wisteria sinensis y Wisteria floribunda y se caracterizan por ramas más delgadas y flores fragantes y bastante grandes, recogidas en racimos cortos y en cuclillas. Entre estas especies, mencionamos: Wisteria brakybotrys Shiro Kapitan Fuji, Wisteria brachybotrys Showa Beni y Wisteria brachybotrys Iko Yama Fuji. En cualquier caso, los recipientes deben ser de dimensiones grandes y profundas para permitir un desarrollo radical adecuado. Las plantas jóvenes, para ser cultivadas en macetas, deben podarse oportunamente para formar pequeños árboles característicos y muy florecientes.
Recordamos que la glicina es una excelente planta ornamental para cubrir paredes, pérgolas, vallas o trepar árboles, jardines y terrazas gracias a su rápido desarrollo;
La glicina puede estar sujeta a algunos parásitos, entre los cuales los más «aburridos» son los áfidos, especialmente durante el período de primavera, y los ácaros; además, en suelos con contenido calizo mínimo puede ser más fácilmente susceptible a la clorosis, debido a la falta de disponibilidad de algunos elementos como el hierro.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *