La incoherencia de la agricultura moderna

La incoherencia de la agricultura moderna

Cuando, después de la Segunda Guerra Mundial, también se produjo la gran corriente de innovación en la agricultura, se pensó que, en poco más de medio siglo, las cuentas ya no volverían.
La transición de la agricultura tradicional a la agricultura intensiva, industrializada y «moderna» ha dejado de lado los principios de la termodinámica, aparte de todas las escuelas y los discursos agronómicos.
Los principios de la termodinámica determinan si un proceso es energéticamente válido o si no es adecuado.
El parámetro de evaluación de este aspecto es una magnitud llamada: Entropía.
En un proceso de alto rendimiento, esto tenderá a cero, en uno de bajo rendimiento tenderá al infinito (la termodinámica no es una opinión).
Bueno, la principal diferencia entre la primera agricultura (que contrató a la llamada «tradicional» y «moderno» es que el primero se basaba, aun sin saberlo, en el ciclo termodinámico cerrado, donde la empresa «célula» de todo el ciclo energético tendía a ‘ equilibrio y donde la producción de Entropy era baja. Recordamos que la entropía es una magnitud que en el universo, considerada como una célula cerrada, tiende a aumentar (siempre el docet físico).
En el negocio celular realizado de acuerdo con los principios de la antigua modelo energético agronomía era endógeno y este modelo ha sido desarrollado a través de siglos de observación, la experiencia y sancionado por los grandes tratados de agronomía.
Recordamos Catón, Columela, Varrone, Palladio, la obra naturalista de Plinio el Viejo, y luego pasar a la Edad Media con los compendios clásica tales como De agris de Isidoro di Siviglia, el Libro de la agricultura de Ibn-el-Awwam91 (XII sec.) y los libros Ruralium commodorum de Pier de Crescenzi (finales del siglo XIII) y así sucesivamente hasta el gran desarrollo de los Tratados de los siglos XIX y XX.
Estas golosinas en la práctica siempre sancionan lo mismo (deben leerse para comprender el significado de mis afirmaciones): la célula corporativa tuvo que proporcionar todo el proceso termodinámico. El ciclo debía tener lugar internamente, y la única fuente de energía real (el sol) era suministrar la dinámica de la fertilidad del suelo, el mantenimiento de la biodiversidad y el ciclo del agua y del aire.
Entonces alguien comenzó a decir que los rendimientos de las producciones agrícolas podrían aumentar sin rediseñar todo el sistema agrícola «termodinámico».
El resultado final es que el rendimiento, según algunos estudios, se ha caído incluso en algunos casos a 1/10 del original y que el aumento aparente en los rendimientos está pagando el medio ambiente (y por lo tanto todos nosotros) con la pérdida de :
fertilidad del suelo (recuerde que toma miles de años restaurar un suelo cm);
biodiversidad (erosión genómica) que ya no puede ser restaurada;
recursos hídricos (el proceso de purificación del agua, principalmente a partir de algunas síntesis y metales pesados, es de alrededor de cientos de años);
recurso aéreo (donde casi las mismas reglas se aplican al ciclo del agua);
salubridad de los alimentos que se cultivan en estas condiciones, etc. etcétera etc ..
Este escenario se ha unido a los economistas modernos han alterado aún más el antiguo conocimiento de la agronomía (que nunca se puede separar de la sociología) reduciéndolo a meras parámetros e indicadores económicos, que a menudo no tienen forma o ninguna Antropológico termodinámico.
Ahora hay que arremangarse para reconstruir una nueva (pero un poco «vieja como las montañas») cultura que devolver la observación de los principios y códigos de la naturaleza (que no es sino la aplicación práctica de las leyes de la termodinámica son) llevar la agricultura al hombre y el respeto por el planeta.
No es solo una nueva Ciencia (holística y epistemológicamente correcta) sino que una nueva generación de agricultores que respetan las reglas de la Naturaleza debe nacer de nuevo.
¿Quién proveerá para esa revolución? ¡No las multinacionales o la «política» de los economistas y defensores del mercado libre!
Es necesario partir de una ciencia de Juntos que puede jugar no puede humillar a la Agricultura reduciéndola a una serie de números desconectados entre sí; Para hacer esto, necesitamos elevar la profundidad de nuestro Pensamiento al alimentarlo nuevamente a esa espiritualidad que fue marginada sin darse cuenta de lo que fue marginado.
A. Einstein dijo a este respecto: «Durante el último siglo, y en parte desde el anterior, fue generalizado que había un conflicto inequívoco entre el conocimiento y la fe. Entre las mentes avanzadas dominaba la creencia de que la fe debería ser reemplazada cada vez más por el conocimiento; la fe que no estaba basada en el conocimiento era superstición, y como tal fue contrarrestada. De acuerdo con esta concepción, la única función de la educación era abrir el camino a la reflexión y el conocimiento, y la escuela solo cumplía ese propósito. Es probable que ocurra raramente, si alguna vez sucede, expresar la visión racionalista en una forma tan grosera […].
La vida es algo mucho más complejo que el encarcelamiento donde exiliaron una economía moderna y en ella, como ahora es una opinión cada vez más popular entre los físicos modernos «Todo es más que la suma de las partes».

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *