COP 21 y Agricultura

COP 21 y Agricultura

La Conferencia de Río sobre el Cambio Climático, la COP 21 y CMP 11, como se sabe, se llevó a cabo en París, Francia, del 30 de noviembre al 12 de diciembre de 2015. Esta Conferencia fue la 21ª reunión de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático (CMNUCC)
Desde 1992 y la undécima sesión sobre la aplicación del Protocolo de Kyoto de 1997.
El objetivo de la conferencia fue concluir, por primera vez en más de 20 años de mediación de las Naciones Unidas, un acuerdo climático vinculante y universal, aceptado por todas las naciones.
La conferencia negoció un acuerdo global sobre la reducción del cambio climático, cuyo texto fue un consenso de los representantes de los 195 partidos participantes. El acuerdo pasó a ser jurídicamente vinculante, si lo ratificaban al menos 55 países juntos que representaban al menos el 55% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Las partes tuvieron que firmar el acuerdo en Nueva York entre el 22 de abril de 2016 y el 21 de abril de 2017, y también adoptarlo dentro de sus sistemas jurídicos (a través de la ratificación, aceptación, aprobación o adhesión).

De hecho, dentro del plazo previsto, el acuerdo ha sido ratificado por 175 países.
Según el comité organizador antes de que comenzaran las conversaciones, el resultado clave fue establecer un acuerdo para establecer el objetivo de limitar el crecimiento del calentamiento global a menos de 2 grados Celsius (° C) en comparación con los niveles preindustriales. . El acuerdo proporciona una emisión de gases de efecto invernadero antropogénica de cero alcance durante la segunda mitad del siglo XXI. En la versión adoptada del Acuerdo de París, las partes también se comprometerán a «continuar los esfuerzos para» limitar el aumento de 1,5 ° C en la temperatura. Según algunos científicos, el objetivo de 1.5 ° C requerirá el comienzo de «cero emisiones» de un período entre 2030 y 2050.
Como sucede a menudo en la historia, los eventos nunca caminan solos. La COP21 siguió unos meses la publicación de la «Loado seas» por el Papa Francesco que causó no poca influencia en él: la encíclica entrar en los méritos de una acción contra el cambio climático.
El 12 de diciembre de 2015, los 196 países participantes acordaron al final de la conferencia y unánimemente un pacto global llamado el Acuerdo de París para reducir las emisiones como parte del método de reducción de gases de efecto invernadero. En el documento de 12 páginas, los miembros acordaron reducir su producción de monóxido de carbono «tan pronto como sea posible» y hacer todo lo posible para mantener el calentamiento global «muy por debajo de 2 ° C» por encima de los niveles preindustrial. El canciller francés Laurent Fabius dijo que este plan «ambicioso y equilibrado» fue un «punto de inflexión histórico» para el objetivo de reducir el calentamiento global.
Durante el trabajo de la COP21 en todo el mundo, más de 600,000 personas asistieron a manifestaciones en favor de un acuerdo fuerte (lo cual hubiera sido más cierto si no se hubieran celebrado manifestaciones y reuniones públicas en París debido a los pocos ataques terroristas semanas antes de la conferencia).
Pero en el acuerdo parece débil, y sobre todo no hay una recaída significativa, la posición de las políticas agrícolas en todo el mundo y Europa en particular.
La agricultura es una de las principales causas de la destrucción de los bosques, especialmente en los países tropicales. Bosques cuyos recursos dependen directamente de 1.600 millones de personas, así como el propio clima del planeta porque, bien recordado, contienen mucho más carbono que toda la atmósfera actual. La resolución de la destrucción y degradación de los bosques (como lo establece el Quinto Objetivo de Desarrollo Sostenible) es, por lo tanto, una de las acciones de mitigación individuales más importantes del cambio climático.
Pero también son los Sistemas Agrícolas que deben someterse a una renovación total.
Para Richard McNally (Smart Development Works), un enfoque de múltiples partes interesadas para la planificación de la producción de alimentos, así como el apoyo financiero de los gobiernos es crucial. Otra autoridad en la industria, Richard Donovan (Rain Forest Alliance) finalmente se ha enfocado en la importancia de crear sistemas de monitoreo efectivos basados ​​en indicadores claros y definidos para que las empresas agrícolas puedan demostrar los resultados de sus esfuerzos emprendido para reducir su impacto en los ecosistemas.
Por lo tanto, existen instrumentos para reducir el impacto de la agricultura en los ecosistemas, al tiempo que se garantiza una producción suficiente para apoyar el crecimiento de la población mundial.
Pero todas estas son solo buenas intenciones y nobles objetivos.
De hecho falta una ausencia casi total de reglas que se presentará al sector agrícola que van desde los índices de compatibilidad de negocio para ser incluido en los Programas de Desarrollo Rural (PDR) para la ordenación del territorio y en las nuevas estructuras y relaciones de reciprocidad entre la producción y el consumo agrícola. Redes de distribución, acortamiento de cadenas, modelos agrícolas y humanos ecosostenibles, sistemas de embalaje, etc.
Todo esto quiere decir que el sector agrícola no se puede dejar en virtud de los medios de comunicación la especulación libre mercado de los parámetros de ingresos agrícolas independientes de los balances de energía y otros demagogia poco ortodoxo que también imponen contra la ciencia y la tecnología como la única verdad.
Ha llegado el momento de abordar la cuestión de la nada y esto, si hubiera comprendido, es un tema lo suficientemente importante como para participar en un solo tema: hambre en el mundo, el cambio climático, los ecosistemas y el bienestar futuro de toda la humanidad.
De lo contrario, vanificheremo la gran encíclica de Francisco, quien, casualmente (por lo andatela lectura) aborda el tema con un enfoque totalmente y diametralmente opuesta a la de una Hacienda en base a un reduccionismo científico sin precedentes.
¿Todavía es demasiado poco porque la Política comienza a ocuparlo en lugar de establecer cualquier otra cosa en el Producto Interno Bruto (PIB)?

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *