Cómo cultivar Epidendrum

Cómo cultivar Epidendrum

El Epidendrum es un género de plantas (Epidendrum L., 1763) de la familia Orchidaceae en el que encontramos alrededor de 1,000 especies.
Es un género muy diferente donde las diversas especies pueden tomar diferentes tamaños: pequeño, muy alto (hasta 3 metros de altura), con grandes pseudo-bulbos o con tallos delgados y largos como cañas.
Los Epidendrum también son muy adecuados para cruces con géneros similares (especialmente con Cattleya) y se encuentran entre las especies más bellas del mundo vegetal.
Entre las especies cultivadas recordamos:
– Epidendrum aromaticum – planta originaria de México y tiene flores blancas y amarillas muy fragantes que se desarrollan en racimos colgantes;
– Epidendrum atropurpureum: una especie nativa de Centroamérica, tiene pseudobulbos con dos hojas, las flores tienen un pedúnculo de color rojizo, el labelo es blanco con manchas rojo-violetas;
– Epidendrum brassavolae: una especie nativa de Guatemala, con bulbos pseudo-ovalados largos que tienen dos hojas y flores erectas de color amarillo verdoso y el labellum puede ser rojo o blanco;
– Epidendrum falcatum: también originario de México, con pseudobulbos muy cortos y hojas falcadas, colgantes y rígidas; tiene flores de color verde-blanco y el gran labellum blanco de tres lóbulos tiene un lóbulo central estrecho, mientras que los lóbulos laterales son anchos y alados;
– Epidendrum medusae – planta nativa de Ecuador con tallos colgantes que en el ápice muestran florido-verde-amarillo con el pellizo franjado púrpura;
– Epidendrum vitellinum: nativo de México, con pseudobulbos de forma ovalada y dos hojas que en el ápice tienen flores rojas con un labellum amarillo-naranja.
En esta tarjeta vemos cómo cultivar el Epidendrum teniendo en cuenta las necesidades pedológicas y climáticas.
Comencemos con el sustrato. Esto debe consistir principalmente en tierra universal, aligerada con trozos de esfagno y trozos de corteza, una composición que ayuda a mantener el sustrato húmedo y fresco.
En cuanto al brillo, es necesario elegir posiciones muy brillantes pero no en contacto directo con los rayos del sol. En invierno se deben cultivar en casa o en invernaderos, pero para fomentar la floración, es aconsejable garantizar a las plantas un período de descanso vegetativo, con temperaturas inferiores a 15 ° C.
Por esta razón, en invierno las plantas deben colocarse en un lugar protegido del frío, en una posición luminosa y en un área sin calefacción de la casa, con temperaturas máximas por debajo de los 15 ° C.

Una vez en el período que va desde la primavera más calurosa hasta el verano, las plantas deben moverse al aire libre, teniendo cuidado de colocarlas donde los rayos del sol no las alcancen.
Sin embargo, las variedades con barriles largos y delgados como los bastones requieren una temperatura más alta.
Veamos los suministros de agua.
Digamos que, en general, estas plantas no necesitan riego excesivo y es suficiente para mantener el suelo fresco y húmedo. Durante los meses más fríos se puede agregar agua cada 8-10 días, mientras que durante los meses más cálidos se debe reducir la distancia entre un riego y el otro, siempre teniendo cuidado de evitar cualquier estancamiento.
Un énfasis en la calidad del agua, lo cual es cierto para prácticamente todas las orquídeas. Esto debe tener una salinidad muy baja, con un bajo contenido de piedra caliza, por lo que si no está en presencia de agua con estas características, puede usar una mezcla de su agua con agua desionizada, aumentando el porcentaje de agua desionizada tanto como el agua en la red El agua u otra fuente está cargada de sales.
En lo que respecta al método de riego, el mejor método es por inmersión, que consiste en tomar un tazón en el que colocar el jarrón con la orquídea y llenarlo con agua hasta el borde exterior del jarrón; en este punto, la maceta debe dejarse sumergida hasta que la corteza en la superficie de la maceta haya absorbido el agua, deje que drene bien y vuelva a colocar la maceta en su lugar; de esta manera tendremos el sustrato bien humedecido sin que el agua se estanque en el platillo.
Dentro de la disponibilidad de agua para el Epidendrum, se debe contar el agua total, que también proviene de la humedad del aire.
Para aumentar la cantidad de agua en el aire es importante vaporizar las plantas, pasablemente cuando no están en flor, y con agua desmineralizada, para no manchar las hojas de piedra caliza; Si nuestra casa está muy seca, además de vaporizar las plantas, podemos equiparnos con un humidificador frío, para colocarla en la habitación donde guardamos las plantas, o podemos colocar nuestros pisos en platillos grandes, en el fondo del cual mantendremos constantemente la arcilla y algunos centímetro de agua que al evaporarse aumentará la humedad del aire.
Pasemos a la fertilización: esta operación debe llevarse a cabo desde el comienzo de la primavera, hasta que notemos los primeros brotes florales; Debe proporcionar fertilizante para las orquídeas cada 10-12 días. Cuando el Epidendrum comienza a florecer, debemos dejar de fertilizar. Estas orquídeas tienen la particularidad de florecer incluso durante muchos meses, porque una vez que las flores se marchitan, se producen otras nuevas en el ápice del tallo; Para mantener la planta bella y saludable, periódicamente eliminamos las flores marchitas, con la ayuda de una pequeña tijera afilada.
Finalmente la técnica de multiplicación. Esto puede suceder ya sea por división de las raíces o por corte.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *