La erosión del suelo en Europa

La erosión del suelo en Europa

Según estudios recientes, se estima que aproximadamente un 11,4% del territorio de la Unión Europea (UE) se ve afectado por una erosión del suelo de moderada a alta (más de 5 toneladas por hectárea por año). Esta estima-ción es ligeramente inferior a las estimaciones anteriores de que el 16% de la superficie de la UE se ve afectada por la ero-sión del suelo. Este tipo reducido se debe principalmente a la aplicación de prácticas de gestión contra la erosión del suelo que se han aplicado en los Estados miembros durante la últi-ma década. Alrededor del 0,4% de la superficie de la UE sufre una erosión extrema (más de 50 toneladas por hectárea y año).

1 – Clasificación erosión del suelo debido al agua

2 – Pérdida del suelo debido al agua

3 – Pérdida de suelo en tierras de cultivo

Se calcula que el 12,7% de las tierras cultivables de la UE sufren de erosión moderada a elevada. Esto equivale a un área de 140 373 km² (más de toda la superficie de Grecia).
Las tasas medias de erosión del suelo por agua en la UE ascendieron a 2,46 toneladas por hectárea por año. La pérdida anual total de suelo se estima en 970 megatoneladas.
Las praderas y pastos permanentes ocupan alrededor del 9,3% de las tierras erosivas en la UE-28. Se estima que alrededor del 10% de los pastos permanentes sufren de erosión moderada a severa, lo que equivale a unos 38.900 km². Esto demuestra la importancia de mantener una cubierta vegetal permanente como mecanismo para combatir la erosión del suelo.
Las medidas de conservación y ordenación (reducción de labranza, manejo de residuos vegetales y cultivos de invierno, contorno, muros de piedra, márgenes de césped) tuvieron un impacto significativo en la reducción de la pérdida de suelo (9,5% en promedio) en la UE durante la última década.
La erosión puede definirse como el desgaste de la superficie terrestre por fuerzas físicas tales como lluvia, agua corriente, viento, hielo, cambio de temperatura, gravedad u otros agentes naturales o antropogénicos que abrasan, separan y remueven el suelo o el material geológico desde un punto sobre La superficie de la tierra para ser depositada en otra parte. Cuando se utiliza en el contexto de presiones sobre el suelo, la erosión se refiere a la pérdida acelerada de suelo como resultado de la actividad antropogénica, en exceso de las tasas aceptadas de formación de suelo natural.

La pérdida de suelo conduce a una disminución de la materia orgánica y el contenido de nutrientes, la descomposición de la estructura del suelo, una reducción del agua disponible del suelo almacenada, lo que puede conducir a un mayor riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra en áreas adyacentes. Los nutrientes y el ciclo del carbono pueden ser alterados significativamente por la movilización y la deposición del suelo, ya que el suelo erosionado puede perder entre el 75 y el 80% de su contenido de carbono, con la consiguiente liberación de carbono a la atmósfera. La erosión del suelo afecta fuertemente al medio ambiente y tiene altos costos económicos; Para mitigar estos efectos, se requieren estrategias de conservación del suelo y del agua.
La erosión del suelo por el agua es una de las formas más extendidas de degradación del suelo en Europa. El mapa 1 muestra la erosión del agua en todas las superficies de la UE. Este mapa presenta el nivel medio de erosión hídrica del suelo en las zonas administrativas según el nivel NUTS 3 con un rango que va de un nivel muy bajo (menos de 1 tonelada por hectárea por año) a un nivel considerado alto (más de 20 toneladas por Hectárea por año). El mapa 2 representa la erosión hídrica estimada en toneladas por hectárea y año con una resolución de tierra de 100 mx 100 m en todas las superficies terrestres de la UE.
Varios países de la parte meridional de Europa muestran tasas de erosión media significativamente superiores a la media de la UE. Sin embargo, los países con bajas tasas de erosión media pueden contener áreas donde las tasas de erosión son significativamente más altas (y, por supuesto, viceversa).
En la UE, uno de los principales instrumentos políticos para promover una agricultura más respetuosa con el medio ambiente fue introducido por la reforma de la Política Agrícola Común (PAC) en 2003, a través de la llamada «condicionalidad». Según este mecanismo, los pagos de apoyo a los agricultores estaban condicionados por el respeto de las normas ambientales, de bienestar animal y de inocuidad de los alimentos. Esto dio lugar a la definición de buenas condiciones agrícolas y medioambientales (GAEC) establecida en primer lugar por el Reglamento (CE) nº 1782/2003 del Consejo y posteriormente por el Reglamento (CE) nº 73/2009 del Consejo. La prevención de la erosión de los suelos y el mantenimiento de la materia orgánica del suelo eran dos de los requisitos de las GAEC, que cada Estado Miembro debía abordar mediante normas nacionales / regionales, tales como: i) mantenimiento mínimo de la cubierta del suelo; Iii) mantenimiento del nivel de materia orgánica del suelo a través de prácticas apropiadas, incluida la prohibición de quema de rastrojos. La implementación de BCAA en las tierras agrícolas de los Estados miembros ha ayudado a reducir la pérdida de suelo Tarifas Dado que no se disponía de datos estadísticos sobre labranza reducida, la cubierta del suelo, los residuos vegetales, el cultivo de contornos, los terrazas y los márgenes de hierba antes de la aplicación de las BCAE en 2003, se planteó la hipótesis de que esas prácticas de gestión no se aplicaban o sólo se aplicaban en una medida muy limitada . Las GAEC han contribuido a reducir la erosión general de los suelos de 2,71 toneladas por hectárea por año a 2,46 toneladas por hectárea por año (disminución del 9,5%). La mayor reducción de la pérdida de suelo debido a la aplicación de las BCAA fue en tierras de cultivo (reducción media del 20,2%).
El aumento de la conciencia entre los científicos y los responsables políticos sobre el problema de la degradación de los suelos a través de la erosión en Europa ha hecho que la cuantificación de su alcance e impacto sea una necesidad urgente. La identificación de áreas que son vulnerables a la erosión del suelo puede ser útil para mejorar nuestro conocimiento sobre el alcance de las áreas afectadas y, en última instancia, para desarrollar medidas para mantener el problema bajo control. Italia, Eslovenia, Austria, Malta, Grecia, España, Croacia, Chipre y Rumanía tienen tasas medias superiores a la media europea. Sin embargo, estos valores pueden ser engañosos, ya que pueden enmascarar el hecho de que las tasas de erosión en muchas áreas pueden ser mucho mayores, incluso para aquellos países que tienen una baja tasa media de erosión. Lo contrario también es válido para los países con valores altos. Por otra parte, algunos países, principalmente en el sur de Europa, se caracterizan claramente por ser particularmente susceptibles a la erosión.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *