Humanidad y Agricultura: We need to start dreaming

Humanidad y agricultura: tenemos que empezar a soñar

Ya no poder sentir la armonía del silencio de la naturaleza o ya no poder mirar la profundidad de un cielo nocturno estrellado.
Un mal que parece involucrar a una humanidad ahora sorda a percepciones superiores, a profundidades distantes y olvidadas.
Un mal que nos ha dominado a todos y que nos impide racionalizar los pensamientos virtuosos.
Incapaz de analizar el mundo que nos rodea con ojos claros y ojos orgullosos.
Ese mal que, nacido con la cultura liberal y positivista, ha transformado todo lo que nos rodea en un objeto de subyugación y especulación y que, ahora, corre el riesgo de barrer a los mismos arquitectos que lo pusieron en acción: la humanidad.
Un mal que también se ha apoderado de lo «políticamente correcto» y que corre el riesgo de oscurecer definitivamente cada atisbo de conciencia presente en este planeta.
Un mal que ha transformado todo en finanzas, mercado, especulación, competencia … todos los términos que casi hacen hipótesis asfixiantes e imperceptibles de diferentes políticas.
Ese dios del dinero y las devoluciones bancarias y los diferenciales que, si no se respetan, excluyen cualquier forma diferente.
Un mal que ya ha eliminado, en nombre de la expansión, la globalización, los nuevos mercados, etc., civilizaciones enteras, territorios enteros y que, como un cáncer, ahora está digiriendo y devorando a sus diseñadores. Diseñadores de una creación menor a quienes les gustaría proponerse como una alternativa a la Creación, la que, desde los albores de la presencia del hombre en la tierra, siempre hemos admirado: infinito, complejo, armonioso, sinfónico, portador de la paz interior y el bienestar.
Ese bienestar que ya no podemos lograr, encerrado como estamos en parámetros, presupuestos, índices a respetar, PIB a respaldar.
En esta espiral, en este laberinto construido por nosotros mismos, con reglas cada vez más estrictas, cada vez más vinculantes, nos estamos envolviendo cada vez más.
Una espiral inversa de Fibonacci donde los números y los parámetros sin alma arrastran el pensamiento y la política, aplanando más y más conciencias que ya no se alimentan del silencio de la naturaleza y la profundidad de los cielos.
Un mal que ha anulado la más noble de las actividades del hombre, es decir, la agricultura, y ha alejado a todos los demás.
Un mal que ha transformado la producción de alimentos en un mero objetivo de mercado.
Un mal que ha enajenado la relación entre la humanidad y la naturaleza con sistemas de producción alejados de él y que también se está corroyendo.
Un mal que socava todos los esfuerzos, aunque loables, de aquellos dentro de los Institutos de Investigación, Organizaciones internacionales, Mesas institucionales, que se esfuerzan por encontrar diferentes soluciones.
Organizaciones internacionales como la ONU o la FAO son prisioneros de las reglas impuestas por una economía construida para medir este mal y, a su vez, combustible para él.

Prigionieri del PIL

En las últimas décadas y, sobre todo, en los últimos años, se ha dado cuenta de que no vamos a ninguna parte en esta dirección.
Conferencias intergubernamentales sobre conferencias, protocolos internacionales, agendas gubernamentales, pero todavía estamos allí.
El monstruo deformado, generador de este mal, no lo suelta, por el contrario, se tensa cada vez más.
Hoy, a muchos de nosotros nos gustaría cambiar este idioma, nos gustaría diseñar un futuro diferente, mirando desde un horizonte diferente desde arriba, con el objetivo de un panorama más amplio.
Pero el muro parece resistir cualquier impacto.
El planeta se está empobreciendo, perdiendo sus piezas todos los días: insectos (y no solo abejas), animales salvajes, bosques enteros, fertilidad, culturas, tradiciones … esperanza.
La comida es solo una cuestión del mercado.
Según las estimaciones de la FAO de 2003, más de 25,000 personas mueren de hambre todos los días (en promedio, una cada cinco segundos), mientras que entre 2001 y 2003 más de 800 millones de personas sufrieron desnutrición crónica.
Sin embargo, hay tierras cada vez más abandonadas, agricultores cada vez más desesperados: en India, cada año, 12,000 agricultores se suicidan estrangulados por deudas y otros problemas relacionados con la producción agrícola. El cambio climático también es responsable, lo que ha llevado a la muerte de 60,000 agricultores en 30 años.
Por otro lado, estamos viendo un precio de las tierras agrícolas en algunos territorios del mundo, como en Trentino o en algunas regiones de Europa central, disparándose, en nombre de productos de nicho o de calidad que han perdido el profundo significado de los alimentos, suponiendo el de «hecho a medida» para una dieta de élite y donde no son los agricultores los que ganan sino los sistemas de comercialización y las marcas prestigiosas.
Esta es la economía que hemos construido, esta es la agricultura que queríamos, estas son las contradicciones que aún atravesamos hoy.
PSR (Programas de Desarrollo Rural) y PAC (Política Agrícola Común), que son los dos pilares de la política agrícola de la Unión Europea, absorben alrededor del 40% de todo el presupuesto de la UE (compuesto por impuestos sobre sus habitantes); Sin embargo, desde su nacimiento hasta hoy han hablado, aunque endulzados con términos como sostenibilidad y otros de sonido cautivador, siempre el mismo idioma: mercado, cadena de suministro, calidad (proceso, no agroecológico), inversiones, etc.
El mismo idioma que encarceló e incardinó a caballo y jinete y que ahora corre el riesgo de hacernos caer a los dos en la zanja que construimos nosotros mismos.
«Tengo un sueño», dijo Martin Luther King Jr. en su discurso el 28 de agosto de 1963, frente al Lincoln Memorial en Washington, al final de una marcha de protesta por los derechos civiles conocida como la marcha en Washington por trabajo y libertad. En él expresó la esperanza de que algún día la población negra disfrutaría de los mismos derechos que los blancos.
Hoy, en cambio, debemos afirmar «Necesitamos comenzar a soñar» y no dar solo los mismos derechos, sino comenzar un camino de liberación del pensamiento árido que nos ha atrapado en números obligándonos a ser solo números. .

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *