Cómo cultivar Echeveria

Cómo cultivar Echeveria

El género Echeveria (Echeveria DC., 1828) se caracteriza por plantas suculentas de la familia Crassulaceae.
El género se origina y está presente en las zonas áridas y semiáridas del continente americano, desde el suroeste de Texas, América Central y la parte norte de América del Sur.
Este género está más presente en México, donde hay más de cien especies endémicas.
El género Echeveria se caracteriza por plantas con hojas planas y carnosas, dispuestas en una roseta; los tallos en la edad adulta se ramifican produciendo una gran cantidad de plántulas que se pueden separar de la planta madre para generar nuevas plántulas.
Alrededor de 170 especies pertenecen al género Echeveria, que incluyen:
– Echeveria agavoides: con rosetas de hojas muy rígidas y carnosas, puntiagudas hacia el ápice que adquiere un color rojizo. Las flores tienen un color rojo bordeado de amarillo;
– Echeveria coccinea – es una planta ramificada con una roseta en el ápice de las ramas compuesta de hojas delgadas y ligeramente en maceta, sus flores son rojas con un margen amarillo;
– Echeveria derenbergii – caracterizada por rosetas con hojas cortas bordeadas de rojo; Esta planta forma pequeños arbustos y es muy adecuada para el cultivo en macetas. Las flores son anaranjadas;
– Echeveria elegans – tiene hojas cóncavas y cubiertas con una pátina blanquecina que sirve de protección, las flores son de color rosa coral;
– Echeveria pubescens – planta con rosetas verdes cubiertas con un cabello plateado claro, las flores son rojas o anaranjadas.
En esta tarjeta veremos cómo cultivar Echeveria tanto en macetas como en el suelo siguiendo las necesidades pedológicas y climáticas de este tipo de plantas.

Para el cultivo, Echeveria necesita sustratos muy porosos compuestos de tierra fertilizada mezclada con arena muy gruesa y una parte de polvo de carbón; de esta forma se obtiene un sustrato muy drenante y al mismo tiempo fértil.
Estas plantas deben cultivarse en áreas con buena iluminación y, para muchas especies, a pleno sol. Para algunas especies, preste atención a las temperaturas invernales que pueden dañar los tejidos de estas plantas y, por lo tanto, nunca deben caer por debajo de los 4 ° C.
En cualquier caso, una de las razones por las que se aprecia Echeveria, así como por el color exterior, es la facilidad con la que se puede cultivar. Además, como se mencionó, es posible cultivar tanto en macetas como en macetas, casi siempre, sin diferencias en los resultados, sino también en campo abierto.
Además, Echeveria se adapta a muchos suelos y es adecuado para los rocosos.
En lo que respecta al agua, debe recordarse que el riego debe ser regular durante el verano, mientras que en invierno se suspenderá o reducirá por completo si la temperatura se mantiene por encima de los 4 ° C.
En el manejo de las plantas, se debe tener en cuenta que los tallos en el período de invierno tienden a alargarse, por lo que en el período de primavera deben cortarse para permitir a la planta un nuevo lujo. La multiplicación puede ocurrir muy fácilmente por esquejes, pero también por semillas. Las semillas plantadas en primavera en suelo ligero deben mantenerse a una temperatura de 21 ° C.
La floración de estas plantas comienza desde la primavera en adelante, a veces incluso en pleno verano, están en la parte superior de largos tallos y tienen forma de campana. Son inodoros y pueden ser, como se mencionó, amarillos o anaranjados, o incluso rosados ​​o rojos, solos o agrupados.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *