Valor nutricional de la lechuga

Valor nutricional de la lechuga

La lechuga (Lactuca sativa L., 1753) es una especie herbácea de la familia Asteraceae ampliamente cultivada en todo el mundo para su uso fresco o cocido.

Características –
La lechuga es una planta angiosperma dicotiledónea bienal que posee un sistema radicular superficial, con un tallo corto y carnoso sobre el que se insertan las hojas.
Durante el crecimiento, el tallo se alarga, formando un escapo ramificado, que puede alcanzar una altura de entre 60 y 130 centímetros.
Las ramificaciones del escapo floral terminan con cabezuelas de 15-25 flores amarillas.
El color de las hojas, por otro lado, cambia de un tipo a otro y varía de un verde más o menos claro a un rojo púrpura o blanco. Todas las lechugas se adaptan bien a cualquier tipo de suelo, ya sea arenoso o arcilloso.
Dentro de esta especie existen una gran cantidad de variedades. Entre ellos podemos mencionar:
– lisa o novata: es una lechuga muy común;
– romana o marulla o spadona (Lactuca sativa L. var. longifolia): tiene hojas muy alargadas, con nervaduras robustas y nervaduras evidentes. El nombre marulla es común en Ancona, mientras que spadona se usa en Foligno;
– gentil (o gentilina): de color verde o rojizo, tiene forma ligeramente alargada y hojas onduladas;
– iceberg (o brasileño): forma redonda muy compacta, hojas extremadamente crujientes, color claro, sabor muy delicado;
– con capucha (o cappuccia): forma redonda, similar al iceberg, pero tiene hojas de color verde claro bastante crujientes. Es muy utilizado en la cocina napolitana.

Ficha nutricional –
La lechuga es una planta compuesta por aproximadamente un 95% de agua, por lo que tiene un contenido energético muy bajo pero, dependiendo de la variedad, contiene muchas vitaminas.
En general es un excelente alimento remineralizante, por su contenido en fósforo, calcio, potasio, cobre, sodio y hierro, además contiene buenas cantidades de vitaminas B, C, K y ácido fólico (vitamina B9) y betacaroteno, precursor de la vitamina A.
Algunas variedades de color oscuro, como la romana, contienen una alta concentración de betacaroteno. Con la excepción de la variedad iceberg, la lechuga también es una buena fuente de folacina.
También contiene un buen contenido de antioxidantes.

Propiedad –
Las lechugas, con las ligeras diferencias varietales evidentes, contienen en pequeñas cantidades sustancias con moderada acción sedante que ralentizan el metabolismo, por lo que son adecuadas para personas nerviosas, hiperactivas y ansiosas. Por su alto contenido en agua es muy refrescante.
Es un excelente remineralizante, por su contenido en fósforo, calcio, potasio, cobre, sodio y hierro, además contiene buenas cantidades, como se mencionó, de diversas vitaminas.
La lechuga es útil contra la tos por sus efectos carminativos. Para aquellos que tienen sobrepeso o necesitan perder peso, un buen plato de lechuga antes de las comidas los llenará al no consumir casi calorías. También tiene propiedades analgésicas y calma los dolores musculares.
Contiene antioxidantes que ayudan a combatir el envejecimiento celular, la circulación sanguínea y mantener los niveles de colesterol bajo control. Ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, por lo que se recomienda para diabéticos. Tiene propiedades digestivas y es útil para quienes sufren de flatulencia ya que reduce los gases intestinales.
También es adecuado para aquellos que sufren de retención de agua y cálculos renales.
Entre las cntroindicaciones cabe recordar que la lechuga, debido a la presencia de una proteína alergénica (Lac s 1), puede, aunque raramente, provocar alergia alimentaria.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.