Parque Nacional de Samoa Americana

Parque Nacional de Samoa Americana

El Parque Nacional de Samoa Americana, cuyo Código WDPA es: 555556172 es un parque terrestre y marino presente en Samoa Americana, un archipiélago en el Pacífico Sur, al sureste del Estado de Samoa y ubicado en el Distrito de Manu’a.
El Parque Nacional de Samoa Americana tiene una superficie terrestre de 36 km², 10 de los cuales son áreas marítimas, y es administrado por el Servicio de Parques Nacionales.
El Parque Nacional de Samoa Americana es un parque nacional distribuido en tres islas diferentes: Tutuila, Ofu y Ta’u. Autorizado por el Congreso de los Estados Unidos de América en 1988, fue establecido efectivamente el 9 de septiembre de 1993 por el Departamento de Parques Nacionales en terrenos arrendados por un período de 50 años por los consejos de las aldeas de Samoa. El objetivo principal del parque es la conservación de los recursos naturales únicos de las islas Samoa, especialmente los arrecifes de coral y las selvas tropicales. Esto también permite diversas actividades físicas como snorkel y buceo.

Geología –
Las islas volcánicas de Samoa que dominan la superficie del parque nacional están compuestas por volcanes en escudo que se desarrollaron a partir de un punto caliente en la placa del Pacífico, emergiendo secuencialmente de oeste a este. Tutulia, la isla más grande y antigua, probablemente se remonta a la época del Plioceno, aproximadamente entre 1,24 y 1,4 millones de años, mientras que las islas más pequeñas son probablemente del Holoceno.
Las islas no están formadas por volcanes individuales, sino que están formadas por volcanes en escudo superpuestos construidos a partir de flujos de lava basáltica. Gran parte de la lava que hizo erupción se ha roto en fragmentos angulares conocidos como brechas. Los volcanes emergieron de la intrusión de presas basálticas de un área en el fondo del océano durante la época del Plioceno y fueron fuertemente erosionados durante el Plioceno y las épocas del Pleistoceno temprano, dejando atrás tapones de traquita y afloramientos expuestos de toba volcánica en todo el parque. La isla de Taū, la más joven de las islas incluidas en el parque nacional, es todo lo que queda del colapso de un volcán en escudo durante el Holoceno. Este colapso produjo acantilados marinos de más de 900 metros de altura en el lado norte de la isla, algunos de los acantilados más altos del mundo.
Si bien las islas de Samoa no han mostrado evidencia de vulcanismo durante muchos años, el hotspot de Samoa debajo de las islas continúa dando indicios de actividad, con una erupción submarina detectada al este de Samoa Americana en 1973. El monte submarino de Vailulu’u, ubicado al este de Ta ‘ū, es una futura isla de Samoa que se desarrolla a partir de flujos de lava submarinos, continuando el progreso hacia el este del desarrollo volcánico desde el punto caliente debajo de las islas. Los flujos de lava que forman el monte submarino han sido datados radiométricamente entre 5 y 50 años, tiempo durante el cual el monte submarino se elevó a 4.500 metros del fondo del océano.
Existe evidencia de deslizamientos de tierra submarinos y superficiales modelados debido a la intemperie y otras formas de erosión de las rocas y el suelo que componen las islas. En la isla Ta’ū, un acantilado interior conocido como Liu Bench (una característica de decadencia masiva) amenaza con hundirse en el océano cercano, un evento que podría producir un tsunami lo suficientemente fuerte como para causar estragos en las islas Fiji al sureste.
Se extruyeron basaltos olivinos de una zona de rift con un curso de N. 70 ° E., orientados a lo largo de las actuales bahías Afono y Masefay de Tutuila, en el Plioceno o en el Pleistoceno más antiguo. El complejo de la presa de Masefau y las brechas de astrágalo son los restos de esta fractura. El desarrollo de las cúpulas de escudo de Taputapu, Pago, Alofau y Olomoana siguió a largas fisuras paralelas, pero cuando los picos de Pago y Alofau colapsaron, se formaron calderas. Tobas espesas depositadas en la caldera de Pag y el borde sur fue sepultado por lavas compuestas por basaltos picríticos, andesitas y traquitas. La posterior erosión en el Pleistoceno medio-alto ha agrandado las calderas, en particular el río Pago ha excavado un profundo cañón, el precursor de la actual bahía de Pago Pago. Una plataforma submarina formada por la escorrentía erosiva permitió el desarrollo de arrecifes de coral antes de que la isla se sumergiera de 180 a 600 metros. Las fluctuaciones del nivel del mar continuaron en el Pleistoceno medio y superior. Se formó un arrecife de coral, se sumergió a 61 metros, antes de emerger a 15 metros, dejando cuevas marinas sobre el nivel del mar. Los volcanes Leo han entrado en erupción en los últimos tiempos generando conos de toba submarina, como la isla Aunuu, y conos de ceniza en tierra firme. Los arroyos Pahoehoe enterraron el arrecife de coral sumergido, agrandando la isla en casi 13 km2. Desde entonces, la isla ha emergido por otros 1,5 metros.
Ofu y Olosega son los restos de un único volcán basáltico, 6,4 km de norte a sur y 9,6 km de este a oeste, que se formó en el Plioceno a principios del Pleistoceno. Los restos de la mitad de la caldera, corrientes estancas, forman la parte norte-central de Ofu. Los acantilados más escarpados, de más de 180 metros de altura, se encuentran en esta costa norte. El grupo de islas Ofu-Olosega se formó a lo largo de la misma grieta de tendencia N. 70 ° W que formó Ta’ū, otra cúpula basáltica única. Los restos de la caldera Ta’ū se encuentran en la costa sur. Un acantilado de más de 600 metros de altura marca la costa norte de esta isla.
Upolu se formó como un volcán en escudo basáltico alargado debido a la ruptura del Terciario tardío al Plioceno tardío a lo largo de un curso de 70 ° E. Los restos de estas erupciones forman el Monte Tafatafao, el Monte Vaaifetu y el Monte Spitzer. La actividad volcánica se renovó en el Pleistoceno medio a lo largo del mismo curso que la grieta, con olivinos y basalto fluyendo de norte a sur desde un punto a unos 13 km al oeste del centro de la isla. Los conos de ceniza del Pleistoceno, orientados al este y al oeste, se alinean a lo largo del eje central de la isla. Savai’i se encuentra a lo largo de este mismo curso de ruptura, su superficie marcada por flujos de lava del Cuaternario. Los ejemplos incluyen la lava del cordón de basalto olivino que emergió del monte Matavanu de 1905 a 1911 y la cadena de conos de bosquejo Mauga Afi de 1902.

Clima –
Las islas de Samoa están ubicadas en el cinturón de los vientos alisios del sur (principalmente del sureste), que moderan la temperatura tropical, y con unos 3000 mm de precipitación anual. La temporada de tifones va de diciembre a marzo.

Flora –
Las islas están cubiertas en su mayoría por selva tropical, incluida la selva en Taū y la selva de tierras bajas en Tutuila. La mayoría de las plantas llegaron por accidente desde el sudeste asiático. Hay 343 plantas con flores, 135 helechos y alrededor del 30% son especies de plantas endémicas.

Fauna –
Debido a su ubicación remota, el área del Parque Nacional Samoa Americana tiene una baja diversidad de especies terrestres. Aproximadamente el 30% de las plantas y una especie de ave (el estornino de Samoa) son endémicas del archipiélago.
La paloma de la fruta multicolor fue encontrada en el parque.
Tres especies de murciélagos son los únicos mamíferos nativos: dos grandes murciélagos frugívoros (el zorro volador de Samoa y el zorro volador de nuca blanca) y un pequeño insectívoro, el murciélago de cola de vaina del Pacífico. Desempeñan un papel importante en la polinización de las plantas de las islas. El murciélago de cola de vaina fue casi eliminado por el ciclón Val en 1991. Los reptiles nativos incluyen el gecko pelágico, el gecko polinesio, el gecko de luto, el gecko tocón, la boa del Pacífico y siete especies de eslizones. Un papel importante para el parque es controlar y eliminar las especies invasoras de animales y plantas, como los jabalíes, que amenazan el ecosistema del parque. Hay varias especies de aves, siendo las más predominantes el comedor de miel de barbas, el estornino de Samoa y la paloma del Pacífico.
Otras aves inusuales son el petrel de Tahití, el camarón inmaculado y la rara (en esta localidad) paloma de mil colores.
En cuanto a la vida marina, las aguas circundantes están llenas de una variedad de vida, que incluye tortugas marinas, ballenas jorobadas, más de 950 especies de peces y más de 250 especies de coral. Algunas de las colonias de coral vivo (Porites) más grandes del mundo se encuentran en la isla de Ta’ū.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.