¿Qué es el Ministerio de Transición Ecológica?

¿Qué es el Ministerio de Transición Ecológica?

El 26 de febrero de 2021 es una fecha importante para el gobierno italiano.
De hecho, el Consejo de Ministros ha aprobado el decreto ley de “Ministerios”, que reorganiza las competencias y estructuras de algunos departamentos.
Con esta disposición nace oficialmente el Ministerio de Transición Ecológica (MITE), que sustituye por completo al Ministerio del Medio Ambiente y la protección del territorio y el mar.
El Ministerio de Transición Ecológica tendrá un amplio ámbito de actuación que absorberá, además de todas las competencias del antiguo Ministerio de Medio Ambiente, también algunas de las competencias importantes en el proceso de transición ecológica, con especial referencia al sector energético.
Con la aprobación de este decreto, además de la constitución del MITE, se crea el Comité Interministerial de Transición Ecológica (CINE) en la Presidencia del Consejo de Ministros con el objetivo y tarea de asegurar la coordinación de las políticas nacionales para la ecología. transición y planificación relacionada.
El Comité está presidido por el Presidente del Consejo de Ministros o, en su lugar, por el Ministro de Transición Ecológica, y está integrado por el Ministro de Cohesión Sur y Territorial, los Ministros de Transición Ecológica, Economía y Finanzas, Economía de desarrollo. , infraestructura y movilidad sostenible, cultura y políticas agrícolas, alimentarias y forestales.
El establecimiento de la CINE representa un salto de categoría en la visión sistémica de las políticas de un país; por primera vez, y de manera coordinada, los ministerios que tienen importantes repercusiones en el territorio deben encontrar un único denominador común en la elaboración de sus programas y objetivos. Además, la comisión deberá aprobar el Plan de transición ecológica dentro de los tres meses siguientes a la fecha de entrada en vigor del decreto de Disposiciones Urgentes sobre la reorganización de las competencias de los Ministerios.
El Ministerio de Transición Ecológica tendrá que desempeñar ese papel de mejora del medio ambiente, el territorio y el ecosistema, la conservación de las áreas naturales protegidas y la biodiversidad, la economía circular, la recuperación, la defensa de la tierra y la lucha contra el daño ambiental, con una visión general.
En definitiva, es un Ministerio que debe gestionar una visión de sostenibilidad interconectada con todas las acciones y políticas en el territorio y en la sociedad.
La interconexión debe sistematizar temas que muchas veces no se articulan con una visión unitaria y que son: medio ambiente, clima, transporte, vivienda, química, residuos, uso de recursos naturales, alimentación y biodiversidad.
En resumen, estos son 8 puntos de la agenda, útiles para evitar, o al menos para mitigar, una vieja forma de hacer política que no tiene futuro.
Desde los primeros anuncios del Primer Ministro de este dicasterio que, recordamos, es Roberto Cingolani, físico y académico italiano, podemos ver un enfoque «glocal», es decir, esa actitud que ve la solución de los problemas que genera la globalización. en la construcción de la dimensión local.

El Ministro tiene una tarea ardua y compleja pero en la base debe quedar claro un principio: revisar todo el paradigma del desarrollo y crecimiento de un país, en este caso Italia, releyendo sus políticas pero, sobre todo, comunicando de manera de manera indicativa con respecto a una Europa, de hecho, demasiado anclada a un modelo de desarrollo industrial y consumista.
Para hacer esta transición ecológica, los programas y proyectos de inversión no serán suficientes, sino que será necesario adoptar modelos humanos y sociales que estén perfectamente sincronizados con las necesidades del ecosistema.
De hecho, no podemos pensar en seguir produciendo a pesar de todos los sistemas de protección de los recursos planetarios y la biodiversidad; Baste decir que solo el sector agrícola, entre los modelos de producción y los sistemas de embalaje y transporte, libera anualmente al medio ambiente enormes cantidades, entre otras cosas, de plásticos, pesticidas, antibióticos y nuevas sustancias, cuyos riesgos a menudo se desconocen.
El ciclo del desperdicio, la protección de la biodiversidad y la salubridad de los alimentos se convierten así en un todo a ser gobernado de manera clara y con valientes medidas y protección no solo de la economía del país sino del patrimonio de esos recursos, sin los cuales no hay ni futuro económico ni social. Un ejemplo sobre todo es el del envasado y transporte de materias primas para la producción de alimentos, cuyo valor ha aumentado de forma a menudo exponencial desde 1960.
¿De qué sirve, por ejemplo, producir alimentos ecológicos, por lo tanto con modelos sostenibles, si el embalaje está fabricado con plásticos y materiales no reciclables y luego se transporta a grandes distancias, emitiendo enormes cantidades de gases que alteran el clima al interior del país? ¿atmósfera?
Podemos hacer estos ejemplos casi indefinidamente para entender que necesitamos salir de contradicciones que son tan obvias pero nunca coordinadas con un enfoque sistémico.
Por tanto, la solución no es «detener el progreso», como ha dicho el propio Ministro, sino cambiar el concepto de progreso y el único progreso real que podemos lograr es construir una sociedad sincrónica con los principios de la Naturaleza.
No tiene sentido construir grandes infraestructuras si, por ejemplo, no existe una red de corto alcance buena y eficiente; No tiene sentido aumentar los rendimientos de producción en la agricultura si estos van acompañados de una disminución de la fertilidad del suelo y un empobrecimiento de la biodiversidad.
Todavía no tiene sentido aumentar el PIB y el desarrollo económico sin un modelo de crecimiento, verdaderamente sostenible y sin palabras.
El verdadero desafío, por tanto, no será el papel del Ministerio de Transición Ecológica sino las ideologías culturales, y por tanto políticas, con las que gestionaremos esta transición que, juega fuerza, es un camino obligado.
Por tanto, la política vuelve a estar en primer plano, con sus visiones, su cambio de ritmo, sin los cuales no hay Ministerio de Transición Ecológica que aguante.
Solo nos queda una opción: tomar el camino correcto o emprender el inexorable declive de nuestra civilización.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *