Cordyceps sinensis

Cordyceps sinensis

El hongo Yartsa gunbu u oruga (Cordyceps sinensis (Berk.) Sacc. 1878) es un hongo Ascomycete perteneciente a la familia Cordycipitaceae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Fungi, División Ascomycota, Subdivisión Pezizomycotina, Clase Ascomycetes, Subclase Hypocreomycetidae, Orden Hypocreales, Familia Cordycipitaceae y por lo tanto al Género Cordyceps y a la Especie C. sinensis.
Los términos son sinónimos:
– Ophiocordyceps sinensis (Berk.) G.H.Sung, J.M.Sung, Hywel-Jones y Spatafora (2007);
– Sphaeria sinensis Berk. (1843).

Etimología –
El término Cordyceps proviene del griego κορδύλη cordýle clava y del sufijo latino -ceps (derivado de cáput) capo, testa: con un sombrero en forma de garrote.
El epíteto específico sinensis proviene de Sínae China: chino.

Distribución geográfica y hábitat –
Cordyceps sinensis es un hongo de crecimiento anual, con un período de cosecha entre los meses de abril y agosto. La fructificación ocurre fuera del cuerpo de las larvas de polilla y prospera solo en altitudes superiores a los 3800 metros sobre el nivel del mar, en el frío, en los prados alpinos en la meseta montañosa del Himalaya, en el Tíbet y en las modernas provincias chinas de: Sichuan, Gansu, Hubei, Zhejiang, Shanxi, Guizhon, Qinghai y Yunnan.
La oruga muestra los primeros signos de infección por hongos en primavera, cuando el micelio comienza a descomponer el cuerpo de la larva hasta que alcanza la fructificación completa. Después de que se agota la fuente de alimento de la oruga y el invierno da paso a los meses de primavera y verano, comienza la recolección de este hongo, también porque el derretimiento de la nieve a baja altura facilita el proceso.

Reconocimiento –
Cordyceps sinensis es reconocido por tener el ascocarpio o cuerpo fructífero que crece en la cabeza del cuerpo de las larvas de insectos (que suelen ser las larvas de la polilla tibetana, Hepialus armoricanus (sinónimo de Thitarodes armouricanus Oberthür, 1909), aunque de vez en cuando se puede encontrar en otros insectos hospedadores) y termina fuera de él, incluidos el tallo y el estroma.
El cuerpo fructífero es de color marrón oscuro con tendencia al negro; el cuerpo larvario que contiene el micelio del hongo adquiere un color amarillento que tiende al marrón. Las larvas inmaduras, que constituyen la incubadora sobre la que crece el Cordyceps, suelen vivir unos 6 centímetros por debajo del suelo, miden entre 10 y 15 mm de largo y pesan unos 0,05 g. Las esporas infestantes del hongo, que en opinión de algunos micólogos pueden ser el agente infeccioso del insecto, miden entre 5 y 10 µm de largo.
Para cuando el hongo se acerque a la madurez, ya habrá consumido más del 99% del organismo infestado, momificando por completo su cuerpo. A medida que madura el estroma, se hinchan y desarrollan el perihelio. El peso medio de un organismo, incluido el estroma, es de sólo 0,06 g, si las condiciones lo permiten; las esporas son luego descargadas y transportadas por el viento a unos centímetros de su caída original.
Debe recordarse que Cordyceps, como muchos otros Ascomycetes, puede dar frutos en una etapa imperfecta (anamorfo) que no se parece a la etapa perfecta (teleomórfica).
Los anamorfos, que a menudo se han descrito con diferentes nombres, no son fáciles de vincular con los teleomorfos porque rara vez aparecen simultáneamente.

Cultivo –
Cordyceps sinensis es un hongo muy raro que crece en lo alto de las tierras altas del Tíbet y es muy difícil de cultivar. Su enorme valor ha atraído, en las zonas de cultivo, numerosos coleccionistas también de otras zonas de China, creando descontento e incluso situaciones violentas. Esta «carrera por Cordyceps» también ha provocado una anticipación de los tiempos de cosecha con el consiguiente aumento del riesgo de extinción de esta especie. Esta anticipación no le permite a este organismo producir y diseminar las esporas, esenciales para su reproducción y supervivencia. Afortunadamente, organizaciones con el objetivo de proteger a esta especie de la extinción, en colaboración con instituciones gubernamentales, están regulando su recolección. En Europa, la importación de Cordyceps está prohibida por ser una especie en peligro de extinción. Afortunadamente, se ha encontrado una forma de cultivar Cordyceps en el laboratorio en cultivos controlados, reduciendo así los costos y permitiendo el uso de este remedio en todo el mundo.

Costumbres y tradiciones –
Cordyceps sinensis es un hongo medicinal raro y exótico, conocido en China desde hace muchos siglos. Es uno de esos hongos que tiene numerosas referencias de largo alcance a posibles efectos medicinales. En cambio, su uso en Occidente es más conocido solo en las últimas décadas.
Es conocido por varios nombres incluyendo el japonés de Totsu kasu o Tochukasu y los chinos de: Hia Tsao Tong Tchong, Dong Chong Xia Cao (Chong Cao), (literalmente: «hongo de invierno, hierba de verano» chino antiguo; Chino moderno).
En el uso histórico y general, el término «Cordyceps» generalmente se refiere específicamente a la especie Cordyceps sinensis, pero también hay muchas otras especies estrechamente relacionadas que se encuentran bajo el término general de Cordyceps. Por tanto, hay muchas otras especies del género Cordyceps en las que la ciencia moderna ha encontrado valiosas propiedades medicinales.
Volviendo a Cordyceps sinensis, este hongo se conoce y se utiliza durante muchos siglos en la Medicina Tradicional China (MTC).
En la naturaleza, como se mencionó, solo se encuentra a gran altura en la meseta del Himalaya y, por lo tanto, es difícil de encontrar y recolectar. Debido a las dificultades para cosechar esta medicina exótica, Cordyceps siempre ha sido uno de los remedios naturales más caros que se conocen. Este alto precio lo relegó casi exclusivamente a miembros de la corte imperial y otros afiliados de la nobleza china, e históricamente ha estado fuera del alcance del súbdito chino promedio.
Sin embargo, a pesar de su costo y rareza, la gran cantidad sin precedentes de usos medicinales lo han convertido en un hongo muy valorado en la tradición médica china.
Conocido desde hace más de 2000 años, tanto en China como en todo Oriente, la fama de este increíble hongo no llegó al público científico occidental hasta 1726, cuando fue presentado en una reunión científica en París. Un sacerdote jesuita, que relató sus experiencias con el hongo Cordyceps durante una estancia en la corte del emperador chino, trajo los primeros ejemplares del hongo a Francia (Pereira, 1843).
Si bien siempre sigue siendo una rareza en la naturaleza, los avances tecnológicos modernos en el cultivo de este último lo han hecho más disponible y han reducido los precios, permitiendo continuar el seguimiento de los usos medicinales y aumentar los tratamientos con él. Además, esto nos permite demostrar al público cómo avanzan los estudios clínicos y probar científicamente lo que la Medicina Tradicional China y sus practicantes han reconocido durante siglos: la eficacia legendaria del hongo Cordyceps.
La capacidad de mejorar el sistema inmunológico se atribuye a este hongo. También se cree que puede actuar contra las células cancerosas, promoviendo una reducción del tamaño de las masas neoplásicas (específicamente en formas de cáncer que pueden afectar los pulmones o la piel). Finalmente, este hongo se considera un adaptógeno, es decir, un remedio capaz de aumentar la energía y la fuerza disponible y reducir la fatiga.
A lo largo de los años se ha recomendado su uso frente a problemas muy diferentes: desde trastornos respiratorios (como tos y bronquitis crónica) hasta los que afectan a los riñones o al hígado, colesterol alto, mareos, debilidad, necesidad de orinar por la noche, disfunción sexual masculina, anemia, latidos cardíacos irregulares, tinnitus, pérdida de peso no deseada y adicción al opio. También se propone fortalecer el sistema inmunológico, promover la longevidad, mejorar la función hepática en el caso de la hepatitis B, mejorar el rendimiento deportivo y combatir el envejecimiento.
Sin embargo, nos gustaría recordarle que la evidencia científica recopilada hasta ahora en apoyo de estos usos es insuficiente y, por lo tanto, EFSA (la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) no ha autorizado las declaraciones según las cuales proporcionaría poder antioxidante para apoyar el sistema inmunológico aumentaría el rendimiento y la resistencia durante la actividad física intensa, neutralizaría los radicales libres, ayudaría a fortalecer el cuerpo, respaldaría el sistema inmunológico y revitalizaría todo el cuerpo.
Además, debe tenerse en cuenta que debido a su supuesto efecto sobre el sistema inmunológico, la ingesta de Cordyceps sinensis podría interactuar con la de ciclofosfamida, inmunosupresores y prednisolona.
En general, tomarlo, por vía oral durante períodos cortos, se considera seguro. Sin embargo, no se puede descartar que no se recomiende en caso de embarazo, lactancia, cirugía planificada, enfermedades autoinmunes y trastornos hemorrágicos. En caso de duda, consulte con su médico.
Cordyceps contiene una gran variabilidad de sustancias biológicamente activas, consideradas importantes desde el punto de vista nutricional; contiene todos los aminoácidos esenciales, vitaminas E, K, B1, B2 y B12, mono, di y oligosacáridos, polisacáridos, proteínas, esteroles, nucleósidos y análogos de nucleósidos, macro y microelementos (K, Na, Ca, Mg, Fe, Cu, Mn, Zn, Pi, Se, Al, Si, Ni, Sr, Ti, Cr, Ga, V y Zr). Entre los componentes bioactivos más potentes se encuentran los análogos de nucleósidos, que no se encuentran en otros remedios naturales: Cordycepin (3′-desoxiadenosina), ácido cordicéptico, 2′-desoxiadenosina y otros análogos de nucleótidos desoxigenados (uridina, desoxiuridina, adenosina, didesoxiadenosina). Luego están los polisacáridos, ciclo furanos, beta-glucanos, beta-mananos. A partir de la forma anamórfica (Tolypocladium inflatum) de una especie de Cordyceps (Cordyceps subsessilis) se aisló ciclosporina, una sustancia inmunosupresora que cambió el curso de la medicina permitiendo una terapia farmacológica postrasplante destinada a evitar el rechazo. También se han identificado una serie de esteroles en Cordyceps: ergosterol, beta-3 ergosterol, peróxido de ergosterol, 3-sitosterol, daucosterol, campeasterol y otros.
Entre las sustancias bioactivas contiene además de Oligoelementos y Vitaminas, muchos polisacáridos. En particular:
– Ácido cordicecémico (D-manitol);
– galactomanano;
– Mycose;
– Ergosterol;
– Gracile;
– adenosina;
– Ácido palmítico;
– Cordicepina, un derivado del nucleósido adenosina considerado el componente activo más importante desde el punto de vista terapéutico;
– esteroles;
– 5alpha-8alpha-epidioxy-5alpha-ergosta-6,22-dien-3beta-ol.
Un dato muy curioso sobre este hongo es lo que sucedió en septiembre de 1993 cuando estalló un escándalo relacionado con los Juegos Nacionales de Beijing en China. Se batieron tres récords mundiales en atletismo femenino en solo una semana. Nunca había sucedido nada como esto. En el campo del atletismo, alguien protestó. Para que tantos récords mundiales colapsaran en un solo lugar y en tan poco tiempo, los atletas tenían que haber tomado sustancias anabólicas. La prueba de orina ciertamente habría confirmado este hecho. Pero las pruebas fueron negativas, refutando esta hipótesis. Presionado por periodistas que presionaron para averiguar por qué sus atletas eran capaces de tales actuaciones, el entrenador Ma Junren mencionó su estricto programa de entrenamiento, su gran pasión por el deporte y un elixir secreto elaborado con Cordyceps sinensis.

Método de preparación –
Cordyceps sinensis ya está en el mercado en varias formulaciones listas para usar. Generalmente, se utilizan de 2 a 6 cucharaditas por día de Cordyceps sinensis en polvo, mezclado con agua o en un yogur, en una sola solución, o dividiendo la ingesta durante varios momentos del día. Para una mejor asimilación es aconsejable añadir zumo de limón, que contiene vitamina C. Dado que el cordyceps es un producto de alta digestibilidad, se puede tomar en ayunas o después de las comidas.
Al combinar la vitamina C, los ingredientes activos presentes en los hongos, se absorben más completamente en el intestino. Esto aumenta la eficacia del producto.
Es posible mezclar dos o más hongos, o combinarlos con otras hierbas con un efecto similar.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Cetto B., 2008. Setas reales, Saturnia, Trento.
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados únicamente con fines informativos, no representan de ninguna manera una prescripción médica; por lo tanto, declinamos toda responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *