Eliminación de algas en piscinas

Eliminación de algas en piscinas

La gestión de piscinas, tanto para uso deportivo como lúdico, requiere el conocimiento de una serie de factores, de carácter físico, químico y bioquímico, sin los cuales puede resultar difícil mantener limpia el agua en la que nadas.
Uno de los problemas más frecuentes es el de las algas.
Las algas entran al agua de diferentes formas, por ejemplo son introducidas por partículas microscópicas en el traje de baño de alguien, o por una pequeña mancha en los equipos, hinchables o juguetes que hay dentro de tu piscina. Pero el viento y la humedad también son algunas de las causas que hacen que las algas florezcan en la piscina.
A diferencia de las algas tóxicas, como la ostreopsis ovata, que pueden formarse en aguas marinas, ninguno de los tres tipos de algas que pueden proliferar en la piscina es peligroso para los humanos.
Sin embargo, las algas en su piscina pueden hacer que el agua esté tan turbia que no podrá ver a una persona en problemas mientras bucea. A esto se suma el hecho de que las algas de la piscina proporcionan alimento a ciertos tipos de bacterias que pueden crear algunos problemas.
Cuando el agua de la piscina comienza a enturbiarse, es una señal de que las algas están empezando a proliferar.
Dependiendo del tipo de alga que infecte la piscina, el color del agua puede volverse verdoso, amarillento o incluso azul negruzco.
Otro indicio es la presencia de algún residuo de uno de estos colores en las escaleras, en las esquinas, en las paredes de la piscina y alrededor de los jets y skimmers.

Tipos de algas –
Para poder establecer el tipo de algas, es necesario mirar de cerca todos los puntos donde las algas comienzan a crecer y para entender cómo erradicarlas comenzamos a clasificarlas:
– alga verde; es un alga cuyo color viene dado por la clorofila. Es el problema más común en la piscina y también más fácil de erradicar. Las algas verdes flotan en el agua, volviéndola turbia y dándole un tinte verdoso. También se adhieren a las paredes y al suelo del fondo de la piscina. La mala filtración y la falta de saneamiento adecuado favorecen el crecimiento de algas verdes. Se puede llevar a la piscina con trajes de baño y juguetes que se hayan utilizado en aguas naturales;
– algas amarillas; puede confundirse con polen o arena en un rincón sombreado de su piscina; Es casi seguro que en cambio sea un alga amarilla; Las algas amarillas también se denominan algas marrones o mostaza. Aunque es un alga más rara y no es viscosa, es resistente al cloro, lo que dificulta su tratamiento.
– Algas negras; estos, de hecho, están representados por una cianobacteria y no por un alga. Es un organismo que se reproduce con facilidad y, además, sus raíces pueden enterrarse en las superficies de hormigón, dificultando la eliminación de las algas negras de tu piscina. Debido a esto, vuelve a crecer rápidamente si el tratamiento no es lo suficientemente agresivo como para garantizar que ninguna de las raíces cuelgue.
– Baba rosa; también es una bacteria que crece en las piscinas, especialmente dentro de las tuberías de cloruro de polivinilo (PVC). A veces se le llama alga rosada, aunque es un nombre inapropiado. Es una presencia eliminable y no es dañina para los humanos.
El sistema de eliminación de algas de la piscina es el mismo para los tres tipos de algas mencionados anteriormente, con una excepción que mencionaremos a continuación.

Eliminación de algas –
El método inicial es el de succión manual ya que los robots de piscina no están diseñados para erradicar la proliferación de algas.
El método más eficaz es cambiar manualmente el aspirador al modo de «drenaje», sin pasar por el filtro para evitar la recirculación de agua contaminada. Con esta operación, se debe prestar especial atención a los puntos donde las algas se pueden formar fácilmente, como escaleras, escalones, esquinas, paredes y alrededor de chorros y skimmers.
También será necesario cepillar las paredes y el fondo de la piscina; esto permite eliminar físicamente la mayor parte de las algas y asegurar una acción más agresiva del cloro contra los residuos remanentes.
Durante esta operación se debe prestar especial atención a los rincones y zonas sombreadas, donde las algas suelen echar más raíces, especialmente en los puntos más difíciles de alcanzar y luego proceder a aquellos donde la acción de limpieza es más fácil.
Por tanto, es importante evaluar la alcalinidad y el pH del agua. Para un análisis rápido, puede utilizar las tiras reactivas o un kit digital. De hecho, el agua con baja alcalinidad inhibe la cloración de choque (es decir, el tratamiento de choque).
De hecho, los tipos de algas más resistentes requieren un tratamiento más agresivo, por lo que si la infección es extensa, necesitará mucho cloro para reducir drásticamente su presencia.
En este sentido, se recomienda hipoclorito de calcio de choque, siguiendo cuidadosamente las instrucciones para evaluar la cantidad requerida.
Luego multiplique esta cantidad por 2, 3 o 4 veces según el tipo de alga que haya proliferado en su piscina.
En general, las cantidades son:
– alga verde: multiplicar x 2,
– algas amarillas o verde oscuro: multiplicar x 3,
– algas negras: multiplicar x 4.
Además, el consejo es no utilizar cloro estabilizado ya que acabarás teniendo un exceso de ácido cianúrico, que inhibe el desinfectante, y puede provocar la proliferación de algas en tu piscina, o tener peores problemas. También es recomendable colocar el equipo para la limpieza de la piscina en la parte menos profunda mientras se realiza la higienización, de esta forma también se higienizarán tus herramientas.

Una vez que el llamado tratamiento de choque o impacto haya destruido las algas, el agua de la piscina se volverá turbia y con un tinte azul.
En este punto es necesario reactivar el sistema de filtración de forma continua durante al menos ocho horas, o hasta que el agua vuelva a estar clara. Para acelerar las cosas, también puede utilizar un clarificador (floculante) específico para piscinas.
Una vez hecho esto, se debe realizar una segunda prueba de agua de la piscina.
Esta segunda prueba es muy importante, ya que necesita saber que la química del agua de la piscina está equilibrada y que el nivel de cloro ha vuelto a la normalidad.
En este punto, para evitar, después de tanto esfuerzo, que vuelvan las algas, es necesario limpiar los filtros de la piscina (que pueden estar llenos de partículas microscópicas de algas) sumergiéndolos en ácido muriático diluido, o en una solución más sencilla y eficaz, sustituyéndolos.
Como es habitual, recomendamos el uso del clarificador, que ayuda a efectuar una floculación que facilita la eliminación de las algas de la piscina.
Por lo general, cuando notes la presencia de algas en la piscina y aún no hayas iniciado una proliferación descontrolada, puedes utilizar un clarificador para erradicarlas y salvar gran parte del trabajo posterior. El clarificador actúa uniéndose a las partículas flotantes de algas, floculándolas y facilitando la succión.
Si tiene una válvula multipuerto en el filtro de su piscina, apague la bomba y encienda la recirculación. De esta forma el clarificador mezclará sin filtrar el agua, añadiendo una cantidad recomendada.
Esta operación se debe realizar haciendo circular el agua por un par de horas, luego se apaga la bomba y se deja reposar toda la noche. Como se mencionó, el clarificador se unirá a las algas y luego se asentará en el fondo de la piscina.
Sin embargo, gire la válvula multipuerto al modo Waste para que el agua sucia no regrese a la piscina.
Enganche la manguera para el retrolavado a la puerta para el retrolavado / desechos y dirija el agua residual de manera adecuada.

Aspiración de piscina –
Esto se hace para asegurar que se eliminen todos los sedimentos del fondo. Si el agua se vuelve demasiado turbia, debe detenerse y dejar que las partículas se asienten nuevamente antes de continuar con la succión. Durante esta operación es bueno agregar agua mientras se aspira para eliminar mucho más material del fondo.
Después de la aspiración, se debe realizar un tratamiento de doble choque para eliminar las algas residuales. Sería mejor cepillar los bordes y el suelo de la piscina antes de realizar el tratamiento de choque.
Activando el filtro –
En general, 30 gramos de algicida valen 2 horas de trabajo para esta operación. No se utiliza para eliminar las algas de la piscina, ya que aunque este producto las mata es mucho más eficaz como medida preventiva que como correctivo.
En este punto, después de haber limpiado a fondo su piscina, espere a que el cloro baje en un valor de alrededor de cinco partes por millón, después de lo cual se puede agregar una dosis de algicida. Ahora tendrás que cepillar la piscina para quitar los últimos trozos de algas que no se vean. El algicida los matará para que puedan filtrarse.

Usando la hoja de portada –
La mayoría de las algas o algunas bacterias proliferan gracias a la actividad fotosintética; el uso de una sábana, al menos para piscinas más pequeñas, es un buen remedio cuando no se utilizan. Además, la lámina, para piscinas ubicadas en zonas más polvorientas, garantiza una menor presencia de sustancia sólida que, además de ser un factor de turbidez del agua (y por tanto a filtrar), puede ser vector de otras esporas de algas y bacterias que complican considerablemente la operaciones de limpieza de piscinas.

Asesoramiento de gestión final y ordinario –
El mantenimiento adecuado de la piscina ayuda a mantener alejadas las algas. Sin embargo, se deben seguir algunas reglas y precauciones:
– Primero debe asegurarse de que la química del agua esté equilibrada; por ello es necesario dejar la bomba encendida durante 8-12 horas diarias y realizar «tratamientos de choque» con cierta regularidad;
– antes de introducir equipos, hinchables y juguetes en la piscina, se deben limpiar a fondo con un detergente a base de lejía o con una solución higienizante obtenida añadiendo una cucharada de lejía por cada 4 litros de agua;
– También los trajes de baño pueden traer algas a la piscina. Evidentemente será imposible comprobar los de los invitados pero es importante que lo hagan los que suelen utilizar la piscina;
– si tiene una piscina de hormigón y tiene algunas grietas (una junta, una loseta, etc.). debe repararse inmediatamente. Estos grabados son un escondite perfecto para las algas, ya que están sombreadas y son casi imposibles de limpiar;
– Aclaramos de inmediato que las piscinas de agua salada no son inmunes a las algas y, además, el procedimiento para eliminar las algas en estas es exactamente el mismo que para una piscina clorada. Solo recuerde usar hipoclorito de calcio de choque.
– aunque se lleven a cabo todas estas operaciones, es posible presenciar, en ocasiones, la proliferación, menos aún, de algas. En general esto ocurre cuando tienes altos niveles de humedad o viento, que son solo dos ejemplos de factores que no se pueden controlar. Lo importante es actuar en cuanto notes las algas en la piscina, porque pueden crecer rápidamente y proliferar, haciéndose más difíciles de eliminar cada día que pasa. Además, incluso una pequeña cantidad de esporas de algas después de la limpieza y el tratamiento de choque hará que florezcan nuevas algas. Cuando los notes, debes actuar de manera rápida y agresiva, y también asegurarte de que la aplicación del algicida se convierta en parte de la rutina normal de cuidado del agua.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *