El papel ecológico de las aves

El papel ecológico de las aves

Las aves (Aves, Linnaeus, 1758) son una clase de dinosaurios terópodos altamente especializados y se caracterizan por la presencia de picos y tenedores sin dientes, colas cortas con un pigostyle, cuerpos cubiertos de plumaje y rellenos de bolsas aeríferas, dedos delanteros derretidos, huevos con cáscaras duras. , metabolismos altos y huesos huecos pero robustos.
Según varios criterios de clasificación, el número de especies de aves conocidas oscila entre 9 000 y 10 500, de las cuales al menos 120 se han extinguido en tiempos históricos.
Las aves ocupan todos los entornos disponibles en las tierras emergentes, incluso las más inhóspitas, como los glaciares del Ártico y la Antártida, las montañas más altas, las estepas más secas.
Las aves, como todos los seres vivos, juegan un papel ecológico fundamental, especialmente si están relacionadas con su número y las características migratorias presentes en numerosas especies.
Entre los roles más importantes recordamos el del control de los insectos que capturan sobre la marcha o en las plantas o en el suelo, incluso en estado larvario.
Esta antigua competencia ha moldeado tanto las estructuras y el comportamiento de las aves, como la apariencia y la comestibilidad de los insectos.
Otro papel muy importante es el que desempeñan en los grandes bosques de los países ecuatoriales como polinizadores, pero también, en diversos entornos, para la dispersión de semillas. A este respecto, se observa que el período muy largo de coevolución ha significado que las plantas les ofrezcan frutos con colores llamativos en las estaciones más adecuadas y que ciertas semillas pueden germinar solo si han cruzado el intestino de una especie determinada de aves.
Es por eso que en estos casos extremos la desaparición de un ave puede implicar la extinción de una especie de planta.

Mira el video sobre el tema y suscríbete al canal de YouTube

Entre los roles ecológicos de los insectos, debe recordarse el de traer de vuelta a la parte continental de los nutrientes para las plantas –compuestos de fosfatos y nitrógeno– que han llegado al agua.
En este ciclo, tanto los restos de plantas como los excrementos y el botín de los animales terrestres dan lugar, por descomposición, a estos compuestos que, en su mayor parte, terminan en aguas continentales. Aquí las algas y las plantas acuáticas utilizan las articulaciones y, a través de los diversos eslabones de la cadena alimentaria, se convierten en parte de los tejidos de los peces.
Muchas aves, pelicaniformes y caradriformes en particular, se tambalean a lo largo de las orillas y playas para cazar peces; Cuando los han digerido, sus excrementos, que forman el guano, devuelven los nutrientes para las plantas al suelo, y el ciclo se repite.
Sin embargo, cuando estas sustancias son arrastradas junto con rápidos y rápidos cursos de agua, terminan en el mar y aquí, a través de otra cadena trófica, son asimiladas por los peces. La multitud de aves marinas que se alimenta de peces son parte de esta cadena; posteriormente, a través del guano, devuelven fosfatos y compuestos de nitrógeno al continente. Esta es una operación que involucra inmensas cantidades de materiales que luego contribuyen al equilibrio nutricional de los bosques, la vegetación natural y agrícola del planeta.
En particular, en países áridos, el guano no es arrastrado por el agua, o es arrastrado en menor medida, y devuelto al suelo; aquí se acumula y el hombre ha aprendido a usarlo como fertilizante y (desafortunadamente) para preparar explosivos.

Guido Bissanti




Un comentario en «El papel ecológico de las aves»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *