Lytta vesicatoria

Lytta vesicatoria

La cantárida y también como mosca de España (Lytta vesicatoria Linnaeus, 1758) es un escarabajo de la familia Meloidae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Animalia Kingdom, Phylum Arthropoda, Superclass Hexapoda, Class Insecta, Subclass Pterygota, Cohort Endopterygota, Superorder Oligoneoptera, Section Coleopteroidea, Coleoptera Order, Suborder Polyphaga, Infraorder Cucuriformamil, Subfamily Superfamily, Subfamily, Familyfamily, Subfamily, Subfamily, Subfamily, Subfamily, Subfamily, Subfamily, Subfamily, Subfamily, Subfamily, Subfamilia, Subfamilia, Subfamilia, Subfamilia, Subfamilia, Subfamilia. Meloinae, Tribù Lyttini y, por lo tanto, al género Lytta y a la especie L. vesicatoria.

Distribución geográfica y hábitat –
La mosca de España es un insecto presente y común en todo el sur de Europa y también presente en Asia y el norte de África. La población de este insecto disminuye y luego se mueve hacia las regiones centrales de Europa y luego desaparece en los países nórdicos.
Su hábitat está vinculado a la presencia de plantas hospederas como el fresno, el saúco, el arce, el álamo y, en algunos casos, también el olivo.

Morfología –
La Lytta vesicatoria se puede reconocer en el estado adulto debido al color del cuerpo verde dorado metálico, que puede adoptar tonos azul verdosos, con una longitud que varía entre 15 y 20 mm y un ancho de menos de 10 mm.
En las antenas hay flagelos filiformes negros, así como en algunos casos para las piernas de las piernas.
Los elitrones cubren completamente el abdomen.
Las larvas tipo I (triungulinas), los campodeiformes tienen un cuerpo alargado y deprimido donde el protórax está más desarrollado que todos los demás segmentos. El cuerpo está cubierto de pelo y el color es negro con la excepción de meso, metatoracia y patas que son blancas. En la cabeza hay antenas largas y el abdomen tiene dos cercos bien desarrollados. Tiene pequeñas dimensiones que no superan los 2 mm de longitud.
Las larvas tipo II (cirtosomáticas) se presentan con un cráneo ligeramente esclerificado y patas más bien cortas.

Actitud y ciclo biológico –
La Lytta vesicatoria produce solo una generación al año a través de un ciclo hipermetabólico, donde las hembras, después de alimentarse y aparearse, ponen sus huevos en el suelo cerca de los nidos pedotróficos de Apene Hymenoptera, donde la triungulina se alimenta en sus etapas y provisiones pre-imaginales. .
Aquí el insecto pasa a la segunda etapa de larva y continúa el desarrollo postembrionario. Las larvas, antes de la metamorfosis, pasan por una fase de quiescencia «hipnoteca» y en este estado se refugia en pequeños pozos obtenidos en el suelo.
De esta larva, la que sufre metamorfosis difiere. La pupa ocurre en primavera, mientras que los primeros adultos aparecen en mayo y en masa durante el período de junio.
Este insecto desarrolla su ciclo en plantas como la ceniza (Fraxinus excelsior, Fraxinus angustifolia y también Fraxinus ornus), en el anciano, en el arce, en el álamo y en otros árboles, incluidos los objetos de cultivo, a los que provoca erosiones de las hojas, a menudo confinado a plantas individuales, que son defoliadas; Además, puede roer el eje de los brotes no lignificados.
También puede vivir en el olivo donde se alimenta de las hojas y, en este caso, causa daños, especialmente en las plantas jóvenes, de las cuales daña irreparablemente los brotes, comprometiendo el desarrollo de las mismas plantas.

Rol Ecológico –
La mosca de España es un insecto bastante conocido desde la antigüedad para la producción de cantaridina, una sustancia presente en su élitro, utilizada en el pasado como afrodisíaco, antiinflamatorio y también como veneno.
Del animal seco, de hecho, extraemos la cantaridina que tiene un olor característico desagradable y un sabor amargo picante.
El insecto, como se mencionó, vive a expensas de las plantas de ceniza, saúco, arce, álamo y otras especies espontáneas o cultivadas que operan la defoliación de arriba hacia abajo. La presencia de este insecto es perceptible a través de un olor intenso similar al de un ratón.
En el pasado, si se identificaban de manera oportuna, los adultos se recolectaban colocando carpas debajo de las plantas en las primeras horas de la mañana y agitando las ramas para inducir el fenómeno del brote. De esta forma se evitó la defoliación; en algunas áreas se obtuvo algo de la venta de adultos capturados, para la extracción de cantaridina.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *