Cómo luchar contra el albaricoque gomoso de una manera biológica

Cómo luchar contra el albaricoque gomoso de una manera biológica

La gomosa de muchas plantas, como la del albaricoque, puede ser una consecuencia completamente normal del metabolismo de la planta o al menos de estados morfológicos o fisiológicos particulares.
En la mayoría de los casos, las formaciones de goma son causadas por infecciones de monilia (Monilia laxa). Este hongo microscópico invierna en los cánceres gomosos presentes en las ramas de la planta y cuyos elementos infecciosos contaminan las flores, causando su marchitez y muerte. La infección se propaga a las ramas con la consiguiente formación de cánceres, emisiones de goma y desecación de la parte situada por encima del cáncer de encías. Las infecciones afectan luego a las frutas que están madurando o acercándose a la cosecha, en las cuales causa la formación de puntos de pudrición de crecimiento rápido, sobre los cuales se desarrollan pequeños rodamientos de color nuez.

En esta pestaña, sin embargo, veremos cómo combatir el albaricoque gomoso de una manera biológica. Como se mencionó, sin embargo, la goma no es necesariamente la expresión de una enfermedad específica. También puede ser un exudado mucoso que se origina en heridas causadas por una acción de microorganismos saprófitos que tienden a agravar la situación impidiendo la curación de la lesión. Son gomosos en caso de lesiones causadas por traumas o condiciones climáticas, virus, parásitos animales, parásitos de plantas (Phytophthora, Sclerotinia, Coryneum).
Cuando esto sucede de todos modos hay una fuga de flujo gomoso que aparece en los órganos leñosos en forma de un flujo denso de un color que va del blanco al amarillo que, posteriormente con la oxidación en contacto con el aire, adquiere varios tonos de color dependiendo del microorganismo que se desarrolla. El daño ocurre con la destrucción celular, donde ocurre el proceso degenerativo, o la pérdida de sustancias energéticas que, con el tiempo, conducen a la debilitación del órgano. Cuando el flujo alcanza proporciones abundantes, también puede llegar a la muerte de la planta o a la necrosis de una parte de ella.
Los remedios contra las encías son, mientras tanto, de naturaleza preventiva de diagnóstico y, posteriormente, se ha establecido la causa de una naturaleza preventiva (si es posible) o curativa. Comencemos diciendo inmediatamente que la forma preventiva siempre es la mejor. Esto comienza siempre con cuchillas cortadas y tratadas con productos fungicidas (mezcla Bordeaux, lecitinas, etc.). en la fase preventiva, los equilibrios de vegetación que se mantendrán para la planta también son muy importantes. el exceso de fertilizantes sintéticos (sobre todo nitrógeno nítrico) y, a veces, excesivas técnicas de riego predisponen a las plantas a una mayor susceptibilidad a los ataques; Otra pregunta que a menudo se pasa por alto es la elección pedoclimática donde se plantan los albaricoqueros: los suelos pesados ​​y las áreas con neblina frecuente prepararán sus plantas para encías casi ciertas. Si se han evitado todas estas condiciones negativas y desea dar más resistencia y resistencia a la planta, podemos actuar tratando de prevenir y / o curar la planta con preparaciones que afectarán la causa desencadenante.
Excelente es el uso de preparados a base de bicarbonato de sodio (o mejor que el potasio), con la adición de cola de caballo y ortiga maceradas. Esta operación puede realizarse de forma totalmente preventiva o en caso de que se haya obtenido una herida: en este caso, la herida (si se quiere estar más seguro) se debe limpiar con mucho cuidado y desinfectar con productos de cobre (mezcla Bordeaux).




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.