Cómo hacer potasio al suelo de forma natural

Cómo hacer potasio al suelo de forma natural

Para entender lo que significa la agricultura natural, no es suficiente conocer solo los ciclos biológicos o algunas técnicas agronómicas, es necesario saber que cualquier entrada de materiales, proveniente de fuera de la empresa, absorbe grandes cantidades de energía con las consiguientes emisiones de gases de efecto invernadero y CO2 en todo el mundo. Además, el uso de la química debilitada en los suelos que tienden en el corto lapso de algunos años a los fenómenos de esterilidad microbiológica. Así, todos los fertilizantes de origen mineral y químico, incluso si parecen darnos grandes ventajas productivas, en el presupuesto general implican en cambio una disminución de energía del Sistema (es una ley ineludible de la termodinámica). Para superar este problema debemos comenzar a pensar de manera diferente y pensar en obtener fertilizantes de cero km. Entonces productos (o no desperdiciados) en la compañía.

Entre estos potasio, un elemento fundamental sobre todo para los aspectos cualitativos de los productos agrícolas, que con algunas precauciones podemos hacer a nuestra tierra.
Entre las técnicas más antiguas del mundo mencionamos la ceniza que se utiliza en el campo, tanto en el jardín como en el jardín para enriquecer las plantas del potasio faltante. La recuperación de potasio con esta técnica es excelente y su producción directa en la empresa no implica el desperdicio innecesario de combustible para el transporte. Las cenizas siempre deben provenir de la madera y de los residuos vegetales no tratados, de lo contrario el proceso de combustión genera subproductos indeseables y muy contaminantes tanto para la salud humana como para el medio ambiente y el suelo.
Pero también hay algunas plantas que tienen más potasio una vez quemado; estos son la avena, el trigo, las legumbres, el trigo sarraceno, la amapola, y luego el orujo, las vainas de frijol, los helechos, la prisa, el olmo y las algas marinas. Las cantidades que se utilizarán son alrededor de 20 hectolitros de ceniza por hectárea, incluso si esta cifra está respaldada por un análisis físico-químico del suelo.
Además de la contribución del potasio a través del estiércol, polen, compost, etc., entre los subproductos que afectan a la agricultura puede desempeñar un papel muy importante el orujo. Claramente, estos deben agotarse (el que queda de los usos después de la destilación). El orujo puede ser destinado directamente al campo o combinado con el estiércol. Rico en fósforo, potasio, magnesio, calcio, silicio y nitrógeno, es un alimento perfecto tanto para producciones hortícolas como para cultivos frutales o herbáceos.
Pero también el orujo se puede usar de manera útil en el enriquecimiento de potasio para nuestra tierra. Aquí, sin embargo, debemos prestar la debida consideración de lo contrario ciertas visiones de la agricultura natural se distorsionan: es necesario que entre el centro de producción del orujo o el orujo y la granja la distancia sea mínima, de lo contrario los costos de transporte y sobre todo la emisión de el efecto invernadero derrota todas nuestras buenas intenciones.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *