De los Hábitats a la agroecología

De los hábitats a la agroecología

La reconstrucción del tejido agrícola y la conexión con el ecológico, después de las devastaciones de los años transcurridos desde el período posterior a la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad, debe seguir un camino metodológico y científico preciso, sin el cual no solo no será posible definir estándares perfectos de Reconstrucción agroecológica del tejido productivo, mucho menos asociado con una reconstrucción de los modernos sistemas nutricionales y agroalimentarios.
Por lo tanto, la definición, también geográfica, de áreas con identidad agroecológica correcta debe caracterizarse a partir de las directrices de la Estrategia Nacional de Biodiversidad consecuente con la Directiva 92/43 / CEE (Directiva Hábitat) que, a decir verdad, se ha desarrollado con algunas deficiencias. por Italia, que no contribuyó a definir bien hábitats importantes o detalles de ellos.
Sin embargo, el punto de partida de la Directiva, que contribuyó a la creación de la Red Natura 2000, debe ser el de crear un enfoque de producción diferente donde las empresas individuales ubicadas en el territorio, como células de una estructura a mayor escala, contribuyan La realización de tres funciones:
1. Función ecológica: mediante la elección de pautas de producción no solo vinculadas al mercado, sino intrínsecamente vinculadas a la biorregión y, por lo tanto, al hábitat donde caen;
2. Función productiva: mediante la elección de especies, razas y ecotipos que, según un factor de resiliencia óptimo, están íntimamente conectados y son subsidiarios; por lo tanto, a través del rediseño de asociaciones, rotaciones, biodiversidad y correlaciones que reproducen, en la medida de lo posible, la identidad del hábitat de referencia;
3. Función agroalimentaria: mediante un replanteamiento del sistema alimentario, no solo en términos de la conexión entre el lugar de producción y las terminales de suministro, sino también mediante un replanteamiento de las dietas alimentarias que no están muy conectadas con las características locales y son muy pobres en la biodiversidad alimentaria.
Repensar esta estructura agroecológica y agroalimentaria significa restablecer las bases para una relación muy equilibrada y duradera entre la agricultura y el planeta y, sobre todo, a pesar de las proclamas de que la agricultura industrial es la única que puede alimentar a las poblaciones, especialmente para un futuro cercano, con una mejor eficiencia ecológica, productiva y energética, ya que se basa en los pilares de los sistemas de producción de ciclo cerrado que, notoriamente, en termodinámica y, por lo tanto, en ecología, son los más eficientes y resistentes.

Paesaggio agrario

Para aclarar estos últimos conceptos es necesario pensar que la llamada agricultura «industrial o intensiva», con su modelo fuertemente determinado y dominado por dos factores, como el uso de la química sintética y la dependencia de grandes plataformas comerciales, ha funcionado gradualmente un aplanamiento y pérdida de biodiversidad productiva, con la desaparición progresiva de razas, variedades y ecotipos, y una pérdida del valor nutricional de nuestras dietas demasiado vinculadas a este esquema.
El modelo resultante ha perdido la conexión original entre el sistema de producción agrícola y el sistema ecológico, lo que resulta en ciertos casos, a nivel de granja individual, mayores rendimientos unitarios, pero a nivel de sistema, pérdida de biodiversidad, fertilidad, patrimonio histórico y, en general, disminución y empobrecimiento de los sistemas ecológicos. Como corolario de esto, debe decirse que, a diferencia del sistema agroecológico, la agricultura intensiva se basa en sistemas productivos abiertos (termodinámicamente) y, por lo tanto, con una menor eficiencia de rendimiento.
En última instancia, los rendimientos más altos que hemos presenciado, en las últimas décadas, a nivel de empresa individual, se han pagado caro con una comparación de rendimiento que, según algunos cálculos, alcanza hasta 1/10 con los agroecológicos más eficientes.
A esto hay que agregar que la pérdida de energía y el tipo ecológico mencionado anteriormente, ha producido un empobrecimiento de los sistemas agroalimentarios, muy poco relacionados con la estacionalidad, territorialidad, biodiversidad, ecotipos y, por lo tanto, con información alimentaria que, siendo más pobre, afecta el sistema de salud general de las nuevas generaciones.
De lo dicho, se deduce que repensar un modelo agroecológico también significa repensar una conexión diferente entre las células de producción (empresas) y las células disipativas (comunidades humanas). Las dos estructuras deben estar conectadas, correlacionadas, en diálogo continuo y conocimiento mutuo.
El futuro ecológico del planeta no puede pasar por continuos intentos de establecer y reiterar modelos de producción que no tengan elementos científicos basados ​​y fuertemente correlacionados con disciplinas tales como: Ecología y termodinámica de sistemas complejos.
En el contexto de esta evolución de los sistemas, que de hecho volverá a sincronizarse y alinearse con los ecológicos, los principios consagrados en las políticas bioregionales y la economía circular se pueden ver con mayor concreción.
En este sentido, debe destacarse de inmediato que la política actual del sector europeo, con su PAC y sus PDR, todavía habla un lenguaje inadecuado que, sin embargo, con la Agenda 2030 y con la última Estrategia de Biodiversidad de la UE para 2030 – Devolver la naturaleza a nuestras vidas abre nuevas esperanzas.
Como se mencionó en otras contribuciones, ahora el testigo debe pasar a un escenario político que, a decir verdad, paga un retraso en el lenguaje, las proyecciones y las perspectivas bastante preocupantes.
Un escenario donde reconstruir una nueva identidad del Sistema que une Ciencia, Política y Técnica demasiado tarde para las elecciones muy delicadas que ya habríamos tenido que implementar.

Guido Bissanti

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *