Cómo criar abejas

Cómo criar abejas

La cría de abejas no es solo para la producción de miel y otros productos apícolas, sino también para ayudar a las producciones agrícolas que se benefician enormemente de la actividad de polinización de este insecto. La apicultura es una actividad que requiere mucha experiencia y, por lo tanto, no se puede improvisar; por esta razón, aquí le daremos las principales aportaciones sobre cómo criar abejas, pero necesitará la ayuda de un apicultor experto que lo seguirá en las primeras etapas de esta actividad. La abeja es un insecto himenóptero del género Apis, que se distingue en cuatro especies diferentes: la Apis florea, la Apis dorsata, la Apis cerana (originaria de las tres de Asia) y la Apis mellifera que vive en Europa, África, Cercano Oriente, América, Australia y Nueva Zelanda. A estos se les agregan razas mestizas que tienen distribuciones geográficas particulares. En lo específico de nuestra guía tratamos de conocer un poco mejor algunas razas sociales que tienen que encontrar la adaptación preferiblemente en su rango natural:

La abeja negra (llamada científicamente Apis mellifera, fue clasificada por Linneo en 1758): proviene de las partes del norte de Europa y luego se extendió desde Francia, Alemania, Inglaterra y Polonia hasta llegar a la Rusia europea.
La abeja amarilla italiana (nombre científico Apis mellifera ligustica, fue clasificada por Massimiliano Spinola en 1806): se encuentra principalmente en todos los territorios italianos.
La abeja siciliana (Apis mellifera sicula Montagano, 1911) es una subespecie de la abeja común cuya área de distribución natural es la provincia de Trapani, en Sicilia. Tiene un origen isleño como otras subespecies, como Apis mellifera ruttneri (Malta), Apis mellifera adamii (Creta), Apis mellifera cypria (Chipre).
La abeja Carnic (también llamada Apis mellifera carnica, identificada en la clasificación del erudito August Pollmann en 1879) es originaria de Eslovenia y de las áreas de Austria.
La abeja caucásica con la trompeta larga (también llamada Apis mellifera caucasica, fue clasificada por Pollmann en el lejano 1889) se puede encontrar especialmente en el Cáucaso y en la región de Georgia.
Es aconsejable, antes incluso de pensar en los métodos de mejoramiento, tener un laboratorio que esté a la altura del estándar, para una inversión inicial de aproximadamente cinco mil euros en total. En este lugar tendrá que crear sus propios productos y el edificio deberá cumplir con todas las normas de higiene y legislativas para el procesamiento y procesamiento de productos alimenticios. En este punto, debe comprar las colmenas, eligiendo un buen material y ropa protectora, incluyendo una máscara con el propósito de proteger la cara de las abejas, cuando extrae la miel. Estos deben ser de un color claro, nunca oscuro y en el mercado son de tal factura.
Bajo la guía de un experto (incluso en términos burocráticos), lo primero que debe hacer es comprar abejas y preparar un área bastante grande para preparar las colmenas. De hecho, inicialmente, para iniciar el negocio, necesitará un buen número de abejas. Para empezar, unas 2 o 3 familias de abejas serán suficientes para instalarse en tantas colmenas. La colmena es un contenedor con la forma de un paralelepípedo de madera, en el cual la familia de insectos se desarrolla y reproduce con el tiempo. Cuando el colmenar está habitado por las abejas, se llama colmena.
Indicativamente dentro de una colmena encontramos:

1 reina (hembra) que tiene la tarea de poner huevos;
fuchi (hombre) que son diputados para la reproducción;
000 abejas adultas (hembras) enviadas para recolectar néctar, agua, propóleos y polen;
000 jóvenes (mujeres) abejas que trabajan en la colmena y tienen diferentes tareas
000 larvas que deben ser alimentadas;
000 huevos que se convertirán en larvas;
000 larvas que se están convirtiendo en una abeja adulta.
De su actividad cuidadosa e insaciable se produce miel y otros productos como: propóleos, ceras, etc.
Por último, pero no menos importante, tenía que relacionar su crianza con el tipo de miel que desea producir. Aquí, puedes entender de manera preliminar dependiendo de dónde colocas las colmenas si tienes miel millefiori o monoflora. Para este último caso, el área debe estudiarse por lo menos unos pocos kilómetros y comprender cuáles son los cultivos predominantes y comprender si esto es posible. Esto se debe a que cada tipo de miel tiene características alimenticias, organolépticas y terapéuticas muy diferentes.

Sugerimos esta compra




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *