Embalaje: normas y hábitos para reducir la contaminación

Embalaje: normas y hábitos para reducir la contaminación

Alguien (especialmente el más joven) recordará que una vez, especialmente en las tiendas de abarrotes, la mayoría de las compras se realizaron con productos sueltos.
El resultado fue, por supuesto, que montañas de papel, plásticos, aluminio, etc. no se acumulan en nuestros residuos.
Ahora, independientemente de los estándares de protección de la salud de los productos sueltos que siempre deben ser verificados y adoptados, es claro que algo debe cambiarse si no queremos continuar en esta dirección.
El costo de la energía para el medio ambiente es insostenible. Cada año, la huella ecológica debido a los envases es demasiado alta como para plantear la hipótesis de un futuro que vaya en esta dirección.
Claramente, el objetivo de cero (o casi) desperdicio no es tan utópico si aprendes no solo a diferenciar el envase y reciclarlo, sino también a producir menos. Puede comenzar desde contenedores y bolsas, a menudo completamente innecesario. Pero es necesario sobre todo una acción política, y por lo tanto legislativa, que induce un cambio en el concepto de empaque si queremos resolver de una vez por todas el vínculo entre la producción y el desperdicio.
No es suficiente diferenciar si no se parte de los cimientos: ¡producir menos envases!
El empaquetado representa una masa de desechos que a menudo podemos evitar producir. Además de diferenciarlos cuidadosamente, de hecho deberíamos aspirar al objetivo cero (o casi) al desperdicio.
Disminuir la cantidad de envases de plástico y papel y recipientes de aluminio usados ​​es el primer paso para hacerlo. Esto ayuda a entrar en la perspectiva de menos desperdicio que beneficiará al medio ambiente y la billetera.
Necesitamos restablecer el criterio de «empaquetado» como algo reutilizable. De esta forma, los paquetes que no se pueden eliminar se pueden reutilizar como contenedores. En un momento posterior, pueden eliminarse de manera adecuada mediante una recolección separada.
Antes de que la política esté concretamente interesada en el problema del empaquetado, es una buena idea para los ciudadanos (y por lo tanto para todos) trabajar hacia una nueva cultura ambiental a través de una serie de estilos de vida y hábitos que ayudan a nuestro planeta.
A continuación, enumeramos algunos hábitos simples que se deben adquirir para disminuir el empaque:

Compre productos a granel o de barril: desde alimentos hasta detergentes y cosméticos, puede optar por estas alternativas con menos impacto en el medio ambiente. Los artículos sueltos a menudo permiten ahorros en términos económicos, gracias a la posibilidad de reciclar los contenedores que ya están en su poder.
Use la aspiradora para hacer: la compra de envases y envases también se puede reducir gracias a esta práctica. Elegir productos que devuelvan el contenedor es una gran manera de ayudar a reducir el desperdicio.
Prefiera el agua del grifo: las botellas de plástico que contienen agua se pueden guardar fácilmente. Solo asegúrese de poder disfrutar del agua en su área y obtener botellas de vidrio fácilmente reutilizables.
Traiga la bolsa de compras: cuando salga a comprar comestibles, recordar una o más bolsas de lona es útil y económico. La compra de compradores, de hecho, afecta los gastos diarios y tiene un impacto en el medio ambiente.
Autoproducción: tanto en la cocina como para la higiene, puedes probar suerte en el bricolaje. Pruebe nuevas recetas, evite la compra de productos envasados, es una forma de ahorrar y comer saludablemente. Incluso los detergentes y los cosméticos a menudo se pueden producir en casa gracias a recetas sencillas que solo requieren la compra de algunos ingredientes naturales.
Limite las mono-porciones: aunque pueden resultar prácticas, las bandejas que contienen dosis únicas de alimentos constituyen un desperdicio de materiales y un desecho adicional que debe eliminarse. Incluso durante la compra de alimentos, por lo tanto, sería mejor preferir formatos que reduzcan las bolsas y paquetes innecesarios tanto como sea posible.
En un país civilizado, sin embargo, no podemos limitarnos a las buenas intenciones de los individuos. La población debe ser educada, dirigida, ayudada y alentada.
Deben adoptarse criterios para dirigir a los minoristas a dotarse de instalaciones que faciliten la reventa de productos a granel mediante la adopción de sistemas de seguridad y rastreabilidad de la salud. Hay mucho por lo que trabajar, pero sobre todo tenemos que estar convencidos de que sin un cambio en las regulaciones haremos más y más desperdicio a expensas de los costos sociales y ambientales.
En este sentido, los países occidentales todavía tienen mucho que hacer. Por el contrario, en algunos casos tienen que empezar desde cero.
¡Esto es Política, del PBI tenemos el «empaquetado» lleno!

Guido Bissanti




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *