Camptotecina

Camptotecina

Camptotecina (abreviado con el término CPT) y cuyo nombre en la nomenclatura oficial de la IUPAC es: (S) -4-etil-4-hidroxi-1H-pirano [3 ‘, 4’: 6,7] indolizino [1,2- b] quinolina-3,14- (4H, 12H) -diona, alcaloide de quinolina con fórmula bruta o molecular: C20H16N2O4.
Químicamente, la camptotecina tiene una estructura anular pentacíclica plana, que incluye un resto pirrol [3,4-β] -quinolina (anillos A, B y C), un resto piridona conjugada (anillo D) y un centro quiral en la posición 20 dentro del anillo de alfa-hidroxilactona con configuración (S) (el anillo E).
La camptotecina se produce de forma natural y se deriva de la corteza de la planta Camptotheca acuminata (Camptotheca acuminata Decne., 1873), un árbol originario de China utilizado en la medicina tradicional china. Sin embargo, también se ha encontrado camptotecina en otras plantas, incluida Chonemorpha fragrans (Chonemorpha fragrans (Moon) Alston).
La camptotecina fue descubierta en 1966 por M. E. Wall y M. C. Wani en el cribado sistemático de medicamentos contra el cáncer de productos naturales. Se aisló por primera vez de la corteza y el tallo de Camptotheca acuminata y se ha utilizado clínicamente más recientemente en China para el tratamiento de cánceres gastrointestinales.
En Phytomedicine en 2017 también se informa que esta sustancia también es producida por cuatro endófitos bacterianos y también se destaca el posible papel de un plásmido en la biosíntesis de este metabolito activo.
Específicamente, las bacterias responsables aisladas pertenecen a Bacillus sp. (KP125955 y KP125956), Bacillus subtilis (KY741853) y Bacillus amyloliqufacens (KY741854). Utilizando técnicas como los análisis ESI-MS / MS y NMR, las moléculas producidas por estos microorganismos se compararon con las producidas en la naturaleza y la identidad de la camptotecina fue similar. De hecho, se encontró que la camptotecina es biológicamente activa debido a la positividad de las pruebas de citotoxicidad relacionadas con la línea celular del cáncer de colon. Este es un excelente resultado en el campo de la oncología ya que permite expandir la producción de moléculas asociadas a la actividad anticancerígena.
En cuanto al probable papel de un plásmido en la producción de camptotecina, al aislar un plásmido del cultivo de las bacterias mencionadas, se detectó una variación en la producción del metabolito activo, por lo que el estudio abre nuevos horizontes para revelar los mecanismos exactos que podría estar involucrado en el proceso de síntesis asociada a bacterias.

La camptotecina ha mostrado actividad anticancerígena en estudios clínicos preliminares, particularmente contra cánceres de mama, ovario, colon, pulmón y estómago, sin embargo, tiene baja solubilidad y se han reportado efectos adversos cuando se usa terapéuticamente, por lo tanto, químicos sintéticos y medicamentos han desarrollado numerosas síntesis de camptotecina. y diversos derivados para incrementar los beneficios del químico, con buenos resultados. Se han aprobado cuatro análogos de CPT y ahora se utilizan en la quimioterapia contra el cáncer; estos son: topotecan, irinotecan, belotecan y trastuzumab deruxtecan.
Por tanto, a la camptotecina se asocian potentes actividades inhibidoras de la topoisomerasa I eucariota, por lo que los investigadores llevan tiempo realizando estudios biológicos sobre esta molécula y han obtenido resultados satisfactorios en el campo oncológico. Hasta la fecha está comprobado el gran potencial de la camptotecina como sustancia antitumoral y los componentes activos responsables de esta actividad son precisamente los alcaloides con estructura pentacíclica insaturada, o los alcaloides indol.
La camptotecina tiene un mecanismo de acción único entre los agentes antitumorales naturales: la topoisomerasa I es una enzima que participa en muchos procesos que involucran al ADN, como su replicación, transcripción y recombinación. Más específicamente, la capacidad de inhibición viene dada por la formación del complejo ADN-fármaco-topoisomerasa.
Sin embargo, tal proceso no se refiere exclusivamente al bloqueo de la proliferación de células cancerosas, de hecho se ha demostrado que es eficaz in vitro en relación con la inhibición de la viabilidad del Trypanosoma y otros microorganismos responsables de la malaria. Al superar los problemas relacionados con la baja biodisponibilidad de este fármaco y su escasa solubilidad, mediante el diseño de mejores análogos sintéticos, esta molécula parece prometedora en el tratamiento de cánceres de mama, ovario y estómago.

Advertencia: La información que se muestra no es un consejo médico y puede no ser precisa. Los contenidos son solo para fines ilustrativos y no reemplazan el consejo médico.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *