Durvillaea antarctica

Durvillaea antarctica

Cochayuyo (Durvillaea antarctica (Chamisso) Hariot) es una especie de alga perteneciente a la familia Durvillaeaceae.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático pertenece a:
Dominio eucariota,
Reino cromista
Subarign Chromalveolata,
División Heterokonta,
Clase Phaeophyceae,
Orden Fucales,
Familia Durvillaeaceae,
Género Durvillaea,
Especie D. antartica.
El término es sinónimo:
– Durvillaea utilis Bory, nom. ileg. 1825;
– Fucus antarcticus Chamisso, 1822.

Etimología –
El término Durvillaea del género lleva el nombre del explorador francés Jules Dumont d’Urville (1790-1842).
El epíteto antártico específico se refiere a la Antártida, el Polo Sur, la Antártida.

Distribución geográfica y hábitat –
Durvillaea antartica es una especie de alga con distribución circumpolar, entre las latitudes 29 ° S y 55 ° S, que se encuentra en Chile, el sur de Nueva Zelanda y la isla Macquarie.
Su hábitat es el de los bancos expuestos, especialmente en la parte norte de su área de distribución, y ataca con un fuerte agarre.

Descripción –
Durvillaea Antarctica está compuesta de filamentos de color verde a marrón dorado con una textura coriácea.
Esta alga no tiene ampollas de aire, pero flota gracias a una estructura de panal dentro de los filamentos, lo que también ayuda a que las algas no se dañen con las fuertes olas.
La estructura de panal de la estructura le confiere resistencia y flotabilidad. Se cree que esta estructura en particular es responsable de la amplia distribución de este género, ya que el alga es capaz de flotar cuando falla su anclaje mediante retención. Esta alga puede colonizar otras costas de esta forma y, además, se ha demostrado que puede transportar comunidades de invertebrados a través de vastas distancias oceánicas de costa a costa.
Se cree que este «sistema de transporte» parecido a una balsa permitió que una amplia gama de especies recolonizaran las costas subantárticas bañadas por el hielo durante la última edad de hielo.

Cultivo –
Durvillaea antarctica se reproduce sexualmente produciendo gametos masculinos y femeninos que se liberan en el agua. estos se producen en sitios específicos de la fronda. Un individuo grande puede producir 100 millones de gametos en doce horas.
La temporada en la que ocurre la reproducción varía según el lugar, pero generalmente es durante los meses de invierno.
Las frondas de Durvillaea antarctica pueden infectarse con un parásito de algas que es Herpodiscus durvillaeae (Lindauer) GR South.

Costumbres y tradiciones –
Durvillaea antarctica fue descrita por primera vez en 1822 como Fucus antarcticus y revisada en 1892 con el término definitivo.
En 2012, una revisión taxonómica condujo al reconocimiento de una nueva especie, Durvillaea poha, basada en evidencia genética, morfológica y ecológica, que previamente había sido reconocida como una subespecie de Durvillaea antarctica.
D. poha es la única otra especie del género que comparte la estructura de panal y la flotabilidad de D. antarctica.
D. poha generalmente tiene frondas más anchas que D. antarctica y puede aparecer con más matices anaranjados.
Dentro de la especie, se han identificado más diversidades, con más características sin clasificar.
Durvillaea antarctica Holdfasts a menudo están habitados por una amplia gama de invertebrados, muchos de los cuales se arrastran y pastan en las algas. En Nueva Zelanda, estas especies epipaunales incluyen los crustáceos Parawaldeckia kidderi, P. karaka y Limnoria stephenseni, junto con los moluscos Cantharidus roseus, Onchidella marginata, Onithochiton neglectus y Sypharochiton sinclasi.
Durvillaea antarctica holdfast es grande y muy difícil de eliminar. La falta de rigidez suele ser el resultado de gusanos y moluscos que se alimentan de la tela y también es común que la roca anfitriona se agriete sin que la sujeción pierda su agarre, lo que contribuye significativamente a la erosión en algunas áreas. Por algunas características, el impacto ecológico de la recolección de esta especie es muy alto.
Esta alga encuentra usos tanto en el campo alimentario como en el farmacéutico.
En Chile, los tallos y tallos de esta alga se recolectan de las costas y se utilizan en la cocina chilena para diversas recetas, entre ellas ensaladas y guisos.
Entre los maoríes, tanto D. poha como D. antarctica se utilizan para fabricar bolsas pōhā tradicionales, que se utilizan para transportar y almacenar alimentos y agua dulce, para propagar moluscos vivos y para confeccionar ropa y equipamiento deportivo.
Los pōhās están particularmente asociados con la tribu Ngāi Tahu y se utilizan a menudo para transportar y almacenar a los jóvenes del Titi.
En cuanto a las propiedades farmacológicas, uno de los principales culpables de las propiedades saludables de esta alga es el ácido algínico que está contenido en la pared celular de las algas pardas. El ácido algínico tiene propiedades importantes: en primer lugar, no es absorbido por nuestro organismo, también tiene propiedades gelificantes. Esta molécula forma masas gelatinosas capaces de absorber metales pesados ​​como plomo, cadmio, mercurio y otras sustancias tóxicas, impidiendo su absorción por el organismo. Por eso se utiliza como purificador válido. Además, las propiedades gelificantes son eficaces para amortiguar el exceso de acidez en el estómago. El alga no tiene toxicidad. El ácido algínico y sus sales (sodio, potasio, magnesio) son conocidos por su alta capacidad de intercambio y propiedades quelantes capaces de eliminar metales pesados ​​y muchas otras sustancias tóxicas del organismo.

Método de preparación –
Los tallos y tallos de Durvillaea antarctica se recolectan en las costas de Chile y se utilizan en la cocina típica de este país para diversas recetas, entre ellas ensaladas y guisos.
En cuanto a los usos con fines curativos, esta alga se encuentra en el mercado en diversas formulaciones.

Guido Bissanti

Fuentes
– Acta Plantarum – Flora de las regiones italianas.
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Base de datos útil de plantas tropicales.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencias con hierbas medicinales, Ennsthaler Editore.

Advertencia: Las aplicaciones farmacéuticas y los usos quirúrgicos están indicados únicamente con fines informativos, no representan de ninguna manera una prescripción médica; por lo tanto, no se asume ninguna responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimentarios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *