La agroecología es solo una parte de una nueva Era

La agroecología es solo una parte de una nueva era

Detrás o dentro de la palabra agroecología podrían acechar algunas confusiones y los sospechosos habituales, dispuestos a explotar una palabra de moda para transmitirla para su propio uso y consumo.
Es el virus habitual, más potente que el COVID 19, que acecha en el corazón y la mente de los hombres que, ante lo nuevo, suelen adoptar dos tendencias:
– o el miedo a lo nuevo que tiende a hacernos cerrar los ojos y rechazarlo;
– o la astucia de quienes, profanando la palabra, la abusan y la consumen.
Luego están aquellos, y hay más de lo que se podría pensar, que intentan vislumbrar la salida en lo nuevo, el éxodo hacia una «tierra prometida» que puede dar un nuevo rumbo y una nueva justicia.
Hay un hilo sutil (pero muy consistente) que vincula la agroecología con los grandes cambios y «conmociones» que están caracterizando nuestra agitada era.
Una era generada por una convicción humana dictada por la dominación, la conquista, el colonialismo y el sometimiento; una lectura errónea del papel de la humanidad en la historia que surge de ese virus primordial con el que el hombre quiso interpretar para su propio uso y consumo incluso los primeros pasos de la enseñanza de la Biblia, cuando en el Génesis (I, 26) afirma: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, a nuestra semejanza, y dominemos sobre los peces del mar y las aves del cielo, sobre el ganado, sobre todas las fieras y sobre todos los reptiles que se arrastran sobre la tierra.
Así, toda la historia de los poseedores habituales del virus del engaño ha estado plagada de un largo período de abuso, iniquidad, opresión, hasta el punto de abrumar y desfigurar incluso esa Naturaleza de la que somos parte integral; olvidando que, inmediatamente después, el propio Génesis (I, 30) nos recuerda: «A todas las fieras, a todas las aves del cielo y a todos los seres que se arrastran por la tierra y en quienes hay aliento de vida, yo cada césped verde. Y así sucedió «.
Un segundo pasaje importante con el que el antiguo narrador de la Sagrada Escritura da un sentido «ecológico» a la relación entre todos los seres vivos, recordando que no puede haber dominación sin servicio, gestión sin compartir.
Y toda actividad humana hasta ahora se ha caracterizado por el dominio y la sumisión: desde la explotación de los bienes de la tierra hasta el sometimiento de las cosas y los seres vivos en lo que ahora llamamos «agricultura moderna».
Un paradigma productivo que hemos conducido, desdeñoso de las consecuencias de perseguir objetivos muy alejados del reparto general: el mercado, los rendimientos, la explotación de los recursos, se han idealizado sin mirar el suelo que se derrumbaba bajo nuestros pies.
Y como escribió un autor: «El topo Covid-19 excavó en el siglo XXI y provocó su colapso».
Un colapso que, a pesar del intento de los sospechosos habituales de utilizar el lenguaje de dominación de una economía escrita al margen de las reglas del planeta, es ahora inexorable y marcado. Un colapso que, sin embargo, no presagia momentos oscuros sino grandes cambios, al igual que una gran tormenta es, sin embargo, el preludio de nuevos rayos de sol.

Un colapso que nos involucra a todos, hacinados y fatigados por pasar por esas «eficiencias» de un sistema capitalista y colonialista que nos hizo actuar contra todos: mi eficiencia a costa de la eficiencia de los demás. Un virus muy peligroso que se ha anidado en modelos políticos, culturales, de comportamiento y del que solo se puede salir del entendimiento de que todos juntos, y no todos contra todos, pueden salir de esta mentira histórica.
Todo esto nos asustaba, nos enfadaba, nos volvía más cerrados y, a menudo, más egoístas. Una humanidad que ha roto los límites de la «convivencia» y ya no puede encontrar los de una casa común, de una ecología cuidadosa.
Y la orilla segura se llama compartir, responsabilidad hacia los más pequeños, hacia los indefensos, hacia los agobiados. Una categoría más concurrida que antes, porque no incluye solo a hombres y mujeres de todas las edades; está representado por todas esas «cosas» que hemos subyugado en nombre del beneficio, del mercado, de la competencia.
En la agricultura hemos ido abandonando paulatinamente, y cada vez con mayor ceguera, el concepto de equilibrio, convivencia, protección de los bienes, implementando un modelo de gestión, incluso de dominación, de las cosas del mundo.
Así, los organismos vivos, los animales, las plantas y todo lo que cae bajo el mismo sol que nos ha sustentado durante millones de años, está sufriendo un comportamiento humano que, como se mencionó, ha hecho colapsar los acontecimientos del siglo XXI.
En este contexto, además de la encíclica más célebre del Papa Francisco «Laudato Sì», la última y más incisiva, en este sentido, «Hermanos todos», que no es una relectura del antiguo significado de la hermandad sino una revisión de algo. que la humanidad no había entendido bien: ya no podemos dominar la Naturaleza sin que ella se vuelva contra nosotros.
Ya no podemos producir matando insectos, mamíferos, pájaros, seres vivos, sin que su desaparición deje todo como estaba antes.
No podemos explotar el suelo y su fertilidad pensando que todo esto no nos seca.
No podemos robar recursos a otros pueblos pensando que las causas que hemos generado no entrarán en nuestro hogar.
Entonces el «todos hermanos» es un navegador, un camino trazado en el salpicadero de nuestro coche y que nos anima a seguir un único y posible camino.
Como dice el título: la agroecología es solo una parte de una nueva era; en él debemos reescribir las reglas de una nueva civilización, sin miedo, sin vacilación, sin falsedad, ciertos de una verdad sobre todo: dentro de los principios de la Naturaleza residen las reglas para una vida más plena, no solo para la humanidad sino para todo el planeta , con todos sus seres.
La agroecología es, incluso antes que un manual técnico basado en reglas científicas, un tratado de convivencia, de compartir.
La agroecología es la transición de la cultura de dominación a la de protección.
La agroecología, en cierto modo, tiene una identidad femenina, una identidad de cuidado, de salvaguarda de la vida, de preservación en su seno de la existencia, de la fertilidad.
La agroecología marca el final de una concepción monocromática y dominada por los hombres de la agricultura y trae consigo el embrión de una nueva civilización.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *