Dactylopius coccus

Dactylopius coccus

El carmín cochinilla (Dactylopius coccus O. G. Costa, 1835) es un insecto perteneciente a la familia Dactylopiidae.

Sistemática –
Desde el punto de vista sistemático, pertenece al Dominio Eukaryota, Kingdom Animalia, Sub-Nean Eumetazoa, Branch Bilateria, Phylum Arthropoda, Subphylum Hexapoda, Class Insecta, Subclass Pterygota, Cohort Exopterygota, Subcoorte Neoptera, Superorder Paraneoptera, Rhynchotoidea Order, Section, Rhynchotoidea Order, Rhynchotoidea Orden, Rhynchotoidea Homoptera, Sección Rhynchotoidea. Sternorrhyncha, Superfamilia Coccoidea, Familia Dactylopiidae y, por lo tanto, al género Dactylopius y a la especie D. coccus.
Los términos son sinónimos:
– Coccus cacti Linnaeus, 1758;
– Pseudococcus cacti Burmeister, 1839.

Distribución geográfica y hábitat –
La carmín cochinilla es originaria de América Central, con algunas poblaciones originarias de América del Sur y otras de América del Norte, incluidos México y el suroeste de los Estados Unidos. Los estudios filogenéticos moleculares sobre género sugieren que Dactylopius coccus nació en América del Sur y se introdujo en México, a través de productos agrícolas durante la era precolombina.
Hoy este género se distribuye en la mayor parte del mundo debido a introducciones accidentales.
Su hábitat es el de los ambientes secos, incluidos los bosques, los pastizales, los campos cultivados, las áreas perturbadas y las malezas y los jardines donde comparten plantas de cactus con diversas hormigas, arañas y otros insectos.

Morfología –
El Dactylopius coccus es exteriormente de color gris ceroso, pero las hembras adultas se vuelven de color rojo brillante cuando son aplastadas, debido a su contenido en ácido carmínico.
Las hembras adultas tienen aproximadamente 6 mm de largo, 4,5 mm de ancho y 4 mm de alto. Cada insecto pesa alrededor de 45 mg, también debido a la capa protectora de cera blanca que los protege de la pérdida de humedad y lluvia.
Como en otras cochinillas, los machos jóvenes tienen alas, mientras que las hembras más grandes no.

Actitud y ciclo biológico –
La duración del ciclo biológico de la cochinilla depende de muchos factores, incluida la presencia de enemigos naturales, enfermedades, factores climatológicos y el estado fisiológico de las plantas hospederas. En particular, las condiciones climáticas juegan un papel importante durante la maduración de los insectos: granizo, temperaturas inferiores a 20 ° C y superiores a 30 ° C, la lluvia y el viento pueden comprometer el desarrollo de los insectos.
Además, la edad, las especies y la salud de la planta huésped pueden influir en la velocidad de su desarrollo. Dependiendo de los factores antes mencionados, se han reportado períodos de desarrollo entre 64 y 120 días en la literatura. Como resultado, pueden ocurrir de tres a seis generaciones cada año.
En detalle, las hembras tienen tres etapas de desarrollo y los machos cinco. Su reproducción tiene lugar continuamente durante todo el año, con un máximo de seis generaciones.
Los huevos eclosionan muy pronto después de la puesta, incluso en unos pocos minutos, y probablemente incluso ocasionalmente mientras todavía están dentro de la hembra.
Estos insectos escamosos viven en plantas de cactus, en particular higos indios (Opuntia spp.), Así como especies de Cylindropuntia y Grusonia.
Se reúnen en grandes grupos principalmente en áreas sombreadas y se refugian en las almohadillas de cactus de las que se alimentan de la savia.

Rol Ecológico –
Carmine cochineal es un parásito sésil, que vive principalmente en cactáceas del género Opuntia.
El insecto produce ácido carmínico, que es una defensa contra los depredadores.
El ácido carmínico se puede extraer del cuerpo y de los huevos para producir un tinte natural valioso, el carmín (también conocido como rojo cochinilla o simplemente cochinilla).
Este ingrediente activo se usa como colorante alimentario (E120) o en la industria cosmética.
Por esta razón, esta cochinilla es un insecto de importancia económica e histórica como la principal fuente del tinte rojo. Según los hallazgos, se ha utilizado para este propósito en las Américas desde el siglo X. Por esta razón, el insecto ha sido domesticado y criado para su producto.
Estos insectos de escala tenían un valor económico importante para las sociedades precolombinas en la región de los Andes. Los soberanos del Imperio Inca almacenaban estos insectos como suministros en las tiendas, ya que eran la única fuente de tinte rojo para la ropa y otras telas. El rojo era, entre otras cosas, el color de la realeza entre los incas. Después del comienzo de la colonización española en las Américas, los insectos de escala fueron enviados a todo el mundo como un producto comercial.
Los cuerpos secos de las hembras de este insecto contienen aproximadamente del 12 al 16% de ácido carmínico.
El carmín obtenido es un tono carmesí que se puede transformar en diferentes tonos agregando iones metálicos o modificando el pH; Las sales o ácidos de estaño producen un color escarlata brillante, mientras que el hierro o los compuestos alcalinos lo convierten en un color morado oscuro.
Las Salasaca de Ecuador todavía usan este proceso para colorear sus telas, en particular una prenda de lana roja que usan las mujeres alrededor de los hombros, que cada mujer personaliza al elegir un tono rojo diferente. Recogen los insectos escamosos, probablemente el D. confusus, en las áreas naturales, los presionan en palmaditas y los usan para teñir la ropa de tres en tres. Uno se deja carmesí, otro se remoja en jugo de limón para que sea escarlata, y el tercero se frota con cenizas de madera para que sea púrpura.
El género Dactylopius también es importante porque varias especies se han utilizado como agentes de control biológico de parásitos y porque muchas se conocen como especies invasoras.
En cuanto al control biológico, algunos cactus son plantas invasoras y, como parásitos de cactus, las especies de Dactylopius se han utilizado como agentes de control biológico para parásitos en África y Australia.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Russo G., 1976. Entomología agraria. Parte especial Liguori Editore, Nápoles.
– Tremblay E., 1997. Entomología aplicada. Liguori Editore, Nápoles.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.