Cómo podar el Mandarín

Cómo podar el Mandarín

La mandarina (Citrus reticulata Blanco, 1837) es un pequeño árbol frutal de la familia Rutaceae y es uno de los tres cítricos originales del género Citrus, junto con el cedro y el pomelo. Desde que se aceptó la teoría según la cual todos los cítricos se derivan de estas tres especies, el mandarín ciertamente ha adquirido importancia histórica, ya que es la única fruta dulce entre los tres originales. La planta es pequeña y puede alcanzar de dos a cuatro metros de altura.
En esta tarjeta veremos cómo podar el mandarín, teniendo en cuenta su tamaño y también la sexta planta que se puede usar. En cuanto a otros cítricos, el sistema de entrenamiento más adecuado es el mundo. Para obtener esta forma partimos de una planta ya cubierta a unos 50-70 cm del suelo, dejando 3-4 ramas principales. Estas ramas deben estar inclinadas 60 ° con respecto a la vertical, estar en una posición simétrica (a 120 ° o 90 °) y sus puntos de inserción deben estar a una distancia aproximada de 10-15 cm entre sí; Cualquier excedente será eliminado. Como siempre, las intervenciones deben limitarse al mínimo necesario. Estas ramas se cubrirán con vegetación más o menos espesa, según la especie y la variedad. Las tendencias actuales, con el fin de utilizar todo el espacio disponible, tienen como objetivo obtener una forma de cultivo con follaje completo, es decir, hacer que la vegetación de las ramas se expanda hacia el suelo. Dado el tamaño pequeño de la pinta de mandarina, la poda también debe hacerse de acuerdo con la sexta parte de la planta, que puede ser de 4 x 4 o de 3.5 x 3.5 m.

Al igual que en la mandarina, como en otros cítricos, la fructificación tiene lugar en las ramas del año anterior y el crecimiento de las ramas ocurre normalmente en tres períodos: primavera, principios de verano y otoño. La inducción floral de los brotes comienza durante el período de descanso invernal, mientras que el contenido máximo de sustancias de reserva en las hojas y ramas es en febrero y marzo. Tendremos que el ajuste de las flores depende de la cantidad de sustancias de reserva presentes en la planta.
Por esta razón, la poda nunca debe realizarse en el período de febrero y marzo, cuando hay una acumulación de sustancias de reserva. Además, deben evitarse los períodos en que las temperaturas son muy bajas o muy altas.
Por lo general, se puede podar en el período de abril, con leves intervenciones anuales, limitándose solo a aligerar el cabello, eliminando las ramas secas, rotas o debilitadas después de que hayan florecido o curvadas hacia abajo.
Además, es necesario eliminar las ventosas, es decir, las ramas largas sin fruto, cuando provienen de la parte basal de las ramas más gruesas, mientras que para aquellas situadas en las áreas más periféricas de la copa podemos limitarnos a recortar. Como en la mandarina, como en las clementinas , observamos un cierto agrupamiento de brotes: por lo tanto, deben reducirse para que las ramitas estén correctamente espaciadas.
Sin embargo, es importante hacer la poda cada año, para evitar alternar la producción.
En la fase juvenil de la cría, los cortes deben evitarse tanto como sea posible, para no retrasar la entrada en producción, procediendo eventualmente solo a la eliminación de los retoños. E incluso en las plantas adultas no se debe intervenir demasiado para no alterar la relación entre la vegetación y la producción: los cortes excesivos favorecen a la vegetación a expensas de la formación de frutos. En cambio, las podas son necesarias cuando se producen ataques de parásitos de insectos de escamas y cuando la altura de la planta ya no permite una recolección fácil del suelo.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *