Solanum melongena

Solanum melongena

La berenjena (Solanum melongena L.) es una especie de la familia de las solanáceas, ampliamente cultivada en horticultura por su fruto.

Sistemática –
Desde un punto de vista sistemático, pertenece al dominio Eukaryota, Reino Plantae, División Magnoliophyta, Clase Magnoliopsida, Orden Solanales, Familia Solanaceae y luego al Género Solanum y a la Especie S. melongena.

Etimología –
El término Solanaceae se deriva de sólor = consolare, aliviar, calmar: para las propiedades medicinales de algunas plantas de este género. El epíteto específico de melongena proviene del griego μῆλον = mélon pomo, fruto y de γεννάω gennáo = generar, producir: por lo tanto, una planta que produce frutos redondos.

Distribución Geográfica y Hábitat –
Solanum melongena es una especie anual de origen del continente asiático y más precisamente de la India, incluso si hay innumerables documentos que demuestran el cultivo de berenjenas en el área del sudeste asiático desde tiempos prehistóricos; más tarde se importó a Medio Oriente y llegó al Mediterráneo alrededor del siglo VII. La difusión en Europa de los nombres derivados del árabe y, sobre todo, la falta de nombres de origen latino y griego indican que fue traído al área mediterránea por los árabes a comienzos de la Edad Media.

Descripción –
La berenjena es una planta herbácea erecta, que puede alcanzar una altura que varía entre 30 cm y un metro, con flores grandes, solitarias, violetas o blancas. Los frutos son bastante grandes, bayas alargadas o redondas, normalmente negras, pero también blancas, comestibles solo después de la cocción. Esta especie se caracteriza por muchas variedades, entre las cuales mencionamos: Palermitan long violet, con frutos alargados de color púrpura oscuro; Largo violín de las granjas con fruta violeta; Violeta enana temprana con fruta pequeña; Berenjena de Murcia con hojas espinosas y tallo, fruto violeta, redondo; Monstruoso Nueva York con una gran fruta violeta y Tonda comune di Firenze, con fruta violeta pálida, híbrido, con pocas semillas, pulpa tierna y compacta.

Cultivo –
Solanum melongena es una planta cultivada en muchos países; entre ellos, los principales productores en orden de importancia son China, India e Irán. En Europa, los principales productores son Italia, España y Rumania. Para la técnica de cultivo puede consultar el siguiente formulario.

Costumbres y tradiciones –
La berenjena es originaria de la India aunque existen infinidad de documentos que demuestran el cultivo de esta planta en la zona del sudeste asiático desde tiempos prehistóricos. Parece que en Europa fue prácticamente desconocido hasta el siglo XVI. La primera referencia escrita a la berenjena se encuentra en Qimin Yaoshu, un antiguo tratado agrícola chino finalizado en 544. La difusión en Europa de nombres derivados del árabe y la falta de nombres antiguos en latín y griego indican que fue traída al área mediterránea por los árabes a principios de la Edad Media. De hecho, una de las primeras referencias a Europa se encuentra en un tratado agrícola de Ibn Al-Awwam, agrónomo de la España árabe del siglo XII y también hay constancia bajomedieval en castellano y catalán.
Solanum melongena inicialmente se llamó Petonciana o también Petronciano en Italia; para evitar malentendidos sobre sus propiedades, posteriormente se cambió la primera parte del nombre por manzana, dando lugar así al término melangiana y luego a berenjena, término también interpretado por la gente como una manzana malsana, porque cruda no es comestible. Los términos catalán (albergínia) y francés (berenjena) derivan de la lengua árabe (con el artículo al-Badingian). La berenjena cruda tiene un sabor amargo que disminuye con la cocción, lo que también la hace más digerible, potenciando su sabor. Por eso la berenjena se come preferiblemente cocida. En cuanto a otras solanáceas, la cocción no elimina completamente la solanina (temperatura de degradación a unos 243 °C) pero el contenido en la berenjena está muy por debajo de la cantidad considerada aceptable para las verduras (20-25 mg/100 g de peso fresco).
La berenjena tiene la propiedad de absorber muy bien las grasas alimentarias, incluido el aceite, lo que permite preparar platos muy ricos y sabrosos. Por estos motivos la berenjena se consume preferentemente cocida.
Aunque es una planta que se cultiva para su uso alimentario, también encuentra aplicaciones en el campo medicinal que la convierten en una valiosa adición a la dieta. En particular, la fruta ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre y está indicada como parte de una dieta para ayudar a regular la presión arterial alta.
En algunas áreas, la pasta caliente de la fruta se aplica a las articulaciones doloridas.
El fruto es antihemorroidal e hipotensor y también se utiliza como antídoto en caso de ingestión de hongos venenosos.
Se hace una pulpa con vinagre y se usa como cataplasma para abscesos, hemorroides, etc.
Las hojas son narcóticas.
Se aplica una decocción para las llagas y hemorragias internas.
De las hojas se puede obtener un cataplasma calmante y emoliente para el tratamiento de quemaduras, abscesos, herpes labial, hemorroides y condiciones similares.
Recuerde, sin embargo, que las hojas son tóxicas y solo deben usarse externamente.
Las cenizas de pedúnculo se utilizan en el tratamiento de hemorragias intestinales, hemorroides y dolor de muelas.
Una decocción hecha a partir de las raíces es antiasmática, astringente y estimulante general. Se convierte en polvo y se aplica tanto interna como externamente como remedio en casos de sangrado.
El jugo de la raíz se usa en el tratamiento de infecciones de oído y dolor de muelas.

Modo de preparación –
Las berenjenas se comen fritas, al horno o a la parrilla o conservadas en aceite o en vinagre; algunas preparaciones típicas están fuertemente influenciadas por las tradiciones culinarias locales; estos incluyen la berenjena parmigiana, el moussaka, el pisto, la pasta alla Norma y la caponata.

Guido Bissanti

Fuentes
– Wikipedia, la enciclopedia libre.
– Treben M., 2000. Salud de la Farmacia del Señor, Consejos y experiencia con hierbas medicinales, Ennsthaler Publisher
– Pignatti S., 1982. Flora de Italia, Edagricole, Bolonia.
– Conti F., Abbate G., Alessandrini A., Blasi C. (editado por), 2005. Una lista de verificación anotada de la flora vascular italiana, Palombi Editore.

Advertencia: las aplicaciones farmacéuticas y los usos alimúrgicos están indicados solo con fines informativos y de ninguna manera representan una prescripción médica; por lo tanto, no existe responsabilidad por su uso con fines curativos, estéticos o alimenticios.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *