Ecosistema – Teoría del diálogo

Ecosistema – Teoría del diálogo

Todo el Ecosistema representa esa inmensa Entidad que a nivel planetario proporciona la transformación de las energías universales en formas adecuadas para la perpetuación de la Vida en nuestro Planeta.
Para las energías universales, debemos comprender todas las formas disponibles, desde los rayos cósmicos y las vibraciones, hasta la energía solar y desde los planetas hasta los de la biosfera terrestre.
Dentro del ecosistema, cada ser vivo (desde la ballena azul hasta el virus más microscópico) utiliza un complejo sistema de conexiones y transmisiones que llamaremos convencionalmente la «forma de diálogo».
Esta forma de diálogo está permitida por un inmenso sistema de interfaces que permiten la transmisión de metabolitos, nutrientes, sustancias, vibraciones, información, etc. entre todos los seres vivos y entre núcleos cada vez más complejos de estos (familias, asociaciones, etc., etc.).
El ecosistema es en última instancia un tanque lleno de energía y las remesas vuelto a trabajar con un objetivo común: luchar contra la degradación máxima del material después de esa magnitud ineludible de la termodinámica que genera la flecha del tiempo, y lo llamamos – Entropía –
El diálogo entre todos los seres vivos y entre ellos y el entorno que lo rodea no es una teoría sino un hecho e irresponsable manipulación de partes de este pisones inmensa diálogo acumulador de la aceleración de la flecha del tiempo y la degradación de nuestro pequeño universo: El planeta tierra
Una forma de cultura * reduccionista, nació y se desarrolló después de la Ilustración y el resultado en la actualidad con una serie de teorías económicas y sociales, incluyendo la famosa revolución verde, ha generado una increíble distorsión de formas de diálogo con obvia reducción en la energía, donde todos estamos involucrados. Una revolución que contradice todos los principios de la física cuántica y, en consecuencia, todo el ecosistema. Desde el declive de la biodiversidad hasta el empobrecimiento de las culturas, hasta el aplanamiento de la espiritualidad humana, todo está experimentando esta forma de falta de diálogo que conduce no solo a un aumento de la entropía (desorden) sino al acortamiento de la historia.
Esa revolución verde que vio la especialización en el monocultivo, el uso de insumos externos de energía (fertilizantes químicos, pesticidas, etc.) La solución al hambre en el mundo se ha convertido en el primer bumerán de la historia que lleva al planeta a una depleción sin precedentes ( el hambre en el mundo, la desertificación del suelo, la disminución de la biodiversidad, la pérdida de conocimientos acumulados a lo largo de miles de años de tradiciones, etc. – Datos de la FAO) han aumentado.
En este punto, se necesita una nueva revolución verde que tome la distancia del reduccionismo y ponga a todos los seres del planeta azul en diálogo.
Hemos adoptado un criterio de producción (no solo en la agricultura) y un sistema social que contradice y contradice los principios de la vida.
Cada vez que utilizamos herbicidas, plaguicidas, venenos y todas las formas de alienación de la vida esto es sólo un remedio que tratamos de ir porque nos interrumpió el diálogo entre los seres vivos y éstos son cada vez más ruido para advertirnos.
Retomemos la Naturaleza.

Guido Bissanti

* En epistemología, el término reduccionismo con respecto a cualquier ciencia sostiene que las instituciones, metodologías o conceptos de esta ciencia deben reducirse al mínimo suficiente para explicar los hechos de la teoría en cuestión. En este sentido, el reduccionismo puede entenderse como una aplicación de la llamada «navaja de Occam» (o «principio de economía»), según la cual las entidades implicadas en la explicación de un fenómeno no necesitan aumentarse sin necesidad.




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *