Piretroides

Piretroides

Los piretroides son una clase de insecticidas y acaricidas sintéticos, análogos sintéticos de las piretrinas, constituyentes naturales de las flores de piretro dálmata (Tanacetum cinerariifolium (Trevir.) Sch.Bip.).
Gracias a la similitud de la molécula, de hecho, actúan de la misma manera que los correspondientes de origen natural, pero superando la principal limitación de las piretrinas y es su fotolabilidad, por lo que son principios activos mucho más persistentes.
El mecanismo de acción es el de alteraciones en la transmisión nerviosa del insecto y la acción se produce por contacto o ingestión. En agricultura, son exclusivamente insecticidas de «cobertura», es decir, son incapaces de penetrar en las plantas para defenderlas sistémicamente del ataque de insectos.
Sin embargo, los piretroides están muy extendidos en los sistemas de nebulización antimosquitos y en general en todos los difusores destinados a combatir mosquitos, moscas y otros insectos.
Los ingredientes activos más comunes de la categoría de piretroides son:
– Permetrina;
– Cipermetrina;
– Deltametrina;
– Fenvalerato.
Se trata de piretroides mucho más activos y estables que los de la generación anterior; son fotoestables, por lo tanto de acción muy persistente, ya que no son sensibles a la luz y al calor.

Toxicidad para los humanos –
En caso de intoxicación accidental, que es mucho más frecuente cuando las fumigaciones se realizan en zonas residenciales y urbanas, los piretroides pueden provocar una serie de síntomas en el ser humano, entre ellos, localmente: parestesias graves en piel y ojos, irritación en piel, ojos y membranas mucosas.
A nivel sistémico, es decir, tras una exposición prolongada y/o repetida en el tiempo, pueden producirse: dolor torácico, taquicardia, hipotonía, náuseas, dolor abdominal, diarrea, vómitos, mareos, visión borrosa, dolor de cabeza, anorexia, somnolencia, coma, convulsiones, temblores, postración, hiperreacción de las vías respiratorias, edema pulmonar, palpitaciones, fasciculaciones musculares y apatía.
Sin embargo, los piretroides pueden adquirir una peligrosidad crónica que está bien documentada a nivel científico.
De hecho, la acción primaria de los piretroides (así como de las piretrinas) se expresa en los canales de sodio de la membrana celular que son responsables de los fenómenos eléctricos que subyacen a las actividades de los organismos. Los piretroides se concentran en tejidos con alto contenido en lípidos, como el nervioso. Aquí intervienen perturbando la transmisión natural de los impulsos eléctricos.
Ahora bien, la acción de los piretroides es la misma en insectos y mamíferos, pero en los primeros es mucho más eficaz. Esto se debe a que los insectos tienen una mayor sensibilidad en los canales de sodio, tamaños corporales evidentemente más pequeños y una temperatura corporal más baja.
Según varios institutos de investigación, incluido el CNR, los mamíferos están protegidos de la acción de los piretroides, ya que tienen una absorción cutánea limitada y son capaces de transformar rápidamente las sustancias, haciéndolas no tóxicas; sin embargo, en caso de exposición prolongada o repetida a los piretroides, existe un riesgo real de que se asienten en los tejidos adiposos, incluido principalmente el cerebro, cuyo metabolismo se daña.
La exposición a los piretroides, sin embargo, se incrementa por la ingestión o el contacto (más frecuente de lo que parece) con sustancias contenidas en los insecticidas como el fósforo orgánico que tiene la capacidad de limitar la capacidad enzimática natural de los mamíferos. En este caso, la exposición simultánea a este tipo de agentes ya los piretroides aumenta la toxicidad, haciéndola más grave y problemática.
Hay que tener en cuenta que los órganos fosfóricos están muy presentes, en varios niveles, en los principales alimentos, no producidos de forma ecológica, que ingerimos, ya que se pulverizan para combatir insectos fitopatógenos.
En este sentido, estudios de laboratorio, como los del Centre national de la recherche scientifique (CNRS) francés realizados en ratones, han demostrado que con el tiempo muchos productos muy utilizados y considerados poco tóxicos, en cambio tienen la capacidad de alterar la expresión génica. , determinando el daño crónico.
Estudios adicionales realizados por agencias gubernamentales de EE. UU., como la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. y los Institutos Nacionales de Salud, han mostrado problemas de neurotoxicidad en sujetos jóvenes expuestos a piretroides. En algunos casos incluso se ha encontrado la inducción de muerte neuronal, y por tanto problemas crónicos en el sistema nervioso central.
Entre otras cosas, los efectos generacionales derivados del uso continuado de estas sustancias no se comprenden del todo porque muchos de estos piretroides se bioacumulan, es decir, tienden a acumularse en los tejidos grasos, incluido el cerebro, por lo que se convierten en una amenaza para los organismos. .desarrollándose, como niños.
Entre otras cosas, cada año, según datos oficiales como ISPRA, administraciones públicas, empresas privadas y particulares realizan repetidos tratamientos con diversos pesticidas para combatir la presencia de mosquitos y otros insectos considerados nocivos en espacios artificiales. Así, grandes cantidades de estos principios activos están muy extendidas (más allá de los umbrales permitidos por las indicaciones contenidas en las mismas formulaciones) en el medio urbano, tanto en interiores como en exteriores, provocando daños no sólo a la salud humana sino también al medio ambiente.

Toxicidad Ambiental –
Las piretrinas, así como los piretroides (que, como se ha dicho, son sin embargo más persistentes) son principios activos, que por sus características y como se ha explicado anteriormente, no son selectivos y por tanto afectan, además de a los mamíferos y otros seres vivos (como anfibios y peces) todos los insectos con los que entran en contacto, por lo tanto también insectos útiles, como polinizadores y depredadores naturales.
En el último cuarto de siglo, la toxicidad de 381 plaguicidas para las abejas, otros insectos polinizadores e invertebrados acuáticos se ha más que duplicado. El descubrimiento está contenido en un estudio desarrollado por las universidades de Koblenz y Landau en Alemania que centró la atención en los productos utilizados en la actividad agrícola en los Estados Unidos.
Según una investigación alemana, basada en datos del Servicio Geológico de los Estados Unidos y la Agencia Federal de Protección Ambiental (EPA), el uso general de pesticidas ha disminuido. Pero ha aumentado el uso tanto de los neonicotinoides, insecticidas químicamente relacionados con la nicotina, especialmente tóxicos para las abejas, como de los piretroides, que dañan especialmente a los invertebrados acuáticos como crustáceos, efímeras y libélulas.
Entre otras cosas, los piretroides, al no ser selectivos, dañan ecosistemas enteros ya que, al golpear indiscriminadamente a la fauna entomológica (por lo tanto, también a las abejas y varios polinizadores), conduce a la degradación de ecosistemas enteros, que están íntimamente conectados entre sí.
Desgraciadamente, el desplome de la población de esta especie de insectos (como Apis, Linnaeus, 1758) o de otros himenópteros, como los de la familia Halictidae, donde el descenso ha llegado al 41% por lagunas de especies, no es ni hecho ni aislado ni raro.
Estamos ante un fenómeno generalizado que los entomólogos han bautizado con el término “fenómeno del parabrisas”. Es decir, una progresiva desaparición de los insectos registrada a través de la fuerte disminución, sobre todo en los meses de verano, de los insectos que se aplastan en el parabrisas de los coches.
Este exterminio marcha a un ritmo anual; según estudios publicados en Biological Conservation es del 2,5 por ciento, pero es una cifra absolutamente aproximada. El 40 por ciento de las especies de insectos conocidas están en constante declive, un tercio de las especies están en peligro crítico.
Entre otras cosas, en un artículo detallado de 2014, la revista Science trató de cuantificar la disminución calculando una síntesis de los resultados de varios estudios científicos ya concluidos: el resultado, para algunas especies monitoreadas, fue un colapso del 45 por ciento. Investigaciones más específicas y circunscritas han arrojado números aún más alarmantes. Por ejemplo, el número de insectos voladores en las reservas naturales alemanas se ha reducido en un 75 por ciento en el último cuarto de siglo. En los últimos veinte años, la población de mariposas monarca en los Estados Unidos ha disminuido en un 90 por ciento, con una pérdida de aproximadamente 900 millones de individuos. En Inglaterra, el 58 por ciento de las mariposas en los campos de cultivo desaparecieron en menos de diez años, desde 2000 hasta 2009.
En este sentido, recordamos que muchas de las 20.000 especies de insectos existentes polinizan el 85% de los cultivos alimentarios y frutales en todo el mundo: desde el ajo hasta el pomelo, desde el café hasta la col.
La avifauna está especialmente íntimamente conectada con los insectos. Las aves (que se alimentan principalmente de insectos) han disminuido drásticamente en los últimos 40 años. Estos datos provienen de un estudio de BirdLife International, la Sociedad Ornitológica de la República Checa y la Sociedad Real para la Protección de las Aves (RSPB) que analizaron y compararon datos de 378 de las 445 especies nativas en países europeos y Gran Bretaña.
Según esta investigación, se produjo un descenso numérico de las poblaciones de aves, del 17 al 19% de las especies, entre 1980 y 2017. En 40 años han sido cada vez menos numerosas en nuestros cielos, además del gorrión común (Passer domesticus Linneo, 1758), también la bailarina amarilla (Motacilla cinerea Tunstall, 1771); 97 millones menos; los estorninos, 75 millones menos y las alondras 68 millones.
Desafortunadamente, el uso de pesticidas, incluidos los piretroides, que se trata en este texto, afecta negativamente a todo el ecosistema.
Estos principios activos, entre otros, son altamente peligrosos para otros seres vivos como anfibios y peces.
Las muertes de peces son eventos que pueden hacer sospechar la contaminación de ríos y mares. En realidad, a menudo se deben a eventos naturales, como bajos niveles de oxígeno en el agua; sin embargo, las causas pueden ser difíciles de identificar y, a menudo, permanecen desconocidas.
Sin embargo, al respecto, se conocen y documentan las muertes de peces ocurridas en octubre de 2014 en un canal de drenaje en el sur de la provincia de Padua. Los investigadores del Instituto Zooprofiláctico Experimental de Venezie (IZSVe), en colaboración con los laboratorios de la Agencia Regional para la Prevención y Protección del Medio Ambiente de Veneto (ARPAV), identificaron la causa de la muerte en presencia en el agua. de plaguicidas pertenecientes a la clase de los piretroides.
Tras un informe, los técnicos de ARPAV recogieron muestras del agua contaminada, aunque inicialmente no encontraron ningún animal muerto cerca del vertido. En los días siguientes, sin embargo, se encontraron numerosos cadáveres de peces de diferentes especies a lo largo del canal, hasta una distancia de 6 km desde el punto del reporte original.
Los análisis ARPAV mostraron la presencia de concentraciones relevantes de cipermetrina, permetrina, deltametrina y tetrametrina en las muestras de agua. En los tejidos de pescado analizados por el laboratorio de contaminantes y biomonitoreo IZSVe se encontró la presencia de cipermetrina y permetrina en rangos de concentración respectivamente entre 476 y 2834 μg/kg y entre 346 y 2826 μg/kg.
Estos datos, si alguna vez fueron necesarios, han «certificado» la sensibilidad de los peces (con ecosistemas acuáticos completos) a los piretroides.
En este sentido, el informe de los análisis realizados por el IZSVe, publicado en la revista internacional Forensic Science International, contribuyó significativamente a la literatura disponible sobre la mortalidad de la fauna piscícola provocada por plaguicidas, y en este caso ligada a los piretóridos.

Conclusiones –
Esta hoja informativa podría prolongarse drásticamente, hay tanta evidencia científica sobre el tema, tanto de toxicidad en mamíferos (incluidos los humanos) como en toda la fauna mundial.
Esto está ligado a un factor al que los medios de comunicación le prestan muy poca atención, a saber, la interferencia del colapso de los ecosistemas en el calentamiento global.
La biodiversidad representa el sistema disipativo planetario por excelencia, es decir, ese complejo aparato ecológico capaz de dispersar el calor solar, transformándolo en energía acumulada en forma de sustancia orgánica y capaz, por tanto, de enfriar constantemente nuestro planeta.
Según lo destacado en su momento por el químico y físico ruso Ilya Prigogine (Moscú, 25 de enero de 1917 – Bruselas, 28 de mayo de 2003), Premio Nobel de Química en 1977, las estructuras disipativas (como lo son los sistemas ecológicos) no permiten sólo la vida en la tierra sino también para mantenerla en condiciones constantes y duraderas.
La pérdida de biodiversidad (de todo tipo y especie, incluidos insectos, aves, plantas, etc.) es uno de los principales factores en el aumento de las temperaturas debido a la disminución del ecosistema para disipar la radiación solar.
No es casualidad que en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de la ONU, el objetivo de “Proteger, restaurar y promover el uso sostenible del ecosistema terrestre” aparezca como objetivo número 15.
No en vano, la reciente reforma de 2022 de la Constitución de la República Italiana introdujo, con los artículos 9 y 41, el concepto de protección del medio ambiente y los sistemas ecológicos.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.