Mapa geográfico de Túnez

Mapa geográfico de Túnez

Túnez es una República del norte de África bañada al norte y al este por el mar Mediterráneo y limita con Argelia al oeste y Libia al sur y al este. Se cree que su nombre, Tūnus, proviene del idioma bereber, con el significado de «promontorio» o, más probablemente, «lugar para pasar la noche» (puede observarse la correspondencia con otro topónimo norteafricano de la antigüedad, Tuniza, ahora El Kala, Argelia).
Túnez tiene una superficie de 163.610 km² y una población de 11.551.448 habitantes (2018).
La capital de Túnez es Túnez con 1.056.247 habitantes (2014).

Geografía –
Túnez es el más oriental y el más pequeño de los tres estados a lo largo de las montañas del Atlas. Es uno de los estados del Magreb junto con Marruecos, Argelia y Libia.
El 40% de su superficie está ocupada por el desierto del Sáhara, mientras que gran parte del territorio restante está formado por suelos especialmente fértiles y unos 1.300 km de costa de fácil acceso.
El país tiene una red hidrográfica poco desarrollada. El río Medjerda de 365 km de largo se origina en Argelia pero serpentea a través del territorio tunecino antes de desembocar en el norte de Túnez.

Climatizado –
El clima de Túnez es mediterráneo, subtropical en las costas, con inviernos suaves y veranos cálidos y secos, mientras que en el interior es tropical árido o desértico, con temperaturas estivales muy altas (superiores a 45 °C – 47 °C) y escasas precipitaciones.
En las costas el calor del verano está relativamente limitado por las brisas marinas, en las que generalmente alcanzan los 35°C, mientras que cuando sopla el viento del desierto, la temperatura puede llegar a ser agobiante.
En Túnez, sin embargo, las temperaturas de verano se vuelven altas y molestas debido a la alta humedad presente.

Flora-
Túnez es un país con una vegetación poco abundante y hacia el interior se desvanece en la estepa y el desierto. En la zona norte, sin embargo, son muy comunes los bosques de alcornoques y robles. En la loma tunecina predominan la encina, el pino carrasco y el roble y en las zonas más secas la tuya de Berbería y el enebro. En la costa son comunes la palma enana y el lentisco. En regiones con precipitaciones limitadas, es común la alfa (poacea), cuyas fibras se utilizan para la fabricación de cuerdas, y en lugares áridos y arenosos, drinn, una poacea que sirve de pasto para los camellos.
La península del Cabo Bon abastece a la industria cosmética y de la perfumería con los azahares de Citrus bigaradia (o Citrus aurantium, es decir, la naranja amarga). Una vez destiladas, las flores dan aceite de neroli o zagara (la palabra deriva de los términos árabes «zahara» que significa «brillar, centellear con blanco» y «zahr», «flor») que encontramos en la composición de los perfumes: es muy raro y su costo es particularmente alto
Entre las plantas más comunes también recordamos la buganvilla y el jazmín.
Los bosques de encinas y alcornoques caracterizan el paisaje de las montañas Kroumirie (por el nombre del pueblo, los Khrumir) que las habitaron), mientras que el eucalipto está particularmente extendido en la parte norte del país. Los pinos carrascos (también presentes en Italia) que una vez cubrieron las llanuras del Tell sobreviven hoy solo en algunos tramos, mientras que el arbusto de acacia, presente en el sur, es lo que sobrevive de la antigua sabana tunecina.
Los olivos y las chumberas dominan la región del Sahel. Otra característica del desierto es la rosa de Jericó que abre sus ramas sólo en contacto con la humedad.
En los oasis hay palmeras datileras que ofrecen cobijo a muchas plantas frutales.

Fauna –
Aunque en las regiones costeras la fauna tunecina no se aparta sustancialmente de la fisonomía general de las costas meridionales del Mediterráneo occidental, se presenta en regiones más internas, especialmente en varios grupos de Invertebrados, junto con el carácter individual de todo el Magreb, algunos elementos antiguos de origen oriental. La fauna de los Vertebrados es claramente del tipo norteafricano; también llegan a Túnez algunos elementos típicos de la fauna ‘ibero-marroquí’, aunque en número reducido.
Muchas especies animales, dado el peligro de extinción que las amenaza, han sido puestas bajo la protección del gobierno, entre ellas: el addax (un antílope con cuernos de tornillo), la cabra bereber, el oryx (un antílope de gran tamaño), el el avestruz y el fénec (el zorro que vive en el desierto del Sáhara).
En Túnez, el Parque Nacional de Ichkeul es un importante centro ornitológico, especialmente en invierno, cuando las aguas del lago y las marismas suponen una cita para más de 200.000 aves de toda Europa.
Túnez también se encuentra en las principales rutas migratorias de las aves. La avifauna varía según el hábitat y la estación: entre las especies más presentes el halcón abejero, el aguilucho lagunero, el halcón peregrino, águilas, milanos, ratoneros, alcaudón, ruiseñores abubilla, codornices, pájaros carpinteros y arrendajos, gansos salvajes, patos, flamencos, garzas, garcetas y a lo largo de las costas diversas aves marinas como la gaviota rosada, la gaviota coralina, la gaviota argéntea, el charrán grande y el charrán zampenere.
Finalmente, el dromedario que es un animal de importancia estratégica. Monte, animal de carga, productor de leche, carne y piel: productos esenciales para los pueblos del desierto.

Guido Bissanti




Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.